¿Porqué fracasó el dialogo para resolver crisis institucional?

 

Aprobado!

 

El pasado jueves 5 de julio, durante la plenaria de la Asamblea Legislativa se realizó un esfuerzo de diálogo entre las distintas fuerzas políticas que la componen para buscar una salida a la crisis institucional por la falta de cumplimientos de las sentencias de la Sala de lo Constitucional. Después de un par de horas de reunión, para lo cual suspendieron la sesión plenaria, no hubo ningún acuerdo. Tampoco se habló de reiniciar las conversaciones más adelante.

Era difícil pensar que en una sola reunión se resolvería un problema que se les ha complicado mucho. Pero al menos se esperaba un primer acercamiento de posiciones y un acuerdo para seguir conversando. Pero ni siquiera eso se logró.

En el fondo no hay voluntad de diálogo de las distintas fuerzas políticas, pues cada grupo considera que se está beneficiando de la actual situación o que el desenlace puede serle favorable. Por ello hablar no tiene sentido si se considera que pueden ganar.

El grupo FMLN – GANA – PES – CN, consideran que la resolución de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) les será favorable, por lo tanto no tendrán que cumplir las sentencias de la Sala, y procederán a buscar su anulación definitiva. Por otra parte, ARENA considera que la prolongación de la crisis les favorece, pues mantienen al país en una situación de inestabilidad a la que le están sacando lucro político. Además ARENA y grupos de poder económico afinas están presionando para ver si es posible que algunos magistrados de la CCJ se abstengan de votar.

El plazo que tiene la CCJ para resolver vence esta semana. Algunos consideran que la notificación la darán el 16 de julio, que es el día en que ya no estaría Belarmino Jaime como Presidente de la CSJ y este puesto entraría a la disputa. Pero nada es seguro hasta que no veamos los hechos concretos.

El fracaso del arremedo de diálogo de la semana pasada, demuestra que el país la cultura de paz está aún en pañales. El diálogo no es el método por excelencia para resolver problemas y diferencias. Sigue siendo la imposición del que tiene más fuerza sobre el otro la forma de arreglar las cosas. Los que ahora detentan el poder formal, hacen exactamente lo mismo que les hacían a ellos cuando eran oposición. Los otros igual, ahora claman protestando cuando les hacen exactamente lo mismo que ellos hacían a otros. El diálogo es solo un último recurso cuando la fuerza falla.

Por ello el panorama aparece sombrío para el país. Pues este no es solo un problema de nuestra clase política. Este es un fenómeno cultural que abarca la totalidad de la sociedad y vemos sus expresiones en todos los campos del acontecer nacional. En el mundo económico el grande aplasta al chico, solo para recordar ejemplos.

Todo indica que las distintas fuerzas políticas esperarán la resolución de la CCJ, es muy difícil que haya un esfuerzo dialogante antes. Luego de esta, la coyuntura crítica volverá con más fuerza y con matices diferentes. Es casi seguro que el país se mantendrá en esta vorágine por unas semanas más. Mientras tanto los graves problemas estructurales siguen esperando. Es importante volver a insistir, en que aunque no sabemos con certeza quienes serán los ganadores y los perdedores, si podemos afirmar que el país está perdiendo con cada día que pasa sin resolver esta crisis. Además esta batalla conlleva posicionamientos iniciales para las próximas elecciones presidenciales del 2014. Por tanto la pueden prologar aún más.

No queda más que seguir evaluando los acontecimientos y esperar. Si no podemos resolver un problema relativamente fácil dudo que hayan condiciones para enfrentar con éxito problemas más complejos y acuciantes

Ayutuxtepeque, lunes, 09 de julio de 2012.

Be Sociable, Share!

3 comments for “¿Porqué fracasó el dialogo para resolver crisis institucional?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.