Jueves Santo, entre la fe y la concupiscencia

cenadali

Estamos iniciando la llamada pasión de Cristo, que es el período en el que según la tradición cristiana, Jesús de Nazaret llevó a cabo su sacrificio para salvar y limpiar a la humanidad del pecado original.

Según la tradición católica este día termina la cuaresma e inicia el Triduo Pascual a partir de las 3 de la tarde (hora nona), generalmente este día se lleva a cabo la Misa Crismal, en la que los sacerdotes renuevan en cierta forma sus votos del día de su ordenación, se hace el lavatorio de pies y luego de la misa se deja a Jesús en el Huerto representando el episodio de Getsemaní para iniciar el viernes Santo con la conmemoración de los hechos que lo llevaron a su crucifixión, muerte y resurrección.

Se supone que como pueblo en su mayoría cristiano y católico, estas fechas son de reflexión, de meditación y de participación en los actos litúrgicos.

Sin embargo el lunes 26 al inicio de la llamada Semana Santa ya se reportaban 21 homicidios, 10 violaciones, 41 “conductores temerarios”, es decir borrachos y se habían impuesto 3,818 infracciones de tránsito, 723 más que en el año 2012.

Solo este día,  jueves santo, se reportaban cinco ahogados en las playas y 290 accidentes de tránsito, lo que nos hace pensar en la verdad de aquel jocoso comentario que Gumaro le espetó a Nopalzín cuando le preguntó porque llaman a este período Semana Santa.

– ¿Será por las Santas Borracheras?

Es triste pensar que los salvadoreños somos un pueblo “piadoso” y “cristiano” del diente al labio como dicen, y que se escandaliza de que alguien se declare ateo o no creyente, pero mientras ese “creyente” pueblo se emborracha hasta matarse o matar a alguien, enarbolando la hipocresía como estandarte, muchas veces sus víctimas ni siquiera participan de sus excesos ni se precian de practicar su religión.

Aún el hecho de no ser cristiano, ni creyente, ni piadoso, valida comportamientos animales, en realidad el guanaco promedio es inculto, de poca educación y carente de valores, por lo que es fácil presa del vicio y de los excesos y cuando las autoridades se ponen rígidas se quejan y maldicen, pidiendo “acción contra el crimen” en lugar de estar jodiendo a la “Gente de Bien” como ellos.

Está bien el plan “Cero Tolerancia”, pero lo que deberían hacer para el problema del tránsito, es multiplicar por diez el valor de cada multa, desarmar totalmente al país sin restricciones ni excepciones y educar al pueblo como primera y máxima prioridad de todo gobierno, ya sea de izquierda, derecha o de “ni chicha ni limonada”.

Hace falta educación para tener religión.

Be Sociable, Share!

4 comments for “Jueves Santo, entre la fe y la concupiscencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.