Estados Unidos Tras el Petróleo de Libia y Todo el Medio Oriente

Publicado en Cherada.com

Enviado by BetotroniK

lybia En Libia, el objetivo clave del intento del derrocamiento de Kadafi es el petróleo. La gran dinámica movilizadora de las invasiones militares, las guerras y conflictos regionales, y los golpes internos de la CIA contra líderes y presidentes desgastados que ya no "cierran" con el control estratégico hegemónico de la primera potencia imperial del sistema capitalista, es el apoderamiento de los mercados y de las fuentes naturales del "oro negro". Un recurso clave (y en extinción) para la supervivencia futura de las potencias centrales.

La clave petrolera africana

Lo de Libia estaba cantado. Es el premio mayor en el tablero de las "revueltas populares" armadas y organizadas por la CIA, el Mossad y los servicios "aliados" en África y Medio Oriente.

Después de iniciar un proyecto de remodelación "democrática" expulsando a sus desgastados dictadores aliados en Egipto y Túnez, EEUU va por el petróleo libio y por una posición estratégica en el dispositivo del control geopolítico militar en África.

Para EEUU y los centros del poder imperial mundial, África es un continente seguro de abastecimiento petrolero que contrabalancea la inestabilidad conflictiva de un explosivo Medio Oriente, y de un Asia Central en disputa permanente entre el eje Rusia-China y el bloque "occidental" EEUU-Unión Europea.

En el marco de la "guerra fría" energética con China y la Rusia de Putin, el poder imperial norteamericano y sus transnacionales intentan convertir a África en una especie de colchón energético de seguridad frente a un explosivo Irán y un Medio Oriente cruzado por los conflictos militares.

La importancia de África como suministrador de petróleo a las potencias centrales es clave. Ya produce cerca del 12% de lo que se consume en el mundo y el 25% de lo que consumen los EEUU, más de lo que este último país importa desde Arabia Saudita.

Desde el marco geopolítico y estratégico de la "guerra contra el terrorismo" EEUU, potencia locomotora del sistema capitalista y sus socios de las grandes potencias europeas, avanzan en su proyecto de conquista del continente africano para posicionarse en el control de sus reservas energéticas y minerales.

A este proyecto respondió la decisión de la administración Bush de crear el "The United States Africa Command (AFRICOM), un comando de "guerra contraterrorista" que empezó a operar activamente en toda la región en el 2008.

El control geopolítico y militar del continente africano, que produce entre 12 y 14 millones de barriles diarios de petróleo (estimaciones para el 2012), otorga a los EEUU el margen de maniobra y seguridad suficientes que justifican las intervenciones militares en estos países.

Los gobiernos africanos, controlados por oligarquías y "señores de la guerra" financiados y protegidos por Washington, se ven cada vez más impotentes para controlar a los movimientos armados nacionalistas que obstaculizan el saqueo de las transnacionales, como es el caso de Somalía y el Cuerno de Africa.

En este escenario, y siguiendo la nueva doctrina impuesta en la revisión cuatrienal de la Defensa de febrero de 2006, el Pentágono comenzó a desarrollar operaciones militares en alta escala por todo el territorio africano, principalmente en sus regiones energéticas y mineras claves del sur y del norte, creando unidades especializadas dedicadas a la instrucción y el adiestramiento de tropas locales en el "combate al terrorismo".

La estrategia operativa incluye reuniones entre estados mayores de países regionales con oficiales y funcionarios del Pentágono, maniobras y ejercicios conjuntos de las tropas, vuelos sistemáticos de aviones de reconocimiento, localización a través de fotos tomadas por satélites militares norteamericanos, y de provisión de armas y tecnología de alta precisión a las fuerzas implicadas en la "guerra contra el terrorismo".

La estrategia del Pentágono en África responde a un doble objetivo, geopolítico-militar y económico.

Además del negocio que proporciona a las armamentistas y a las contratistas de servicios del Pentágono el incremento de las operaciones militares contra el "terrorismo" en la región, se estima que África y sus regiones proporcionarán, en apenas una década, el 25% del crudo que consumirá EEUU en 2015.

Tener el control del acceso a esas fuentes de recursos se ha convertido en un objetivo estratégico central para Washington y sus corporaciones protegidas por el Pentágono.

La función y misión principal del nuevo mando militar USA para el continente africano, es la de vigilar y controlar las fuentes energéticas africanas, así como sus sistemas de distribución mundial (oleoductos, buques petroleros, y rutas).

Y eso es lo que están haciendo las tropas norteamericanas y los gobiernos títeres "asociados" como los de Nigeria y Yemen (entre otros) que utilizan el exterminio en masa de rebeldes y de población justificado bajo el argumento del combate contra los "grupos terroristas".

Esta misión principal de las tropas imperiales fue enunciada en un principio, por el presidente Jimmy Carter en enero de 1980, cuando describió al caudal petrolero del Golfo Pérsico y de Africa como un "interés vital" para los EEUU.

Carter, elegido luego Premio Nobel de la "Paz", afirmó que EEUU debería emplear "cualquier medio que fuese necesario, incluyendo la fuerza militar" para enfrentar y neutralizar cualquier intento por parte de un poder "hostil" para bloquear esos recursos estratégicos.

Con la creación del nuevo comando unificado para las operaciones militares en Africa (AFRICOM), anunciado por el secretario de Defensa, Robert Gates en febrero de 2007, Washington y sus corporaciones petroleras, detrás de la fachada de la "guerra contraterrorista" comenzaron un plan totalizado de control y apoderamiento del petróleo y de los recursos estratégicos del continente negro.

En este escenario hay que leer los acontecimientos de "revueltas populares" organizadas por la CIA en África y Medio Oriente, y el sangriento golpe interno que está funcionando contra Kadafi en Libia.

El "golpe petrolero" en Libia

A diferencia del resto de los procesos de "protesta popular en el mundo árabe islámico" infiltrados por la CIA y las inteligencias "aliadas", Libia se inscribe en los patrones operativos de las "revoluciones naranja" en el espacio soviético, o en los "golpes budistas" del Tibet o Birmania, o en la rebelión "reformista" para derrocar a los ayatolas en Irán, encuadrados en la nueva "guerra fría" por áreas de influencia (militar y comercial) que mantiene el eje capitalista Rusia-China con el eje capitalista USA-UE-Israel.

La clave del golpe contra Kadafi es el apoderamiento del petróleo libio, cuyo control (como sucedió con Irán en 1979) perdió con la irrupción de Kadafi en el liderazgo de Libia en 1969.

Libia, miembro de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), es el cuarto productor de petróleo en Africa, después de Nigeria, Argelia y Angola, con cerca de 1,8 millones de barriles diarios y posee unas reservas evaluadas en 42.000 millones de barriles.

Según la agencia norteamericana de información sobre la energía (EIA), Libia era en 2009 el cuarto productor de petróleo en África con una producción de 1,789 millones de barriles diarios, detrás de Nigeria (2,211 mbd), Argelia (2,125 mbd) y Angola (1,948 mbd).

Libia también quiere desarrollar su producción de gas natural, sector en el que tiene reservas estimadas en 1,540 billones de m3, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El país ha duplicado casi sus exportaciones de gas natural en tres años, de 5.400 millones de m3 en 2005 a más de 10.000 millones de m3 anuales, también según estadísticas de la OPEP.

Libia exporta la mayor parte de su petróleo a los países de Europa, entre ellos Italia, Alemania, España y Francia, y aunque participan del negocio, las petroleras norteamericanas no tienen la hegemonía en la extracción y comercialización del crudo de ese país.

Este dato es clave para entender el golpe interno que la CIA lanzó en Libia montada en la fachada de las "revueltas árabes" contra "regimenes dictatoriales de Africa y Medio Oriente.

De la misma manera como trata de desestabilizar Irán con la misma metodología operativa de infiltración y orientación política de las "protestas populares", Washington aprovecha este escenario para lanzar un movimiento interno oreintado a derrocar a Kadafi, un aliado "inestable" que privilegia las relaciones con Europa y con los países incursos dentro del "eje del mal".

A la llegada al poder del coronel Kadafi en 1969, las compañías petroleras, mayoritariamente estadounidenses, extraían del suelo libio más de 2 millones de barriles diarios.

Pero muy rápidamente, el líder libio nacionalizó el petróleo, limitó la producción, le quitó la hegemonía de extracción y comercialización a las pulpos norteamericanos y creó la Compañía Nacional del Petróleo (NOC), que inició emprendimientos conjuntos con participación minoritaria de empresas extranjeras.

Después de veinte años de aislamiento, el régimen de Kadafi volvió a abrir los recursos energéticos y petroleros libios a la voracidad de las compañías petroleras occidentales, principalmente de la Unión Europea.

El ex primer ministro británico Tony Blair fue el primero en estrechar la manos con el "viejo enemigo" de Occidente en Trípoli. Al hacer eso, comenzó a conducir a Libia fuera de la marginalidad financiera, y a entregarla a los brazos de Royal Dutch/Shell y BAE Systems , que cotizan en la Bolsa de Londres.

La visita de Blair a Libia en 2004, la primera de un líder británico desde 1943, estuvo marcada por una sociedad establecida entre Shell y la petrolera estatal libia, unos 30 años después de que la firma anglo-holandesa produjera por última vez en suelo libio.

Desde el año 2003 se instalaron en Libia la corporación italiana ENI, la francesa TOTAL, la española REPSOL YPF y la angloholandesa Royal Dutch Shell. Las usamericanas Chevron y Occidental tuvieron que esperar tres años a que EEUU levantara sus sanciones comerciales para poder ingresar en la torta petrolera libia.

En 2010, de enero a noviembre, los países europeos miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) compraron una media de 1,06 millones b/d de Libia, precisó la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

En este escenario de relativa "postergación" (su participación en Libia no es hegemónica) de los consorcios petroleros norteamericanos en relación a los europeos marca una de las líneas conducentes centrales de las actuales operaciones desestabilizadoras y golpistas contra Kadafi en Libia.

En el actual escenario represivo en Libia, se verifica la presencia de actores internacionales conocidos y de operaciones golpistas de EEUU que se repiten como un calco a escala global con distintos nombres, como "revoluciones naranjas" en los ex países soviéticos, "rebelión budista" en el Tibet y el sudeste asiático, y los más recientes denominados "revueltas árabes islámicas" que se propagan por África, Medio Oriente y amenazan con extenderse a China, Rusia y los ex países soviéticos.

Por un lado Kadafi y su régimen de más de 40 años cierra sus fronteras a la prensa internacional y reprime en forma sangrienta con la fuerza militar a los grupos "opositores" armados y financiados por la CIA y los "servicios occidentales".

Y por el otro, el bloque "democratizador" con EEUU, la UE, la ONU y las ONG de la CIA, crea las condiciones internas e internacionales para terminar con Kadafi e instalar un "gobierno democrático" controlado por Washington.

Viejas estrategias, viejas operaciones, y viejos actores conocidos. El objetivo estratégico siempre es el mismo: control geopolitico y militar regional, control del gobierno, control de los recursos estratégicos y control de los mercados.

En Libia, el objetivo clave del intento del derrocamiento de Kadafi es el petróleo.

La gran dinámica movilizadora de las invasiones militares, la guerras y conflictos regionales, y los golpes internos de la CIA contra líderes y presidentes desgastados que ya no "cierran" con el control estratégico hegemónico de la primera potencia imperial del sistema capitalista, es el apoderamiento de los mercados y de las fuentes naturales del "oro negro".

Un recurso clave (y en extinción) para la supervivencia futura de las potencias centrales.

Be Sociable, Share!

14 comments for “Estados Unidos Tras el Petróleo de Libia y Todo el Medio Oriente

  1. 02/03/2011 at 9:34 am

    Que rabia me da que los paises ricos como estados unidos le quiten la materia prima a los paises pobres y luego encima les dejen morirse de hambre. Que mal está el mundo.

    Un saludo,
    Diana

    • 04/03/2011 at 11:17 am

      si no estas de acuerdo con la invacion entonces me imagino no consumiras combustibles fosiles….. osea no tendras carro
      ni etc de cosas que se hace con el petroleo

      • Ros
        08/03/2011 at 10:26 am

        no seas guey, no se tratata de eso. que tonta tu respuesta

      • marti
        15/03/2011 at 6:20 am

        no se trata de no consumir si no de no explotar!!!!!!!!

      • 21/03/2011 at 5:58 pm

        no tiene nada que ver, hay otros paises que tenemos petroleo para abastecernos,igual todos terminamos siendo titeres de cierta mafia.
        lo malo es que el poder es asi de cruel, no importa que el mundo entero sepa q esto es una masacre por controlar todo, ya no tienen ninguna impunidad y me rio de la ONU y todos los derechos humanos,…TITERES basura

  2. bxc
    02/03/2011 at 12:12 pm

    Los tanques, fusiles y cañones que disparan los “pacíficos manifestantes” en Libia, no son las únicas armas que utiliza EE UU y demás potencias occidentales para derrocar a Muanmar Gadafi y apoderarse de su inmensa riqueza petrolera, ya que además usan el arma de destrucción masiva de la guerra de Cuarta generación, mas letal que todas las usadas a lo largo de la historia.

    Y es que es que los barcos, submarinos, tanques y misiles han sido sustituidos por las salas de redacción de las cadenas de diarios, radio y televisión de EE UU, Gran Bretaña, Alemania, Francia y demás miembros de la prensa mercenaria del Tercer mundo, desde donde se disparan andanadas de calumnias y mentiras dirigidas a destruir la verdad a través de la desinformación y manipulación de las noticias que demonizan a Gadafi y su régimen.

    “Los Aviones de Gadafi bombardean a manifestantes”

    “Gadafi desata un baño de sangre en Libia”

    “El reinado de terror de Gadafi debe terminar”

    “La ONU debe intervenir militarmente en Libia”

    “Escenas de terror se vive en las ciudades libias”

    Esos algunos de los miles de titulares que a diario “disparan” los agentes mediáticos de las potencias occidentales, que asumen el papel de soldados para satanizar al dirigente árabe y su revolución, en el marco de esa nueva modalidad bélica dirigida a dominar en una primera fase la mente humana para finalmente derrocar a un gobierno enemigo, explotar a su pueblo y adueñarse de sus recursos naturales, como pretenden esos históricos predadores de pueblos.

    La mayoría de esas noticias se basan en rumores, en declaraciones de quienes se enfrentan al gobierno, como la referida a los bombardeos aéreos que como la mayoría de las “masacres” atribuidas a las fuerzas leales a Gadafi no han sido confirmadas ni evidenciadas por los miles de videos e imágenes enviadas por los opositores a través de teléfonos celulares, ataques que han sido calificados como “falsos” por el gobierno de Trípoli.

    Esa es la razón de ser de la Guerra de Cuarta Generación que dispara a mansalva dardos de la mentira para envenenar la mente de millones de personas en el mundo a través de los medios mercenarios que, bajo la fachada de gastados clichés de tinte ético como la imparcialidad y objetividad difunden como ciertas, noticias basadas en rumores no confirmados, vestidos con el ropaje de la verdad, diciendo que están basadas en “fuentes confiables.”

    Porque, si es cierto que las guerras, desde su mismo origen son sinónimo de violencia, destrucción y muerte, la de Cuarta Generación es la más perversa y cruel de todas, pues destruye todo vestigio libertad e independencia del pensamiento, convirtiendo al ser humano en zombies o muertos vivientes, creyentes incondicionales de las mentiras que ven, leen y escuchan.

    Entre los estudiosos de ese fenómeno socio-político y cultural y del protagonismo de los medios como actores principales del mismo, figura el periodista y analista Manuel Freytas, quien advierte en su trabajo titulado: Cuidado, su cerebro está siendo bombardeado, que, “mientras Ud. descansa, mientras Ud. consume, mientras Ud. goza de los espectáculos que le ofrece el sistema, un ejército invisible se está apoderando de su mente, de su conducta y de sus emociones.”

    “Su voluntad está siendo tomada por las fuerzas de ocupación invisibles sin que Ud. sospeche nada. Las batallas ya no se desarrollan en espacios lejanos, sino en su propia cabeza. Ya no se trata de una guerra por la conquista de territorios, sino de una guerra por conquista de cerebros, donde Ud. es el blanco principal.”

    “El objetivo ya no es matar, sino controlar. Las balas ya no apuntan a su cuerpo, sino a sus contradicciones y vulnerabilidades sicológicas. Su conducta está siendo chequeada, monitoreada y controlada por expertos. Su mente y sicología están siendo sometidas a operaciones extremas de Guerra de Cuarta Generación. Una guerra sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde Ud. es a la vez, la víctima y el victimario.”

    Y la guerra de Cuarta Generación que el Imperio y sus secuaces han desatado contra Libia, es el mismo tipo de conflicto bélico que también iniciaron hace varios años y aún continúan desplegando en Venezuela, contra la Revolución Bolivariana y su líder, Hugo Chávez Frías, como lo denunció la periodista y activista Hindú Anderi, coordinadora del Foro Itinerante Popular durante la ponencia presentada el año pasado sobre la GCG.

    “Es una guerra perfeccionada con el avance tecnológico, que ataca la conciencia de la humanidad. Es ejecutada (en su primera fase) por los medios de comunicación social que se dedican a segmentar la información, abstraernos de la realidad e impedirnos a ver el contexto. ..A través de la Guerra de Cuarta Generación, el Imperio y el Sionismo logran desarrollar sus planes de expansión. Sus misiles son la desinformación, con la cual trata de generar matrices de opinión hacia determinada tendencia.”…

    Y una vez que los medios mercenarios han cumplido la “operación de ablandamiento mental” sobre la opinión pública mundial, aplastando toda resistencia de los “zombies” que crearon con la propaganda subliminal de calumnias y mentiras, se pasa a la segunda fase de la Guerra de Cuarta Generación, y es entonces cuando entran en acción las fuerzas militares del Imperio y sus aliados que invaden y ocupan fácilmente el territorio enemigo.

    Esa fase final estaría a punto de empezar en Libia, luego que el Consejo de Seguridad y el Consejo de DD HH de la ONU, acordaran una serie de medidas condenando al gobierno libio y a Gadafi, luego de aceptar como únicas pruebas en su contra, las denuncias de los “pacíficos manifestantes” armados con fusiles, metralletas, tanques y cañones, que hablaron de masacres y bombardeos y los argumentos de los diplomáticos desertores que le dieron la espalda a su líder.

    No se aplicó el principio universal del derecho que establece que “que todo individuo acusado de un delito es inocente mientras no se pruebe lo contrario”, sino que ambos organismos emitieron las condenas contra Libia en base a rumores, y es ahora, cuando ya ese aberración jurídica se ha consumado, se anuncia que la ONU enviará una comisión investigadora a ese país a fin de determinar si son ciertas “masacres supuestamente cometidas por el gobierno de Gadaffi.

    Mientras tanto, desde Washington, Londres, París y Berlín, los patrocinantes de la Guerra de Cuarta Generación, cuya primera fase han cumplido los medios mercenarios, observan con placer cómo el Caballo de Troya de la oposición interna ocupa los lugares donde se halla oculto bajo la arena del desierto libio, el preciado botín de sus sueños, el petróleo y el gas que tanto ansían para mitigar su sed de adictos al consumismo y el hambre que padece el monstruo de su maquinaria bélica.

    Y para asegurarse de que esa riqueza no se les escape de las manos, adelantan simultáneamente un movimiento separatista entre los “pacíficos manifestantes” que de pronto aparecen armados y que han tomado los principales campos petroleros, para que escindan del Estado libio a la “zona liberada” a través de un movimiento separatista.

    Es la misma agenda que aplicaron y aún la siguen aplicando en Bolivia y Venezuela, donde, en complicidad traidora y pitiyanqui oligarquías regionales EE UU conspira para separar del país del Altiplano a la región de la Media Luna, y en la Patria de Bolívar al Estado Zulia, bajo cuyo subsuelo existen grandes reservas de gas y de petróleo.

    Porque, como lo aseguró ayer el comandante y presidente venezolano Hugo Chávez, “EE UU está loco por adueñarse de petróleo libio, y que sobre Libia se teje una campaña de mentiras” y, al citar lo que sí es una verdad incontestable, preguntó: “Por qué no condenan a Israel cuando bombardea a Palestina. Por qué no se condena a EE UU por matar a millones de inocentes en Irak, en Afganistán, en el mundo entero”

    Y es que para nadie es un secreto, que todas las guerras lanzadas en las últimas décadas por EE UU y sus aliados europeos, tienen como única razón el adueñarse de los recursos energéticos que en su inmensa mayoría poseen los pueblos del Tercer mundo, y buena parte de ellos se encuentran en Libia y otras naciones de África que están en la mira codiciosa de las grandes potencias que están a punto de perder los feudos que crearon en el Medio Oriente, azotados hoy por vientos revolucionarios.

    Pero no canten victoria todavía, porque la historia muestra, cómo pueblos que han sido devastados por la plaga de las guerras imperiales para robarles sus riquezas, se han levantado tras años de vivir explotados y humillados por los predadores extranjeros y sus secuaces de las oligarquías criollas, quienes reciben como premio a su servilismo, migajas de la riqueza arrebatada al pueblo.

    Allí está el ejemplo de Irán cuya Revolución Islámica guiada por los Ayatolás destronó al sanguinario Sha Reza Pavlevi y también el de Venezuela, cuyo pueblo y fuerza arma leal derrotaron un golpe de Estado y restituyeron en el poder al presidente Chávez, líder de la Revolución Bolivariana, y hoy, de la mano de otras naciones y sus gobiernos progresistas latinoamericanos, caribeños, asiáticos y africanos marchan en pos de la Utopia de ese Mundo posible soñado por sus hijos.

    • 04/03/2011 at 11:20 am

      sabes cuanto petroleo se usa para que internet exista….. me imagino que asi apoyas a usa….. y tambien que tienes tu carro particular y artefactos en tu casa asi que a desacerse de todo eso

      • 09/03/2011 at 9:41 pm

        El petroleo de libia y el de todos los paises productores se va a continuar extrayendo jorgito, ya sea para beneficio de los yanquis, de los europeos o de quien sea. Lo que vos no entendiste es que lo que se esta criticando son los metodos desestabilizadores que utiliza estados unidos para lograr sus objetivos, los engaños y las mentiras a travez de los medios de comunicacion. Quedate tranquilo jorgito, todavia reservas para unos cuantos años y vas a a tener petroleo para tu autito.

      • 21/03/2011 at 5:04 pm

        tal cual, es la forma…. lo peor es que parace que hay gente que no puede ver la realidad, y no lo digo por vos Jorge…de todas formas igual no te entiendo, tal vez debas crearte mejor una idea.

        • Efra
          22/03/2011 at 11:08 am

          Lo que el buen jorge tiene es fanatismo, que apesar de ver todas las desgracias que le causan a la humanidad por poder(ó petroleo)simplemente no dice nada, es mas, lo ve como un buen acto. Los aliados no tienen lugar en este mundo con sus infames actos inhumanos y la ONU no es mas que, que, no es nada.

  3. 03/03/2011 at 8:58 pm

    Te tengo que dar la más absoluta enhorabuena por este artículo y tu página en general. Siento verdadera admiración por tu claridad de ideas y la lucidez con las que las expones. Manejas datos reales más allá de la manipulación mediática que sufre la mayoría de opiniones. Gracias de todo corazón.

  4. rafa
    22/03/2011 at 8:13 am

    y para que quieren unas ratas arabes petroleo??? esta en mejores manos cuando lo tienen seres humanos

  5. 29/03/2012 at 5:56 pm

    lo que no puede ser que usa monte guerras de y sean capazes de destruir sus propias torres gemellas para invadir un pais y quitarle todo el petrolio o abligarle a que se lo vendan mas barato hace muchisimo años un invetor descubrio una amkina que podia dar electricidad a todo el mundo gratis pero vino el fbi de parte de la onu y destruyo eso y la cura del cancer tambien y todo eso para qeu la gente no deje de consumir i no baj el diner xk el mayor fraude de la umanidad es el sistema monetario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.