Guía práctica para salir de una crisis económica personal. Parte 2

Paso 2 Informar la situación a nuestro núcleo.

Un gran error que se comete en momentos de crisis financiera es tratar de ocultar la situación a nuestro núcleo más cercano, ya sea familia, amigos o colegas.

Nos avergüenza no ganar lo suficiente y creemos que la medida del éxito la tenemos en el nivel de nuestros ingresos o en nuestro éxito con los negocios.

Pensar así es un error, ya que no podremos salir solos de un problema económico si no contamos con la colaboración y el decidido apoyo de nuestro núcleo más cercano, por lo que se debe hablar claramente con ellos, comenzando con los de mayor influencia, cónyuge, padres, hermanos, socio principal, etc.

Luego se debe informar a los que dependen de nosotros en un tono menos alarmista, procurando que entiendan que se está pasando un momento transitorio en el que deberemos reacomodar nuestros gastos para estar mejor mas adelante. No debemos infundir pánico en quienes dependen de nosotros pero si hacerles ver que deben colaborar para que todos salgamos adelante.

Este paso es duro y requiere mucha confianza en ese grupo íntimo, pero es importante para que las medidas que se tomen sean efectivas y no causen conflicto o discordia.

Hable primero con la persona más cercana y al tener su apoyo garantizado, lo cual casi siempre se logra, vaya acuerpándose para ir explicándole la situación al resto de su núcleo.

Pasada esta etapa que es muy dura, podemos seguir adelante. Por favor no se salte este punto, porque de completar esta etapa depende el éxito o fracaso de las medidas que implementará más adelante.

Paso 3 Sentarnos a evaluar, medir y cuadricular nuestra situación.

Le atribuyen al físico y matemático inglés William Thompson, conocido como Lord Kelvin la frase:

“Lo que no se mide no se puede mejorar y lo que no mejora se degrada siempre”

Si ya aceptamos tener un problema debemos saber su magnitud para poder enfrentarlo con el método adecuado.

a) Determinar nuestras deudas totales a mediano y largo plazo

El método más simple para evaluar nuestra situación económica es la simple enumeración de las deudas, es decir hacer una lista de nuestras deudas totales, para saber la magnitud de lo que debemos pagar a largo o mediano plazo.

Ejemplo:

Tarjeta de crédito XYZ = 4,556.23

Préstamo del Automóvil = 8,245.00

Hipoteca de la Casa: 145,345.00

Total de las deudas a largo y mediano plazo = 158,146.23

Con este dato estamos listos, para saber la magnitud de nuestra deuda, global, pero hace falta ver también lo que debemos pagar a corto plazo y en forma periódica.

b) Determinar nuestro gasto periódico.

Esto significa que de acuerdo a la periodicidad con que recibimos nuestro sueldo, debemos repartir nuestros pagos en esos mismos períodos; es decir que si nos pagan una vez al mes, debemos hacer un pago al mes de nuestras deudas, si nos pagan quincenalmente podemos repartir los pagos en las dos quincenas o si nos pagan semanalmente, repartimos los pagos de manera que lo distribuyamos en cada pago para poder cubrir los gastos corrientes y las deudas sin dejar nada pendiente.

Ejemplo:

Nos pagan quincenalmente y entonces podemos distribuir los gastos quincenales así:

Gastos

1ª Q.

2ª Q.

Total

Víveres, comida, supermercado.

200.00

200.00

400.00

Colegio de hijos

80.00

99.00

179.00

Servicios Básicos: Agua, Electricidad, Teléf.

95.00

90.00

185.00

Otros Servicios: Internet, Celular, TV Cable

50.00

50.00

100.00

Vigilancia

25.00

-.-

25.00

Cuota Vehículo

150.00

150.00

300.00

Tarjeta de Crédito

75.00

75.00

150.00

Cuota Hipoteca Casa

275.00

300.00

575.00

Clases de Yoga

25.00

25.00

50.00

Gastos vehículos

75.00

75.00

150.00

Gasolina y lubricantes

50.00

50.00

100.00

Ropa y accesorios

50.00

50.00

100.00

Comidas Restaurantes

80.00

80.00

160.00

Salidas Fin de Semana

75.00

75.00

150.00

GRAN TOTAL

1,305.00

1,319.00

2,624.00

Una vez detallados los gastos, sin que falte uno solo, aunque pensemos que es ocasional y que no importa, detallémoslo, si tenemos “gastos secretos”, será buen momento para ponerlos en la mesa, aclararlos o bien eliminarlos.

Sin ponernos moralistas, lo cierto es que resulta muy complicado estar escondiendo este tipo de gasto, tarde o temprano se descubren y entonces debemos afrontar las consecuencias, pero si no hay más remedio, debe considerarlo como un extra que tiene que apartar, pero lo más aconsejable es que si afecta a su núcleo, busque la forma de eliminarlo hasta que esté en condiciones de cubrirlo, sin que eso signifique sacrificar económicamente a su núcleo cercano.

Muchas veces sucede que este tipo de gastos son los que nos llevan a un estado de crisis financiera personal, por lo que si este es su caso, querido lector le recomiendo que busque otro tipo de ayuda pues su problema va más allá de lo simplemente económico.

Regresando a nuestra tablita, estamos listos para tomar el machete y cortar los gastos prescindibles, es decir de aquellos que podemos eliminar además de rebajar los que podemos disminuir sin que afecte nuestra supervivencia.

Gastos

1ª Q.

2ª Q.

Total

Víveres, comida, supermercado.

175.00

175.00

300.00

Colegio de hijos

80.00

99.00

179.00

Servicios Básicos: Agua, Electricidad, Teléf.

95.00

90.00

185.00

Otros Servicios: Internet, Celular, TV Cable

20.00

50.00

20.00

Vigilancia

25.00

-.-

25.00

Cuota Vehículo

150.00

150.00

300.00

Tarjeta de Crédito

100.00

100.00

200.00

Cuota Hipoteca Casa

275.00

300.00

575.00

Clases de Yoga

25.00

25.00

-.-

Gastos vehículos

50.00

50.00

100.00

Gasolina y lubricantes

50.00

50.00

100.00

Ropa y accesorios

25.00

25.00

50.00

Comidas Restaurantes

50.00

50.00

-.-

Salidas Fin de Semana

25.00

25.00

50.00

Ahorro Matriculas fin de año

30.00

30.00

60.00

Ahorro Fiestas Cumpleaños

25.00

25.00

50.00

GRAN TOTAL

1125.00

1119.00

2244.00

Podemos notar que en este nuevo presupuesto, hemos eliminado dos gastos de los que podemos prescindir, ya que el Yoga lo podemos seguir practicando sin necesidad de asistir a un Gimnasio especializado y las comidas en restaurantes no son algo que sea indispensable para nuestra vida, así como hemos reducido el gasto en otros rubros como en ropa y salidas de fin de semana, sin eliminarlos ya que de alguna manera debemos estar presentables y divertirnos un rato en la semana por simple sanidad mental, el internet no es algo que necesitemos en casa a menos que seamos desarrolladores web independientes y el celular no necesitamos un plan de smartphone de última generación si lo que deseamos es comunicarnos.

En el Supermercado podemos reducir la compra de artículos innecesarios o de los que podemos prescindir como las aceitunas españolas rellenas de… caviar, para el traguito de fin de semana o la docena de botellas de esa cerveza oscura inglesa que tanto nos gusta, pero que resulta carísima a la luz de nuestro presupuesto y no nos podemos permitir, de todas maneras el agua fresca es mas saludable.

Es importante hacer la lista de compras del supermercado previamente, y para eso debemos revisar lo que tenemos en casa y determinar exactamente lo que nos hace falta, pues muchas veces compramos algo que ya tenemos y que se termina acumulando, mientras el gasto nos incrementa porque siempre adquirimos algo que si necesitamos comprar. Recuerdo un período en el que teníamos una gran cantidad de bolsas de basura porque cada vez que íbamos al supermercado, veníamos con uno o dos paquetes de bolsas y se nos acumularon tanto que pasamos casi seis meses sin comprar bolsas de basura.

Al final notamos que hemos reducido en presupuesto de $ 2,624.00 a $ 2,244.00, es decir, $380.00 dólares que seguramente parte de esto lo sacábamos de la tarjeta de crédito y que nos hacía un incremento constante en la deuda que con el pago mínimo jamás terminaríamos de pagarla.

Notemos que se ha incrementado el pago de tarjetas, puesto que entre mas rápido cancelemos las deudas estaremos mas libres en menos tiempo, además hemos añadido dos rubros de ahorro que nos evitará recurrir al crédito para solventarlos, como son las matrículas colegiales de fin de año  y la celebración de cumpleaños, de tal manera que tendremos fondos para cubrir ambas eventualidades sin aumentar nuestra deuda.

Este paso es muy importante cumplirlo, debemos estar claros de cuáles son nuestras obligaciones financieras de carácter mandatorio y darles prioridad.

Debemos priorizar las deudas en el pago y prescindir de lo que no abone a saldar estas deudas.

Esto significa que habría que valorar algunos de estos gastos, por ejemplo el vehículo, respondiéndonos con tota sinceridad si de verdad lo necesitamos o si es el vehículo que realmente podemos pagar, podríamos venderlo y comprar uno mas barato que nos quitaría una gran carga financiera y al que solo invertiríamos parte en puro mantenimiento.

Este quizá es el paso más duro que debamos dar, puesto que las personas nos acomodamos fácilmente a un modo de vida y sufrimos mucho al prescindir de algo que teníamos, aunque no sea prioritario o vital para nuestra existencia.

El trabajo de establecer y ajustar nuestro presupuesto en forma sistemática y controlada puede ser deprimente, pero no podemos evitarlo si queremos salir de la crisis.

Manos al papel, al lápiz y a trabajar.

Be Sociable, Share!

16 comments for “Guía práctica para salir de una crisis económica personal. Parte 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.