Mariposa: Mi pensamiento sobre la actualidad política y nuestro FMLN

 Por Marina Manzanares Lotze  (Mariposa de El Salvador) 10/2/2019.

(Aclaro que este es un pensamiento estrictamente personal; sólo soy una simpatizante del FMLN y militante histórica por siempre roja)

El proyecto revolucionario del FMLN tiene raíces en la lucha contra la injusticia social y no son los resultados electoreros, los que van a desaparecer a este proyecto, por el contrario, es hoy cuando más fortalecidos amanecemos porque de cada equivocación y de cada error aprendemos y de cada elemento dañino y caduco, también nos limpiaremos.

Es muy importante este momento de la historia también para comprender que no cualquiera debe ser militante rojo. Para serlo se debe pasar por todo un proceso de formación política, ideológica de compromiso y mística. El descuido de una verdadera formación política, nos ha llevado a tener dentro de la militancia, personas sin solidez moral ni revolucionaria; personas que por cualquier resentimiento traicionan o simplemente abandonan el tren.   Obviamente, el partido siempre debe estar abierto con oído receptor ante críticas de su militancia y éstas deben motivar a revisarlas y a dar respuestas.   Es deber del mismo partido formar cuadros y que estos formen a otros y a otros, que nunca se detenga esa formación política e ideológica, siempre pensando en la sucesión de los dirigentes cada cierto periodo para evitar el oportunismo, la prepotencia y el considerarse los intocables.

Un militante de izquierda no debe ser sumiso, por el contrario, debe ser vigilante de que las cosas vayan marchando por el buen camino, sin caer en el criticismo y el chambre bajero. La crítica debe ser franca, directa, fraterna y darse en el momento adecuado.  Cuando la militancia es sumisa, no es vigilante, envalentona a los dirigentes y éstos cometen graves errores;  algunas veces porque no se dan cuenta y otras porque ven a una militancia temerosa.  La militancia debe romper con esta práctica o con esas actitudes de agachar la cabeza y los dirigentes deben tener claro que fue la misma militancia quienes les dieron la oportunidad de estar frente a determinado cargo y que es la misma, quien los puede quitar.

                 Uno de los errores cometidos por el gobierno del FMLN, fue el haber permitido el oportunismo, el clientelismo y el nepotismo en los puestos de trabajo tanto en alcaldías como en el gobierno.  Eso permitió que entraran miles de derechistas cobijados tras la bandera roja a puestos de trabajo estratégico cuya misión encubierta fue trabajar a desgano, con actitudes déspotas, para que el partido quedara mal con la gente.  Nunca se debió emplear a nadie por compadrazgo, muchas de esas gentes eran ineficientes, pero igual lograron colarse en puestos laborales que bien pudieron ser para militantes eficientes, aptos para esos trabajos, pero se priorizó el compadrazgo y hoy tenemos los resultados, esa gente aprovechada y algunas veces infiltrada, le dio con su voto, el poder a la nueva derecha.

Pese a los errores cometidos, no podemos olvidar que no somos un partido político de izquierda cualquiera, no somos un partido como todos, somos una izquierda con un larguísimo historial de luchas populares y de lucha armada; que hemos cometidos desaciertos como aciertos, que nos hemos equivocado y también hemos acertado, pero solo el que no está en la lucha es el que no se equivoca.  Lo importante es ir aprendiendo de cada error.  Somos un partido que ha sabido enfrentarse a los enemigos de clase, en distintas trincheras y siempre hemos sabido salir adelante ya sea en victorias como en derrotas.  Nuestra simiente tiene raíces sólidas de lucha combativa por lo justo y lo digno, una izquierda con miles de hombres y mujeres que ofrendaron sus vidas defendiendo esos ideales de justicia con dignidad. Tenemos desaparecidos, lisiados y lisiadas de guerra, tenemos viudas y viudos, huérfanos, desplazados, etc.

Volver a los comités de barrios sería lo ideal y que los dirigentes sean propuestos por las mismas y los mismos compañeros del barrio, que se conocen entre sí, que saben quién es cada quien y esto va para la elección de las máximas autoridades del partido.  Debería ser entre toda la militancia que los nuevos dirigentes sean elegidos, no necesariamente tiene que ser una elección que salga de un solo día de convención etc.  Bien puede ser una elección que nazca del encuentro de cada sector de la militancia y que éste lleve sus propuestas para someterlas a una elección después de argumentar por qué nace el proponer a determinados compañeros y compañeras para que dirijan al partido.  Es decir que no sea una elección tan a la ligera.

                Nada ha sido fácil, aún en los frentes de guerra, muchas veces tuvimos que hacer repliegues tácticos o estratégicos.  Hoy estamos precisamente en un momento urgente de cambios estratégicos y en ningún momento estamos en descalabro. Estamos en el preciso momento histórico de hombro a hombro, de volver a la organización popular; de  luchar junto a la clase obrera y campesina, de luchar junto al proletariado por la defensa de lo conquistado y por nuevas conquistas sociales, estamos en el momento de que nuestra querida población vuelva a sentir en el FMLN, partido por el cual se ha sacrificado mucho y al cual le ha venido apostando aún con todo y la derrota electoral actual, esa confianza, ese cariño, ese amor.  Solo perdimos una batalla electoral, los derrotados son otros, son los traidores que ahora sentirán lo que es soportar a un gobierno totalitario, ¡nosotros somos parte de una vanguardia que sigue en pie de lucha!

Respecto al resultado electoral, pienso que el FMLN fue víctima de una estrategia oculta muy bien diseñada y pensada en los Estados Unidos.  Comparo al señor Bukele, con Juan Guaidó de Venezuela.  Veo a un Bukele como un joven que se prestó para ser la persona que liderara esa estrategia gringa, a través del acercamiento oculto hacia distintos sectores sociales del país a quienes les vendió un nuevo diseño político novedoso, prometedor pero que a mi ver, es de práctica e ideología ultra-derechista, neo-fascista y totalitaria.

Obviamente el FMLN por errores, actitudes negativas y decisiones erradas (algunas, arriba mencionadas) de algunos de sus dirigentes, se ganó resentimientos y rechazos, pero no podemos ocultar que, en la historia de nuestro país, han sido los gobiernos de izquierda, los que más hicieron por mejorar las condiciones de vida de las mayorías y que en la oposición ya enmendados los errores y quitados los elementos dañinos, continuará luchando por la consolidación de lo conquistado y mucho más.  Ya veremos el tipo de política que implemente, ya veremos llorar a muchos y muchas arrepentidas.  No voy a profundizar en esto, el tiempo me dará la razón y si me equivoco, el tiempo y los hechos me lo harán saber.

EN EL CAMINO SE APRENDE.    ¡LA RAZÓN ESTÁ DE NUESTRA PARTE, ES COSA DE TIEMPO!

UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA, ¡ES LA CONSIGNA!

¡VOLVER A LA CARGA CON UN MAR DE APRENDIZAJE Y MAS FORTALECIDOS, ES LA MISIÓN!

Be Sociable, Share!

7 comments for “Mariposa: Mi pensamiento sobre la actualidad política y nuestro FMLN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.