Los jóvenes, la globalización y el proceso de cosificación. Parte III

Por Francisco Quintanilla.

La desintegración e infidelidad familiar son una de las tantas expresiones de la reducción de la persona a mercancía, ya que la persona al concebir inconscientemente que su pareja es una mercancía, por antonomasia, es desechable, por lo que se puede y debe ser sustituida por otra pareja, por otra mercancía.

Pero ante este caos económico, social, cultural, político, familiar y ecológico globalizado es válido preguntarse ¿será posible construir un mudo diametralmente distinto, donde se globalice la verdad, la justicia social, la solidaridad, la salud, la paz?, ¿tiene el mundo, la humanidad una posibilidad de una salvación?, ¿puede la humanidad evitar que los poderes ocultos del capitalismo neoliberal, destruyan sino el planeta, pero si el mundo humano? , Fidel Castro en un discurso pronunciado en 1999 en la Universidad Central de Venezuela, sostuvo que todavía es posible, pero que la humanidad tiene que reaccionar temprano antes de que sea tarde.

Desde la perspectiva histórica social, es urgente, justo y necesario, que los gobiernos progresistas de los países injusta y marginalmente llamados tercer mundistas, impulsen cambios radicales en el sistema educativo en sus respectivos países, ya que como se dijo al principio de este documento de que el desarrollo de los procesos psíquicos cognoscitivos está mediado por la educación, en este sentido, sólo una educación de calidad y comprometida con la historia real de los pueblos oprimidos y opresores, hará que la humanidad en general y los jóvenes en particular, reaccionen crítica y creativamente ante las envestidas de los tsunamis globalizadores del capitalismo neoliberal.

La historia ha demostrado que los jóvenes han sido y son la principal fuerza revolucionaria, que han impulsado los grandes procesos de cambio estructural en diferentes naciones del mundo, por lo que es explicable, porqué han sido objeto de mercantilización, y es precisamente para matarles ese espíritu revolucionaria, y dejar que libremente la globalización negativa se expanda y se fortalezca.

Al dejarse absorber o adormecer por los encantos de la tecnología de la sociedad globalizada en el sentido negativo, los jóvenes han sido las principales víctimas del mal uso de los teléfonos celulares de últimos modelos, de las computadoras, y de las mal llamadas redes sociales. Victimas que el sistema les ha permitido hasta ciertos límites vivir simplemente como organismos biológicos, pero muertos espiritualmente, por no decir, asesinados espiritualmente.

Estos asesinatos espirituales llegan a la categoría de genocidios mundiales psicosociales, de tal forma que lo ocurrido a los judíos en la segunda guerra mundial en los campos de concentración nazi en Auschwitz horriblemente antihumano, se queda tremendamente corto.

Al estar muertos espiritualmente, la preocupación principal de la inmensa mayoría de jóvenes se concentra en satisfacer las necesidades o más bien las falsas necesidades de su organismo, el cual se convierte para el mismo joven en un objeto que debe adornarse ya sea con aretes, con piercing, con tatuajes, con peinados lo más extravagantes posibles, con baba de caracol, con pantalones rotos a la moda o sometiendo sus cuerpos a liposucciones.

Muchos jóvenes creen que adornando su cuerpo de esa forma, se están convirtiendo en rebeldes, es decir, creen falsamente que se están volviendo rebeldes contra sus padres, contra el sistema social, económico y político, pero no caen en la cuenta, que en última instancia están haciendo lo que el sistema globalizado quieren que hagan, cayendo en la trampa del consumismo.

Estos cuerpos humanos adornados, son una expresión reductiva vulgar de lo humano a una mercancía; se ha convertido lo humano a una especie de regalo con chonga listo para ser abierto y consumido.

Cuando ese regalo es abierto y consumido, pierde en ese momento su potencial de mercancía, por lo que será desechado, tirado a la basura, como cuando una anaconda se traga a su víctima, expulsa nada más lo que le resulta innecesario.

Urge entonces, de ese cambio radical de educación que posibilite gradualmente que los jóvenes recuperen su conciencia, su pensamiento, su espíritu en su totalidad, y que descubran que ser rebelde no significa hacer cosas que sus padres no quieren que hagan, o creer peor aún, que son cosas que el sistema social y económico no quieren que realicen, sino más bien desarrollar un pensamiento crítico, creativo, propositivo y solidario.

Lo anterior puede lograrse con ese cambio radical de educación donde participen además de los responsables del sistema educativo en cada país, los maestros, los padres de familia, los educandos, y otras instituciones religiosas, sociales y jurídicas, sin dejar de lado los medios de comunicación alternativos.

El cambio radical de educación debe tener como propósito no sólo que los jóvenes como fuerza principal de las transformaciones económicas y sociales, recuperen su conciencia, sino que también debe enfilarse a que todos los pueblos del mundo sobre todo los más pobres, creen herramientas que globalicen lo positivo de la humanidad para combatir a la globalización negativa.

Para cerrar con esta reflexión, se puede decir, que los jóvenes tienen el derecho y deber de soñar en un mundo distinto, en un mundo mejor, en un mundo donde la justicia social, la solidaridad, la paz y el amor revolucionario sea el denominador común de la humanidad, y como diría José Martí citado por Fidel Castro en una entrevista que le hiciera Tomás Borge (1992) que “los sueños de hoy son realidades del mañana” (pp.267 – 268).

Es necesario, entonces que los jóvenes recuperen esa capacidad de soñar revolucionariamente, para que sus sueños sean realidad en un mañana, y puedan tener más capacidad de darle un golpe de timón de 160 grados a la globalización negativa, cuyo desorden económico, social, cultural, político y ecológico, los poderes estructurales globalizados ocultos, lo presenta como el orden justo y necesario para la “existencia” y “convivencia” humana.

Bibliografía

*-Bauman, Zygmunt (2002). La sociedad sitiada. México: Fondo de cultura económica.

*- Borges, Tomás (1992). Un grano de Maíz, conversación con Fidel Castro. El Salvador: Editorial Tercer Mundo.

*- Castro, Fidel (1999). Una revolución sólo puede ser hija de la cultura y de las ideas; discurso pronunciado en el aula magna de la Universidad Central de Venezuela, 3 de febrero de 1999. La Habana: Editorial Política.

*-Ginebra, Joan (1998). La trampa global, neoliberalismo, neocapitalismo, neocolonialismo. México: Grupo Noriega Editores.

*-Homero (n.d)- La odisea. Distribuidora e Impresos San Andres. Pp. 55 – 59.

*- Kranz, Walter (1992). Historia de la filosofía (Tomo II). México; Grupo Noriega Editores.

*-Marx, Karl (1967). El Capital (tomo I, 2ª edición). Barcelona: edición ORBIS, S.A. pp. 11 – 16.

*-Platón (n.d). La república. San Salvador: UCA editores. Pp. 339 – 344.

*-Xirau, Ramón (1990). Introducción a la historia de la filosofía (11ª edición). Universidad Autónoma de México: Dirección general de publicaciones.

*- Informe anual de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) sobre los índices de drogadicción mundial. Extraído el 19 de septiembre de 2014 desde www.unodoc.org/lpobraziles/fromtage/2014/06/26

*-Informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los índices de alcoholismo mundial. Extraído el 19 de septiembre de 2014 desde www.rpp.com.pe/2014-05-12-oms-estos-son-los-24-paises-que-mas-añlcohol.consumen-noticia-69/453.html

*-Informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los índices de suicidio. Extraído el 19 de septiembre de 2014 desde www.indicepolitico.com/hoy-es-el-dia-mundial-para-la-prevencion-del-suicidio/

El Salvador, 03 de octubre de 2014.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.