El voto de los salvadoreños en el exterior: crónica de un fracaso anunciado

estrategia
Una de las promesas emblemáticas del Presidente Funes  consistía en que los salvadoreños en el exterior podrían votar en las próximas elecciones presidenciales a celebrarse en el 2014. Pero fue hasta enero de este año que la Asamblea Legislativa aprobó la “LEY ESPECIAL PARA EL EJERCICIO DEL VOTO DESDE EL EXTERIOR EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES.” En abril de este año la ley fue reformada. Cuando solo faltaban diez meses para las elecciones de febrero del 2014.

Según estimaciones de Cancillería, efectuadas en enero de 2012, en el exterior vivían 2, 950, 126 salvadoreños, los cuales en más de un 90% se concentran en EUA y Canadá. En la actualidad el número debe ser superior a los tres millones de salvadoreños.

Entre las modificaciones que en abril la Asamblea le hizo al decreto antes mencionado se destaca el artículo 4, en el cual para que un ciudadano pueda votar desde el exterior es necesario “poseer documento único de identidad vigente con dirección de residencia en el exterior.” Esta nueva medida se convierte en un serio obstáculo para muchísimos compatriotas en el exterior que tienen el DUI vencido o con dirección de residencia en El Salvador. La situación se agrava pues durante más de dos años no se había extendido el DUI en el exterior, al vencer el contrato que tenía el Registro Nacional de las Personas naturales (RNPN) con la empresa DOCUSAL y porque con la nueva empresa contratante de la maquila del documento no se incluyó su continuidad en el contrato original.

Es hasta hace unos meses que se ha reiniciado la entrega del DUI en las oficinas de las embajadas o consulados salvadoreños en EUA y Canadá, acción que es altamente positiva. Pero la demanda del documento es tan grande que han sobrepasado de sobra la capacidad instalada y en la mayoría de casos están programando las citas para el mes de septiembre en adelante. Con el agravante que el Registro Electoral se cierra el 5 de agosto, por lo cual los que obtengan el documento después de esa fecha no podrán votar.

De todos los DUIS entregados hace varios años por DOCUSAL solo 67, 234 estarán vigentes el día de las elecciones presidenciales. Con la actual capacidad instalada en las embajadas y consulados, el RNPN proyecta haber entregado al 5 de agosto la cantidad de 35, 729 DUIS. Sumadas esta dos cifras nos darían el universo real de votantes en 102, 963 con capacidad de ejercer el voto en el exterior. No olvidar que el estimado total de salvadoreños en el exterior es de unos tres millones. Por lo cual esta cifra no representa ni el 5% del universo.

Según el artículo 5 de la Ley Especial  “Para ejercer el voto desde el exterior, las ciudadanas y los ciudadanos deberán manifestar su voluntad inequívoca de ser incluidos en el padrón electoral, mediante un formulario especial suministrado por el Tribunal, al menos sesenta días antes de la convocatoria a elecciones.” El 23 de mayo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) inició el plazo para recibir solicitudes de los salvadoreños que llenado los requisitos decidan incorporarse al padrón de votantes en el exterior. Al 4 de junio, 1147 ciudadanos han solicitado su inscripción, esto nos da un promedio de 96 salvadoreños diarios.

Si tomamos en cuenta que el Registro electoral se cierra el 5 de agosto, los salvadoreños tienen 74 días para “manifestar su voluntad inequívoca” de querer votar en el exterior. Al actual promedio diario de solicitudes, solamente 7, 104 salvadoreños votarían en el exterior. Es probable que al pasar los días el promedio de salvadoreños solicitantes aumente, pero es difícil pensar que sobrepase los 10, 000.

Esta es la cruda y triste realidad. Sustentada con datos y cifras para lograr la mayor objetividad. Se pueden hacer numerosas especulaciones e interrogantes al respecto. ¿Por qué se aprobó tan tarde la ley del voto en el exterior? ¿Por qué se reformó dos meses después endureciendo los requisitos para votar? ¿Hay intereses electorales que impiden que los salvadoreños en el exterior puedan ser una fuerza importante que incida en el resultado electoral presidencial? ¿Por qué las entidades oficiales no explican esta realidad? Etc.

Para no ser pesimistas es necesario considerar que al menos, por primera vez, un grupo de salvadoreños expresará su voluntad en las urnas desde el exterior. Lástima que será irrelevante su participación. Pero se ha iniciado un proceso que debemos exigir que se mantenga y amplíe en futuros procesos electorales.

Ayutuxtepeque, 13 de junio de 2013.

Be Sociable, Share!

5 comments for “El voto de los salvadoreños en el exterior: crónica de un fracaso anunciado

  1. Juan D.
    13/06/2013 at 2:16 pm

    Mejor deberíamos hacer una petición o al menos un debate sobre el significado del voto de los salvadoreños en el exterior, yo por el momento no estoy de acuerdo si no es con candidatos en circunscripciones exteriores, así como hay un censo nacional debería haber un censo externo que permita tener verdaderos representantes de los lugares donde se vota, y no voto por partido sino por personas. Claro habría que cambiar la constitución y las leyes secundarias, pero si el 30% de los salvadoreños no vive en el país, y manda dinero, entonces que tengan la capacidad real de decidir, sino sigue siendo un juego de partidos locales.

    • Juan D.
      13/06/2013 at 2:18 pm

      Y si preguntan como hacen fuerza, simple, traten de llevarse a su gente y no manden dinero, que a los que terminan enriqueciendo esos dólares es a los mismos de siempre.

      • raul fuentes
        13/06/2013 at 4:45 pm

        ¿Qué mas decir Juan D. ya lo dijo todo?¡¡¡¡

  2. RafaelA
    14/06/2013 at 9:33 am

    La gente no se entusiasma mucho por votar; incluso viviendo en el país.
    Vemos que los jóvenes que no han cumplido los dieciocho años, pero que los cumplirán antes del 2 de febrero de 2014 (día de las elecciones) ni siquiera se interesan por sacar el DUI a pesar de la propaganda y pedido del TSE.
    Quizás JJMar sea pesimista y considere fracaso que de la diáspora sólo vote un 3% digamos. Por supuesto que no se puede obligar a la gente que vote; pero tampoco se le puede negar el derecho a quien o quienes quieran votar. En el hipotético caso que solamente votaran dos mil personas, pues, algo se ha logrado.
    Haciendo una comparación, antes consideraba que hacer pasarelas era un gasto innecesario, pues la gente no las usa y arriesgan su vida atravesándose la calle debajo de ellas; pero cuando vi a una señora con sus dos hijos pequeños utilizándola, entonces pensé que…si valía la pena.
    Estimado JJMar: ¿Fueron un fracaso las candidaturas independientes para diputados?. Dependiendo de la «óptica» con que se mire, yo diría que si, que fueron un fracaso porque apenas se inscribieron algo así como cinco y al final solo compitieron dos que seguramente sólo sus familiares votaron por ellos. Pero si lo vemos desde otro punto de vista yo diría que «no fue un fracaso», porque «se hizo la prueba» y quedó evidenciado que a la gente no le interesan las candidaturas independientes; por tanto, será difícil que en el futuro alguien «se aventure» a inscribirse y quedar en ridículo. Los que si puede considerarse que fracasaron, fueron los promotores de esas candidaturas; y ahí tenemos a los mal llamados «Aliados por la Democracia» y personas como Ramón Villalta, Félix Ulloa y otros que no creo que sigan promoviendo tales candidaturas para futuras elecciones.

    • Juan D.
      14/06/2013 at 11:51 am

      No fue un fracaso lo de las candidaturas independientes, sino que la hicieron fracasar las estructuras políticas actuales, al endurecer requisitos para los independientes y suavizar los de los partidos, cuando era hacer lo contrario, pero eso no les interesa, así como muchas otras cosas, ya sea por ignorancia, desidia o malas intenciones, y yo me inclino por lo último.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.