Sobre la convocatoria a elecciones de diputados y concejos municipales 2018

El 04 de octubre, el Tribunal Supremo Electoral celebró el acto de convocatoria a las elecciones de diputados y concejos municipales a realizarse el 4 de marzo del próximo año. Lo que todos los medios de comunicación destacaron fue el tono de confrontación en el discurso del Presidente del TSE, Dr. Julio Olivo, hacia la Sala de lo Constitucional. Este fue un hecho inusual en la historia de las convocatorias a elecciones, pues siempre estas se habían mantenido en la solemnidad de un acto simbólico donde se hace el llamado al cuerpo electoral para que asista a votar y que dada su importancia se convoca a cadena nacional de los medios de comunicación.

Como ciudadano, el Magistrado Presidente tiene el derecho de expresar libremente sus opiniones sobre cualquier tema o institución de la vida nacional. La pregunta surge sobre la conveniencia de hacerlo en un acto solemne de carácter oficial y usando la cadena nacional. Creo que la pregunta es correcta y pertinente.

La convocatoria a elecciones es un acto formal, donde se anuncia lo que todos ya sabemos: el día de las elecciones y los cargos a elegir. Desde un año antes de cada proceso electoral se suspenden los cambios de domicilio de los ciudadanos para efectos electorales, por lo cual desde esa fecha se sabe cuándo se realizarán estas. Por lo tanto el simbolismo del acto consiste en la oficialización de la fecha, pero también hay algo más: motivar al electorado a ejercer el derecho al sufragio, darle confianza en que las instituciones funcionarán conforme a la ley y que la voluntad ciudadana será respetada. Es un acto del cual el Organismo Electoral debe salir fortalecido y la ciudadanía motivada.

Pero el tono del discurso del Magistrado Presidente fue en el sentido opuesto. Generó desconfianza, en un momento en que la credibilidad y la confianza en las instituciones políticas están por los suelos. Generó dudas en la capacidad del organismo electoral de administrar adecuadamente las elecciones, al lamentarse de lo complicado que será este proceso. Además su mensaje no tenía el acuerdo del resto de Magistrados del órgano electoral, lo cual provocó el inmediato distanciamiento con sus declaraciones.

Quiero dejar en claro que no estoy emitiendo juicio de valor sobre lo que dijo el Magistrado, estoy señalando la inconveniencia del momento de hacerlo. El Dr. Olivo tiene razón en algunos de sus planteamientos, de manera especial en relación a la elección pasada, donde las sentencias de última hora que emitió la Sala de lo Constitucional, trastocaron el proceso electoral de 2015. También tengo serios reparos en la forma en que se emitió la sentencia sobre el voto fraccionado, pero eso es harina de otro costal.

Esperaría que las críticas, no todas de buena fe, que recibirá le sirvan de lección para saber actuar acorde a su investidura como cabeza del máximo organismo electoral del país. Esperaría que estas acciones no vuelvan a repetirse.

Necesitamos iniciar un debate serio y responsable sobre las urgentes reformas que nuestro sistema electoral y de partidos necesita. Ambos se han quedado obsoletos y no responden a las expectativas de la ciudadanía. Debemos hacerlo pronto, pero insisto, con seriedad y responsabilidad.

 

Ayutuxtepeque, 05 de octubre de 2017.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.