Muere la compañera Christa Baatz, “Victoria”

Compañeras y compañeros, amigas y amigos, les comunico la dolorosa y lamentable noticia de duelo, esta mañana murió nuestra amada compañera Christa Baatz, mejor conocida como “Victoria”, médico revolucionaria que nos acompañó durante los años de guerra y después también.


Una gran revolucionaria que salvó muchas y muchas vidas en distintos frentes de guerra aunque mayormente se destacó en las tierras controladas de Chalatenango.


Muy pero muy dolorosa noticia…


Nuestro pésame a toda la familia efemelenista y a El Salvador entero porque Victoria fue y será de todos nosotros!!!.
CAMARADA VICTORIA PALPITANDO SIEMPRE EN NUESTRAS LUCHAS!!!.


Con fervor revolucionario Mariposa.-

victoria

Be Sociable, Share!

1 comment for “Muere la compañera Christa Baatz, “Victoria”

  1. raul fuentes
    28/04/2015 at 1:06 am

    Quisiera dedicar este pequeño ensayito a la memoria de la Dra. Christa Baatz o como también le llamaban “Victoria”, que aunque sin conocerla la considero una mujer ejemplar.
    Hasta la Victoria siempre Christa.
    La novela social
    El punto de partida de la novela social es algo que invoca situaciones propias de la época y de la problemática del tejido social de un país o formación social determinada. En esto no hay que confundir y deslindar bien de los otros géneros de literatura social e histórica como el ensayo social, la novela histórica, la filosofía social y el análisis sociológico, todos estos tienen un carácter mas científico o filosófico o son narraciones, que nada tienen que ver con la ficción propia de la novela.
    En la novela como producto de la imaginación se pueden trasponer personajes y describir situaciones, los cuales nacen de la misma trama histórica en la que se encuentra el narrador como creador omnisciente: tal ha sido el caso de “Cien años de soledad”.
    Un ejemplo de novela social en nuestro país podría citarse el caso de “Un día en la vida” de Manlio Argueta en el cual narra la jornada de una mujer rural de Chalatenango. Esta compleja situación de la mujer campesina dominada por una sociedad masculina represiva en la década de los ochenta en los comienzos de la guerra, nos lleva a ver como es acosada por las fuerzas represivas de los cuerpos de seguridad (hoy desaparecidos).
    Concretamente se trata de la Guardia Nacional (GN) y ella es acosada por haber tomado conciencia de la situación revolucionaria que se vivía en el país. Como mujer organizada en las fuerzas populares y revolucionarias en las que milita y sirve de apoyo (masas).
    Podemos poner un ejemplo de dialogo de lo poco que me acuerdo de la novela que la leí hace tantos años:
    _eso de ir coyol quebrado, coyol comido no es vida, y eso que esa mierda de coyol ni siquiera es comida, le dicen los guardias.
    _Y el maíz que dicen solo es comida para las bestias en otros países, que no lo comen los humanos… le replican nuevamente los agentes de seguridad.
    Este es un ejemplo de dialogo que sostienen dos guardias considerados por la población de El Salvador como uno de los cuerpos mas represivos que han existido en la historia de la país.
    La novela transcurre temporalmente en una jornada de 16 a 24 horas o lo que sería un “día de la vida” de cualquier persona ya sea en el plano laboral o existencial.
    Esto interpretando al autor tiene alguna reminiscencia con la novela de Alexander Soljenitzin “Un día en la vida de Ivan Denizoviztch” que por relación que me hacia mi hermano mayor, que si la analizo en el bachillerato, era una critica al sistema Estalinista Soviético. Esto es la vida de un disidente ruso concentrado en el “Archipiélago de Gulag”; pero vaya esto mas bien como una hermenéutica comparativa.
    Lo importante aquí es sacar la conclusión de como se viven “situaciones limite” como la que vivimos los salvadoreños en la guerra civil de los 80’s, o o de otros pueblos como el judío ante el régimen Nazi, o de los palestinos ante la ocupación de Israelí.
    Sirva este pequeño homenaje a tan encomiable labor de Christa Baatz, por su solidaridad y calidad humana, y que el pequeño ensayito nos concientice y nos de ánimos. Adelante “El futuro es nuestro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.