La violencia: un fenómeno recurrente y complejo.

Maras

Violencia en ES

Nuestra sociedad ha sido muy violenta a lo largo de la historia. Es decir, que la situación que ahora padecemos no es nueva. Es simplemente una modalidad diferente.

Permítanme ponerles algunos ejemplos de nuestra historia reciente para demostrar lo anterior.

Muchos recordamos que venimos de una guerra interna que duró más doce años. De 1979 hasta 1992. En aquellos momentos sentíamos la misma sensación de incapacidad para terminarla.

Pero después de un largo y complicado proceso de negociación entre las partes enfrentadas, se logró un acuerdo de paz que le puso fin al conflicto fratricida.

La guerra de los años ochenta, fue, a su vez, resultado de la falta de democracia y del cierre de los espacios de participación democrática que vivimos a lo largo de los años setenta del siglo pasado.

En los años setenta, la violencia se expresaba bajo la forma de fraudes electorales masivos y represión a los movimientos populares. Decenas de miles de salvadoreños y salvadoreñas perdieron la vida; obreros y empresarios fueron secuestrados, muchos no volvieron a sus familias; otros fueron encarcelados o huyeron al exilio.

Esta situación de violencia, aunada a la injusticia social fueron los caldos de cultivo que engendraron la guerra.

Es decir, que en los últimos cincuenta años de nuestra historia la violencia solo ha cambiado de forma. De la represión y el fraude electoral, pasamos a la violencia de la guerra.

En 1992, cuando considerábamos que habíamos alcanzado, por fin la tan ansiada paz, surge la forma de violencia que padecemos ahora: las pandillas, el crimen organizado y la violencia social.

¿Dónde está el error por el cual no hemos logrado la seguridad y la paz que tanto deseamos?

La falla está en que nunca hemos abordado las causas estructurales que hacen que nuestra sociedad sea generadora de violencia.

Las enfermedades no se combaten solo atacando sus síntomas, tenemos que atacar las causas que la generan. Esto es similar para los problemas sociales.

Las causas de la violencia están en el injusto modelo socio económico que tenemos. Este modelo excluye y cierra espacios de oportunidades a la población, especialmente a los jóvenes.

La migración masiva de salvadoreños a otros países, especialmente a los EUA, en busca de encontrar las oportunidades que aquí se nos niegan, ha desintegrado la familia. Los niños y adolescentes, con sus padres lejos son reclutados con facilidad por las pandillas.

La pérdida de valores y la sub cultura de violencia que consumimos a diario en muchos medios de comunicación, son otro factor generador de violencia.

Estas son solo algunas de las causas que están en la base de la violencia que padecemos.

Por ello para enfrentar con éxito la violencia necesitamos planes integrales de corto, mediano y largo plazo.

Estos planes deben tener un alto componente preventivo, deben contar con las medidas represivas y de castigo ( En el marco de la ley) que sean necesarias, deben tener componentes para la rehabilitación de los que han delinquido y además la atención a las víctimas de la violencia.

Amigos y amigas, exijamos soluciones reales a los problemas nacionales. No confiemos en las “salidas” fáciles que no resuelven nada.

Be Sociable, Share!

2 comments for “La violencia: un fenómeno recurrente y complejo.

  1. mau
    07/09/2017 at 11:36 pm

    Se suponía que el FMLN al llegar al poder iba precisamente a trabajar por desmantelar las “causas estructurales” que nos llevaron a la guerra y luego a este estado de violencia, pero no lo han hecho, sino adaptarse al modelo y formar parte de la administración del mismo.
    ¿Entonces que hacemos? ¿Ante quien nos quejamos? ¿Como abordamos el problema?

  2. Juan D.
    08/09/2017 at 11:41 pm

    Por mi trabajo he tenido la oportunidad de conocer países mucho mas pobres e injustos, y no son países violentos o que tengan un componente estructural generador de violencia. Me parece que eso es un mito alimentado por intereses, sin ni siquiera buscar otro tipo de explicaciones que podrían ser consideradas vergonzosas. Hemos visto a lo largo de la historia, infinidad de “pensantes” justificando actitudes reprobables de nuestra sociedad poco educada. Los salvadoreños, y antes los cuscatlecos, hemos sido y somos un pueblo violento, que no ha orientado esa energía hacia actividades mas constructivas, en donde cuya única posible solución puede ser el cambio personal generador de cambio social, como sostuvo Ellacuría durante tanto tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.