Monseñor Óscar Arnulfo Romero y ese nuevo “algo” que no es

 

Tatiana Sibrián

Rebelión

21 mayo 2015

Enviado por Betotronik

El acto oficial de beatificación de Monseñor Romero parece estar casi listo. La trascendencia de dicho acto es notable en el país y tanto sectores cercanos a la Iglesia católica como cercanos a Monseñor Romero -no solo desde el aspecto religioso sino desde su aspecto político y social- estamos expectantes y entusiasmados por ese reconocimiento oficial de Monseñor Romero como mártir.
Por otra parte, también estamos preocupados. El resalte de la figura de Monseñor Romero se va escapando lenta pero definitivamente de su verdadero contenido y significado. Ya no es ese Romero que está del lado de los pobres y que aboga por un sistema político, económico, cultural y social más justo, digno e igualitario en el aquí, en el ahora y entre todos y todas, sino que es un Monseñor Romero menos terrenal, más espiritual y si bien más eterno, es también más vacío.
El Romero terrenal –por decirlo de alguna manera- significó y significa algo: la necesidad de impulsar transformaciones en todos los aspectos para tener un mundo más justo, donde todas las personas podamos vivir –no solo sobrevivir- y desarrollarnos plenamente tanto individual como socialmente. Para ello hemos de tomar conciencia de valores como la justicia, la solidaridad, la dignidad y el amor por las otras personas, permitiéndonos desobedecer mandatos hechos por las personas y que lesionan gravemente derechos humanos y libertades fundamentales. El impulso de estas ideas, le costaron a Monseñor nada menos que la vida y una imagen distorsionada tanto dentro de la Iglesia como fuera de ella.
La imagen de Monseñor Romero a partir de sus denuncias y peticiones de racionalidad en tiempos totalmente irracionales de dictadura militar, fue explotada a nivel político y social, considerándolo, como subversivo, enemigo del gobierno y aliado de grupos terroristas, aunque también fue considerado como uno. Esa imagen distorsionada, utilizada en el aspecto político, no permitió ni avanzar la causa de Romero en el Vaticano –conocida es la posición política de la Iglesia católica tradicional y sus enraizadas, variadas y enérgicas formas de dominación ideológicas- ni mucho menos tomarlo en cuenta dentro de la sociedad salvadoreña como lo que realmente fue. Monseñor Romero ha sido negado por muchos y si no ha logrado ser invisibilizado totalmente -gracias a la reivindicación de su memoria por grupos sociales- sí ha sido atacado y ridiculizado por grupos de poder de toda índole.
Esa lucha sobre la imagen de Romero y su significado para la sociedad había transcurrido sin mayores sobresaltos: un grupo contrario a él se encargaban de destruirlo y de omitir las observaciones realizadas al país por parte de organismos de derechos humanos que se habían pronunciado sobre el tema
[1] y otro grupo, el de religiosos y laicos de rescatar, por los medios posibles, la memoria de Romero y el significado de su asesinato, relacionándolo con sus causas y el contexto del grave patrón de violencia y de vulneración de derechos humanos en El Salvador durante el conflicto armado.
Eso fue así hasta el mes de febrero. Francisco, el Papa, decretó que Monseñor Romero es un Mártir, lo que significa lo que ya muchas personas sabíamos: que fue asesinado por odio. Aunque en la Iglesia se dice odio específicamente contra la fe, sabemos también que fue otra clase de odio lo que motivó su asesinato. En todo caso es un Mártir, para el dolor de algunos y regocijo de muchos.
El reconocimiento plantea entonces otro escenario: El Salvador, con sus sectores, no puede ser ajeno a esa declaración del Papa Francisco, hacerlo sería negar las bases de la cultura salvadoreña y renegar de la religión católica. La Iglesia y sus sectores, aún los más conservadores deben acatar lo que el Máximo Pontífice ha decretado y aceptar, por lo menos religiosamente, a Oscar Romero como un beato, en camino de ser santo a causa de su labor cristiana de amor al prójimo.
Lo anterior no estaría del todo mal, de hecho, si de justicia se trata, en tanto los tribunales de justicia en derechos humanos o de jurisdicción penal no han querido adoptar medidas para la reparación y el establecimiento de la verdad como garantía de no impunidad y no repetición de hechos igualmente atroces en la historia venidera de los pueblos y en particular, del nuestro, lo cierto es que a raíz de dicho reconocimiento, Romero es cada vez menos verdad y por tanto, menos memoria.
Monseñor Romero está siendo convertido cada vez en un algo que no es, o mejor dicho: de Monseñor Romero se va construyendo otra verdad que no es la suya, que no es nuestra. Es una verdad ajena, una verdad que no nos representa, una verdad para nosotros vacía y en esa vacuidad de contenido, de memoria y de sentido se va fundando un Romero más mítico, mas escindido de lo que fue y ha sido, más para ellos –quienes nos dominan en todos los ámbitos- y menos para nosotros.
Las 50 pantallas LED, los dispositivos de seguridad, las canciones preparadas para el evento del 23 de mayo, los artistas, las consignas, las personas convocadas –Monseñor Urioste, uno de las grandes figuras en pro de la causa de Romero ni siquiera ha sido convocado al magno evento-, las personas que organizan, las personas que celebran y el papel que juegan los medios de “comunicación” –y que de hecho, los juegan muy bien- son todas y cada una ajenas a él. Monseñor no gustó nunca de pompa y fiesta, estamos seguras por tanto, que esto que pasa, simplemente no es él y tampoco lo será.
Con acciones hipócritas de muchos sectores a partir de la calificación de mártir y del evento oficial a realizarse en el país, tienden a generar, para las generaciones venideras la posibilidad del olvido, el vaciamiento de la memoria y por supuesto, una imagen más que servirá para el dominio ideológico.
Pero que no se nos malinterprete, no queremos hacer ver la beatificación como algo que no nos alegra o que carece de sentido para El Salvador y todos aquellos países con historias de dictaduras militares, de desapariciones forzadas, de ajusticiamientos arbitrarios y de crímenes de lesa humanidad, pero esa alegría no nos debe silenciar; por el contrario, debemos pronunciarnos por nuestra negativa a la banalización de una imagen que para nosotras y nosotros ha tenido significado real, que nos ha representado, que nos ha posicionado y que nos ha reconocido como seres existentes, víctimizados por los abusos de poder de nuestros grandes dictadores.
Óscar Romero, el primer beato de Centroamérica no está ahí para adorarlo superficialmente, sino para recordar que está en el grupo de beatos de la Iglesia, por oponerse al sistema que nos niega, nos exprime, nos explota y nos anula.
Romero está ahí para reivindicar a los que como él ya no están, para vindicar a la justicia sobre la injusticia, denunciar el abuso de poder, posicionar los problemas de nosotros, de esos “otros” negados por la historia y sobre todo, para garantizar que la memoria, no puede estar, enajenada de la historia.
Nota:
[1] Ver: Informe N° 37/00, Caso 11.481, Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, El Salvador, 13 de abril de 2000. Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Disponible en:
https://www.cidh.oas.org/annualrep/99span/De%20Fondo/ElSalvador11481.htm *
Tatiana Sibrián. Abogada y estudiante de la Maestría en Derechos Humanos y Educación para la Paz, Universidad de El Salvador.

*Nota de BetotroniK: INFORME N° 37/00: https://www.cidh.oas.org/annualrep/99span/De%20Fondo/ElSalvador11481.htm

CASO 11.481

MONSEÑOR OSCAR ARNULFO ROMERO Y GALDÁMEZ

EL SALVADOR

13 de abril de 2000

INFORME N° 37/00

CASO 11.481

Be Sociable, Share!

2 comments for “Monseñor Óscar Arnulfo Romero y ese nuevo “algo” que no es

  1. R. Iraheta.
    26/05/2015 at 5:37 pm

    “Correrán ríos de tinta” escribiendo sobre Monseñor; surgirán miles de opiniones; miles de críticas, miles de inconformes, miles de adoradores, miles de hipócritas, por cierto, los mas peligrosos.
    Qué hubieran hecho esto…que aquello…
    Qué a él no lo hubiera gustado tanta pompa; qué esto distorsiona su visión de amor a los pobres; que todo es ostentoso. bla, bla, bla…
    ¡Dejen que la gente le rinda homenaje; que sienta regocijo por tan magno acontecimiento!.
    Hay tanto qué saber sobre Monseñor. Nadie tiene la verdad absoluta sobre su legado pastoral; sobre su indignación ante la represión a la gente por parte de los poderes fácticos de la época.
    Cada uno de nosotros tiene su propia idea sobre su obra; a algunos nos gusta, a otros no. Todo depende de nuestro status y nuestros intereses; de nuestra ideología, de nuestra religión,
    Monseñor fue asesinado hace 35 años; nada ha cambiado en los que financiaron su crimen; siguen con su veneno desde editoriales; desde cultos de dizque cristianos; desde escribidores a sueldo.
    El Vaticano, ha querido suavizar la cosa, por tanto, declara que Romero fue asesinado “por odio a la fe”. Todos sabemos que fue asesinado porque era, como él dijo, “la voz de los sin voz”; porque tuvo la osadía de criticar a las élites dominantes en el país; por “subversivo”; por denunciar lo que otros no se atrevieron.
    Así asesinaron a treinta mil campesinos en 1932; así desaparecieron a rivales políticos. Son los mismos, o por lo menos los descendientes de ellos.
    Ahora, veremos en los medios, pronunciamientos sobre el “gran acontecimiento”. ¡Hipócritas! Son los mismos que en la época, llenaban sus páginas atacando a Romero; lo mismo que hicieron con los jesuitas de la UCA hasta asesinarlos. Los que financiaron escuadrones de la muerte. Todos los conocemos; no es necesario mencionarlos.

  2. Juan D.
    27/05/2015 at 11:49 pm

    Una corrección, ya Guatemala tuvo uno antes, así que Monseñor Romero no es el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.