Las mentiras y los medios

ratzingernazi2

En el blog siempre hemos criticado el uso de la difamación y la mentira como formas de generar opinion, incluso hace varios años escribimos algo sobre el montaje de fotografías como forma de manipulación histórica, practicas de engaño que se vuelven abominables en especial cuando son usadas por los grandes consorsios mediáticos.

Sin embargo el manejo de la imagen para inducir al engaño no es exclusivo de los grandes medios ni de una corriente ideológica en particular, sino que ha sido usado en mayor o menor grado por todos los que pueden hacerlo, ya sea que detenten el poder o estén en la lucha por alcanzarlo.

A veces no hay que hacer ni siquiera el esfuerzo de alterar las imágenes sino que basta simplemente con tomar una parte y sacarla del contexto general, tal y como sucede muchas veces con las declaraciones de alguna persona que son recortadas para reforzar ciertas ideas con el objeto de confundir y provocar, como lo menifestó Jjmar en su post “La agenda oculta de TCS”, respecto al malentendido entre Mauricio Funes y Luis Cardenal presuntamente alimentado en forma alevosa por el señor Jorge Hernández.

Ejemplo claro de esta manipulación gráfica la pude observar en varios post contra el Papa Benedicto XVI, quien por cierto no es muy de mi agrado, pero que tampoco por eso voy a dejar que sea difamado por algo que en realidad no es cierto.

De todos es conocido que Joseph Alois Ratzinger, Benedicto XVI, en un momento de su vida perteneció a las filas de las tristemente célebres Hitlerjugend y prestó servicio militar en el Ejército Alemán, por lo que es acusado de ser un pro-nazi y de muchas otras cosas mas.

Como presunta “prueba” de dicha afiliación y afición juvenil algunos correos y sitios muestran la siguiente imagen del entonces joven, Joseph Ratzinger, actual  líder del la iglesia católica haciendo el saludo nazi vestido como seminarista.

ratzingernazi1

Cualquiera pensaría que realmente el tipo era un nazi convencido hasta los tuétanos en la solución final y en la supremacía Aria; incluso que a estas alturas lo sigue siendo.

Pero la realidad que no presentan se puede apreciar en la fotografía completa:

ratzingernazi4

Realmente el joven Joseph no estaba haciendo el saludo nazi, sino que hacía una imposición de manos como parte de un ritual litúrgico, que nada tenía que ver con filiación hacia determinada tendencia política .

Yo en lo personal no metería las manos al fuego por defender al Papa, respecto a sus filiaciones y preferencias políticas juveniles, pero tampoco lo voy a denunciar ante el Centro Simon Wiesenthal, por las burdas mentiras que se propagan en internet.

Experiencias como esta y muchísimas otras lo hacen a uno pensárselo dos veces antes de emitir un juicio ante cualquier situación, ya que siempre hay alguien que tiene intereses insanos y se aprovecha de ciertas coyunturas para inyectar con alguna dosis de malicia, brochazos de mentira en los hechos.

Como dije antes, estas acciones no son privativas de alguna ideología ni del tamaño o capacidad económica del medio de comunicación.

La mentira se pasea en todos los salones lo cual nos obliga a ser cautelosos a la hora de formarnos una opinión o de emitirla.

¿Y ud. que opina?

Be Sociable, Share!

8 comments for “Las mentiras y los medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.