Sobre el artículo 191 y la Libertad de Prensa

El tema de moda en los grandes medios es el supuesto “atentado a la libertad de prensa” que supuso la declaración de inconstitucionalidad de las reformas realizadas al artículo 191 del Código Penal que se hicieron en el año 2004 para proteger a los periodistas y medios de comunicación en general de posibles demandas por calumnias y difamaciones, como lo expliqué en el post “La libertad de prensa, el artículo 191 y la verdad oculta”.

Toda la Mass Media salvadoreña se ha volcado en dar el grito de alarma a la población que de ahora en adelante será censurada de pensamiento, obras y omisiones, por su culpa, por su cul…perdón.

Realmente todo eso es una patraña de esas que se utilizan para mover la opinión de la gente, la libertad de prensa nunca ha estado en juego con el referido artículo, la prohibición de calumniar o injurirar siempre ha estado vigente, pero la reforma promovida por el diputado Rodolfo Parker en el 2004 ponía una especie de escudo a los profesionales de los medios de comunicación con este párrafo “ni los conceptos desfavorables expresados en cumplimiento de un deber legal o en el ejercicio legítimo de un derecho de información”, con lo cual la demanda interpuesta a finales del 2003 por el señor Roberto Bukele por los delitos de calumnia y difamación en contra del señor Enrique Altamirano y el periodista Laffite Fernandez quedaba sin validez, con una resolución que amparada en dicho artículo expresó los siguientes términos:

“….cuando se hace uso de la libertad de expresión, no constituyen delito las opiniones vertidas sean falsas o inexactas, por cuanto la prueba de la veracidad no es pertinente para aquellos que expresan sus ideas, pensamientos o juicios de valor, precisamente porque los mismos no se encuentran sujetos a la exigencia de la veritas”

“Lo antes expuesto, agregó, devela la necesaria inexistencia de las infracciones penales acusadas, pues someter a juicio a personas que ejercen un derecho fundamental implica una violación a la garantía de ese ejercicio, y trae a cuenta que por Decreto Legislativo número 499 de fecha 28 de octubre de 2004, publicado en el Diario Oficial número 217, se reformó bajo el epígrafe de Inexistencia de Delitos, el artículo 191 del Código Penal, siendo sin mayor discusión aplicable a este caso conforme al principio de rango constitucional de la retroactividad de la ley penal.”

Claramente en el caso citado, se argumentaba que gracias la reforma al artículo 191 exoneraba de cargos de calumnia y difamación a los personeros del Diario de Hoy, con lo que resulta obvio inferir que  la famosa reforma buscaba favorecer el acto de calumnia al decir que las opiniones vertidas “sean falsas o inexactas” no constituyen delito viniendo de un periodista o de una persona de los medios de comunicación.

Casi inmediatamente el señor Bukele puso una contrademanda argumentando la inconstitucionalidad de esta reforma que hasta hoy se ha resuelto favorablemente, dejando a los trabajadores de medios en condiciones iguales que la de un ciudadano común.

El problema realmente era la interpretación del articulo que hacían los abogados ya que lo convertían  una licencia para poder decir todas las mentiras que quisieran amparados en la irrestricta libertad de prensa y de expresión que está debidamente normada en la constitución política pero que con esta reforma colocaba a los periodistas en una categoría especial de ciudadano protegido.

Dentro de toda esta campaña en contra de la derogación de la reforma al artículo 191, los medios de comunicación interesados y afectados por la misma, arguyen retorcidas interpretaciones al artículo en mención que amplían la cobertura de esa inmunidad a los blogueros, por ser «gente de medios» y según esta línea de pensamiento, ahora perdemos esta «protección» con la resolución de la corte, además de que según los medios, “ya no se puede ejercer el periodismo porque hasta la más mínima crítica será penalizada”.

Todo esto es falso, porque si los medios tienen pruebas de algo, perfectamente pueden publicarlo y si dicen que Don Fulano es un ladrón, deberán presentar pruebas de su condición de ladrón, con lo que el verdadero periodismo se verá favorecido.

Lo que si queda fuera de orden es toda campaña de desprestigio y calumnias que se hacían en tiempos electorales a los candidatos contrarios a la preferencia del medio, a quienes se lesionaba su honor y dignidad de las formas mas abyectas y despreciables con apelativos despectivos o claramente insultantes, esta «libertad» de poder «vertir opiniones, sean estas falsas o inexactas» sobre una persona se elimina, con lo cual nuestras campañas electorales se verán libres de toda esta suciedad que inundaba a los medios.

La libertad de expresión y de mantener un espacio en donde hacer uso de esa libertad como blogueros siempre ha existido pero no todos hacemos buen uso de la responsabilidad que conlleva, el anonimato es una garantía falsa, ya que desde el momento en que nos conectamos a cualquier máquina podemos ser fácilmente indentificados por mas ToR, Proxys o software de anonimización que usemos; las conexiones son fácilmente rastreables por quienes tengan las herramientas y el conocimiento adecuado, pero al final eso no impide que la gente pueda bloguear y lo hace aún en los paises con restricciones.

La responsabilidad de respetar a cada persona como ser humano es algo que debemos cultivar para comenzar un cambio en la sociedad y el apego al estado de derecho es uno de los primeros pasos que se deben dar en esta dirección, por eso aplaudo esta y las otras resoluciones que la Sala de lo Constituyente ha dado en los últimos meses.

Be Sociable, Share!

3 comments for “Sobre el artículo 191 y la Libertad de Prensa

  1. Rentel
    27/09/2010 at 4:52 pm

    Todo el problema se dá porque se coarta «la libertad de agresión» en la que se amparan los medios de todos conocidos para enlodar a quiénes piensan diferente.
    Es lógico que al perder esa trillada libertad de expresión o de prensa de la que sólamente algunos gozan, «pondrán el grito en el cielo» y tratarán de confundir a la opinión pública.
    Para mencionar un caso específico, tenemos que referirnos a los insultantes y vulgares editoriales de don Quique Altamirano, quien quizás piensa que en cuanto más insulta a sus oponentes, mas derecho adquiere para seguir haciéndolo.
    Pretender hacer creer a la gente que la decisión de la CSJ está contra la libertad de prensa, no es mas que un ardid.
    Seguramente a muchos les resultará incómoda esta decisión. Seguramente muchos medios lo pensarán dos veces antes de, en un afán de ganar dinero a toda costa, publicar campaña sucia como la que ha sido tradicional en el país, principalmente en campañas electorales.
    Todos recordamos los spots de Alejandro Peña Esclusa o de Rafael Menjivar, pagados por la derecha del país con una sarta de ofensas y de mentiras. Es de lógica pensar a quienes no les conviene la decisión de la Corte.

  2. 27/09/2010 at 10:46 pm

    La cobertura sesgada y tendenciosa con la que los periódicos están «informando» del fallo de la Corte Suprema de Justicia es la mejor prueba de que eso de la autorregulación y el respeto a la ética son aún una quimera en el periodismo salvadoreño. Bienvenida pues la decisión de criminalizar a los que injurian y calumnian.

  3. Pedro Ruiz
    29/09/2010 at 5:45 pm

    Los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen son tan importantes como el derecho a la libre expresión del pensamiento, por lo que el Estado también debe garantizar su respeto. La sentencia de la Sala de lo Constitucional, en ese sentido, es correcta y está ajustada a lo que regula el Derecho Salvadoreño en estas materias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.