De política, miedos, religión y mentiras o cuando el odio es la campaña

Hemos estado observando en los medios alineados, en las redes sociales y por medio de panfletos colocados de puerta en puerta, al menos en Santa Tecla que hay una campaña enorme Goebbeliana para convencer a la población «Cristiana» de que el candidato a la presidencia de El Salvador por la coalición de fuerzas GANA-CD-NI, Nayib Bukele es musulmán y que esto representa un grave peligro para El Salvador.

IMG_3196


De entrada esta campaña puede ser objeto de una demanda pues atenta contra varios artículos de nuestra constitución política que enumero y detallo a continuación:


Art. 3.– Todas las personas son iguales ante la ley. Para el goce de los derechos civiles no podrán
establecerse restricciones que se basen en diferencias de nacionalidad, raza, sexo o religión
.


Art. 6.- Toda persona puede expresar y difundir libremente sus pensamientos siempre que no
subvierta el orden público, ni lesione la moral, el honor, ni la vida privada de los demás. El ejercicio de
este derecho no estará sujeto a previo examen, censura ni caución; pero los que haciendo uso de él infrinjan
las leyes, responderán por el delito que cometan.
En ningún caso podrá secuestrarse, como instrumentos de delito, la imprenta, sus accesorios o
cualquier otro medio destinado a la difusión del pensamiento.
No podrán ser objeto de estatización o nacionalización, ya sea por expropiación o cualquier otro
procedimiento, las empresas que se dediquen a la comunicación escrita, radiada o televisada, y demás
empresas de publicaciones. Esta prohibición es aplicable a las acciones o cuotas sociales de sus propietarios.

Las empresas mencionadas no podrán establecer tarifas distintas o hacer cualquier otro tipo de
discriminación por el carácter político o religioso de lo que se publique
.


Art. 25.- Se garantiza el libre ejercicio de todas las religiones, sin más límite que el trazado por
la moral y el orden público
. Ningún acto religioso servirá para establecer el estado civil de las personas.

Art. 26
.- Se reconoce la personalidad jurídica de la Iglesia Católica. Las demás iglesias podrán
obtener, conforme a la ley, el reconocimiento de su personalidad.



Art. 82
.- LOS MINISTROS DE CUALQUIER CULTO RELIGIOSO, LOS MIEMBROS EN SERVICIO
ACTIVO DE LA FUERZA ARMADA Y LOS MIEMBROS DE LA POLICÍA NACIONAL CIVIL NO PODRÁN
PERTENECER A PARTIDOS POLÍTICOS NI OPTAR A CARGOS DE ELECCIÓN POPULAR.

TAMPOCO PODRAN REALIZAR PROPAGANDA POLÍTICA EN NINGUNA FORMA.


Esta campaña básicamente contraviene uno o todos los artículos anteriormente señalados, además es una muestra clara de intolerancia religiosa.


En el artículo 18 de la declaración Universal de Derechos Humanos, se establece que todo individuo tiene derecho a la libertad de pensamiento y que dicho derecho afecta a la práctica de las creencias religiosas. Así, si todos somos libres a la hora de creer y practicar una doctrina religiosa u otra, nuestra libertad es tan válida como la de los demás.


En términos generales la intolerancia religiosa no solo se opone a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino que es una posición fundamentalista que alienta y difunde el odio y el enfrentamiento entre las personas y los pueblos.


Esta campaña pone a sus instigadores y financista en la misma categoría de los fundamentalistas islámicos que atacaron al periódico francés Charlie Hebdo aquel 7 de enero del 2015, se trata de pura intolerancia religiosa, pretender lograr que la gente crea que el advenimiento de un presidente Musulmán sea el inicio de una especie de Holocausto Cristiano, eso es apelar a la ignorancia y xenofobia más primitiva de nuestros pueblo.


Eso es llevar la campaña al punto en que se convierta en una falacia ad hominem, como no han podido revertir la tendencia de las encuestas ya entraron en la más absoluta desesperación y no les queda otro camino que atacar la imagen del fulano con todo, tal como lo hicieron con el finado Schafick para llevar al cuarto presidente de ARENA, Tony Saca, del que todos reniegan hoy, pero en su momento abrazaban como el salvador de la patria que nos había librado de un comunista, come niños. que haría una saponificación geriátrica masiva.


En ese tiempo la propaganda sucia fue muy eficaz, tan eficaz que Tony Saca tuvo la victoria más holgada que un candidato haya obtenido desde el fin de las dictaduras militares, pero actualmente parece que no ha tenido mucho impacto ya que el susodicho musulmán en lugar de decaer, parece que sube en aceptación.


Esto los llevará a que aceleren el plan A, que es inhabilitarlo legalmente, lo que podría acarrear situaciones de violencia entre sus seguidores, que no son pocos y que posiblemente sea la razón por lo que han evitado por el momento llevarlo a cabo.


El plan B que es denigrarlo mediáticamente parece que no funciona.


Creo que el plan «A» será el más efectivo, a menos que de veras no encuentren ninguna acusación que resista a un análisis exhaustivo y terminen cayendo por su propio peso.


Pero la campaña de odio anti religioso que han montado se les puede revertir en el votante pensante que aunque no lo crean ha crecido en número, gracias a ellos mismos que basaron las campañas anteriores en mentiras y amenazas  comunistas que nunca se cumplieron con el FMLN.


¿Tendrán Plan C? Me da un escalofría el pensarlo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.