Premoniciones de Huxley frente a las aspiraciones de Skinner sobre la sociedad controlada


Por: Francisco Quintanilla

En este breve ensayo, se pretende hacer una valoración más allá del “uso” que se le está dando a la tecnología de punta en algunos países como China Popular, Rusia, Singapur, Irán, Israel, países europeos, etc., para el combate y control de la pandemia del coronavirus.
Esta valoración, se intenta hacer desde los presupuestos e ideas planteadas por dos grandes pensadores, uno médico y el otro psicólogo, es decir, desde los planteamientos hechos por el británico Aldous Huxley y los hechos por el estadounidense Burrhus Frederic Skinner.
Los planteamientos de ambos pensadores coinciden en la idea del tipo de sociedad de la que hablan, es decir, de un tipo de sociedad planeada. Pero difieren radicalmente en sus propósitos, ya que Huxley lo hace desde una perspectiva critica y cuestionadora de una sociedad basada en la planificación científica y el control del comportamiento humano mediante la ciencia aplicada y la tecnología, y Skinner, por el contrario, lo que escribió sobre la sociedad planeada científicamente, es para justificar tal tipo de sociedad, y verla como buena y necesaria para los intereses de los más poderosos económica y políticamente.
En otras palabras, Huxley con sus planteamientos da base para que la humanidad y los pueblos se organicen, para luchar por una autentica liberación de todo aquello que les oprime y reprime, por el contrario, las ideas expuestas y desarrolladas por Skinner, van orientadas a legalizar y desarrollar el dominio de las personas y pueblos más pobres por parte de los más poderosos económica y políticamente, haciendo uso de la ciencia y de la tecnología.
En 1932, Huxley imaginó premonitoriamente la sociedad del futuro, como “un mundo feliz” organizado en zonas seguras y confortables, cuyos habitantes son procreados in vitro, es decir, en laboratorio, y condicionados genéticamente para producir, consumir y obedecer. Esta sería una sociedad, donde no existe la enfermedad y el dolor, pero la libertad del individuo quedará abolida. Salvo, para los individuos que se rebelen a tal tipo de organización social, económica, política y tecnológica.
Esta imaginación premonitoria, Huxley la plasmó en su libro, cuyo nombre original es: Brave new world, pero cuando se tradujo al castellano, se tradujo como: Un mundo Feliz.
Un mundo feliz, es una obra literaria acerca del futuro, donde Huxley, anticipa por medio de premoniciones, el tipo de sociedad en que se va a convertir el mundo por el uso inadecuado del desarrollo científico y tecnológico. Una sociedad donde desde la procreación, el nacimiento, el crecimiento y desarrollo de una persona estará controlado por medio de la ciencia y la tecnología. Por supuesto, la ciencia y la tecnología, estará al servicio de los más poderosos económica y políticamente a nivel nacional y sobre todo a nivel supranacional.
En función de la idea anterior, Huxley (1969), sostiene que: “Es probable que todos los gobiernos del mundo sean más o menos enteramente totalitarios, aun antes de que se logre por parte de la sociedad una adaptación al empleo de la energía atómica (…)” (p. 16).
Estos gobiernos totalitarios, fortalecerán su dominio haciendo uso de la tecnología de punta, mediante la cual ejercerán un dominio eficiente sobre la población nacional y/o mundial. Dice Huxley al respecto (1969):
Ciertamente, a menos que nos decidamos a descentralizar y emplear la ciencia aplicada, no como un fin para el cual los seres humanos deben de ser tenidos como medios, sino como el medio para producir una raza de individuos libres, sólo podremos elegir entre dos alternativas: o cierto número de totalitarismos nacionales, militarizados, que tendrán sus raíces en el terror que suscita la bomba atómica (o si le guerra es limitada, la perpetuación del militarismo); o bien un solo totalitarismo supranacional cuya existencia seria provocada por el caos social que resultaría del rápido progreso tecnológico en general y de la revolución atómica en particular, que se desarrollaría, a causa de la necesidad eficiente y estabilidad, hasta convertirse en la benéfica tiranía de la Utopía. (p.20)
En esta idea que plante Huxley, se destacan por lo menos tres ideas fundamentales, una, es que los que financian el desarrollo de la ciencia y de la tecnología como los que la desarrollan tienen uno u otro propósito, utilizar los resultados de la ciencia para contribuir al bienestar, felicidad y liberación del ser humano, o, por el contrario, procurar su ruina y una esclavitud progresivamente mayor.
La segunda, es que sobre todo los que financian el desarrollo científico y tecnológico, haciendo mancuerna con los que tienen el poder económico y político, utilizan o utilizaran tal desarrollo para ir obteniendo un dominio mayor y absoluto sobre todo el planeta tierra, como lo han intentado a lo largo de la historia humana varios imperios: el persa, el griego, el romano, el español, el inglés, el alemán, el ruso, el estadounidense, el chino, etc.
Y la tercera idea, es que el uso y mal uso progresivo y exagerado de la tecnología, producirá un caos, el cual los que tienen el poder económico y político, lo utilizaran como justificación para imponer a toda costa, un gobierno totalitario nacional y supranacional.
Actualmente, se observa, que buena parte de la población está recurriendo a la tecnología informática, no para instruirse y formarse como entes críticos y cuestionadores de la realidad, sino para volverse parásitos consumistas, pervertidos y acríticos de lo que realmente está pasando en su respectivo país y en el mundo entero. Esto los convierte en sujetos u objetos más fácilmente manipulables al servicio de los intereses perversos imperialistas, quienes, a la vez de promover tales comportamientos, lo tomaran inmoralmente, según Huxley, como justificación para imponer un gobierno nacional y trasnacional totalitario.
De hecho, los hechos históricos han ido mostrando, que el desarrollo científico y tecnológico, como se sostuvo en el documento, Ciencia, arma de dos filos (Quintanilla, 2020), en la separación de la política y la ética, se ha inclinado para favorecer a los países y personas más poderos económica y políticamente del planeta tierra y dominar absolutamente a los pueblos más empobrecidos.
El control que los gobiernos totalitarios de diferentes colores ideológicos y políticos, realizaran por medio de la tecnología, conllevará a que estos, en forma progresiva limiten y anulen la libertad económica y política y por otra, para adormecer opiáceamente a la población, posibilitaran la supuesta “libertad” sexual por la que luchan muchos movimientos feministas y LGTB.
Huxley (196), al respecto, sostiene que: “A medida que la libertad política y económica disminuye, la libertad sexual tiende en compensación a aumentar” (p. 19). Esta aparente libertad sexual, que más bien es un libertinaje sexual, va acompañada según Huxley de otros adormecedores de la población como la influencia del cine, la radio, la televisión, los narcóticos, y ahora le agregaría los dispositivos móviles, los cuales facilitan en su dimensión antiética, adormecer a la población, para que no se percaten, que son cada día más esclavos, con la ilusión de que son progresivamente más libres.
Esta ilusión óptica, lleva a buena parte de la población mundial a considerar que se ha avanzado en la conquista de mayores dosis de libertad, sin darse cuenta, que es en realidad una falsa libertad, manifestada en un libertinaje sexual (prostitución, homosexualidad, lesbianismo), que en última instancia, además de ser una herramienta de dominación y adormecimiento político de las masas, son instituciones, que se han constituido en empresas que les generan ganancias exorbitantes a los más poderosos económica y políticamente a nivel mundial. Libertinaje sexual y la tecnología perversamente utilizada, facilita el control y dominación de la población.
En síntesis, en 1932, Huxley, pronosticó que este tipo de sociedad iba a ser implantada dentro de unos seiscientos años, pero luego de ciertas valoraciones consideró, que sería dentro de cien años.
Como se ve cuan certeras han sido las premoniciones de Huxley, ya que en las dos últimas décadas del siglo XX y sobre todo en estas dos primeras décadas del siglo XXI, con la llamada cuarta revolución, es decir, el de la Biotecnología, Ingeniería genética, la Nanotecnología y la inteligencia artificial, el desarrollo de la ciencia y de la tecnología, de nuevo, los que la han financiado y producido, no ha sido para procurar el bienestar de la humanidad sino para implantar un dominio mayor sobre toda la humanidad, y por lo tanto para controlarla, esclavizarla y explotarla más eficiente y perversamente.
Por su parte Skinner, durante toda su vida fue un adalid del enfoque científico de la conducta, mediante el control de organismos vivos efectuando cambios en su ambiente inmediato. Esto lo llevó, a tener y formular una utopía sobre una sociedad planeada. Esta utopía Skinner, la presentó por primera vez en 1948 en su novela Walden II. Desarrollando esa idea, en forma más sistemática en 1953, en su libro “La ciencia y el comportamiento” y en 1971 en su libro “Más allá de libertad y de la dignidad”.
Las ideas que Skinner, presentó en esos libros fueron fuertemente criticadas, porque justificaba una sociedad donde los individuos fueran controlados haciendo uso del desarrollo de la tecnología, es decir, una sociedad donde al ser humano le sacrifican su libertad y su derecho a ser libre. Skinner, se defendía diciendo, que el ser humano nunca ha sido libre, y siempre ha estado y estará sujeto a un control
Skinner (1971) al desarrollar las ideas sobre el control que se debía ejercer en su proyecto utópico de una sociedad planeada, sostiene que el diseñador de una cultura se pone bajo la línea de fuego porque todo diseño implica control, aunque sea el control ejercido por el diseñador y que la relación entre controlador y controlado es reciproca. Es decir, que el que controla se va volviendo dependiente de la conducta del controlado.
El proceso de control que ejerce el que tiene el poder sobre las personas controladas, se podrá realizar más fácilmente mediante máquinas, quienes facilitaran la aplicación de refuerzos y castigos, que son herramientas de control y manipulación del comportamiento.
En los planteamientos de Skinner, no hay espacio para la espontaneidad en el comportamiento humano, sino que todo debe ser científicamente planeado, reduciendo en este sentido al ser humano a una maquina que obedece los preceptos de los controladores, que son aquellos que en última instancia tienen el poder económico y político, es decir, los diseñadores o los que contratan a los que diseñan esa sociedad planeada, donde como se dijo se elimina con la ayuda de la ciencia y de la tecnología la libertad individual y grupal y su derecho a luchar por ser libres.
Desarrolladas en términos generales las ideas de Huxley y las Skinner, que como se dijo, las primeras como ideas predictoras del futuro de la sociedad humana, y las segundas como aspiraciones de que se construya una sociedad planeada que sea profundamente controladora de la conducta humana, de la inmensa mayoría de humanos por unos cuantos controladores mediante la tecnología, se procede desde las categorías de esos dos pensadores, a valorar y analizar el uso de la tecnología como robots, drones, cámaras de reconocimiento fácil y de control de temperatura corporal por parte de algunos gobiernos nacionales, para combatir la pandemia del COVID19.
Según algunos analistas políticos, así como muchos defensores de los derechos humanos a nivel internacional, conciben que el partido comunista de China, utiliza, este sistema basado en la tecnología de punta, no sólo para controlar la pandemia, sino como una forma sofisticada y eficiente de control de las masas.
De ser así, unas de las preguntas fundamentales, que surge ante el uso de dicha tecnología, ¿si nada más se utilizará para el control y erradicación de la pandemia del cvid-19, o su uso se mantendrá después de superada la pandemia, para ejercer un control sobre las masas y así eliminar las libertades individuales, de las masas y de los pueblos? Y ¿qué cosas oscuras hay detrás del telón en el escenario mundial del supuesto control de la pandemia del covid-19 mediante la tecnología de punta?
Desde las ideas de Huxley, los gobiernos totalitarios no sólo se desarrollan en un sistema capitalista, sino que también en países de corte socialista. Son totalitarismo, según Huxley con características diferentes, pero al fin gobiernos totalitarios, que al final, sean capitalistas como los EEUU y “comunistas” como China Popular, lo que pretende con el uso de la ciencia y tecnología de la cuarta revolución, es tener un control mayor sobre las masas, en este sentido, ir eliminando la libertad individual y de las poblaciones, para luchar por su libertad real e integral.
El uso de la tecnología más sofisticada que se conoce para el combate de tal pandemia, posibilitará la justificación de su uso permanente, que, desde Huxley, ira minando progresivamente el derecho de las personas y de los pueblos a ser libres y luchar por su liberación. Sólo los que se resistan, mantendrán utopías revolucionarias de liberación.
Estos cuestionamientos que se hacen, que detrás de fondo del uso de esa tecnología, no está su interés por combatir tal pandemia, sino ir progresivamente implantando un nuevo y más eficiente sistema de control de los que se vuelve críticos a uno u otro sistema económico, a una u otra forma de gobierno y de gobernar.
El uso, de la ciencia y de la tecnología que se va desprendiendo del desarrollo de la Biotecnología, de la Ingeniería genética, de la Nanotecnología, y de la Inteligencia artificial, para obtener un mayor dominio sobre todo el planeta tierra y sobre toda la humanidad, desde hace ratos, viene siendo una aspiración de muchos países llamados desarrollados.
Estados Unidos, viene trabajando desde hace varias décadas atrás, sobre la implantación de microchips en cada ciudadano estadounidense y mundial. La cadena NBC, informó que desde el año 2017, los estadounidenses podrían utilizar un polémico microchip, ya que de esta forma el gobierno de turno podría obtener toda la información relacionada con una persona, con el supuesto de mejorar su calidad de vida, sin embargo, su intención real es tener un control absoluto de todas las personas vía satelital, anulando con esto el derecho que las personas individuales y colectivas tiene a ser libres y a luchar por su liberación, anulando o eliminando a todo aquel que lo consideren un peligro para su seguridad nacional.
Las pretensiones de los gobiernos estadounidenses, también las tienen varios países europeos y asiáticos, tales como Suecia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Rusia, China Popular, etc.
El uso de esta tecnología se ha aplicado enormemente por parte de estos países, en el campo militar, siempre con propósitos expansionistas y de ir obteniendo mayores dosis de poder económico y de dominio sobre el mercado internacional.
Entonces, como muy bien lo anticipó Huxley, los gobiernos totalitarios, no sólo se desarrollan en países capitalistas, sino que también en países de corte comunista como China Popular, que más bien es una deformación de las aspiraciones humanas e ideológicas de Mao Tse Tung y de lo que supone y exige el socialismo científico según Marx y Engels.
Los temores de varios analistas a nivel mundial, sobre que el uso de la tecnología de punta para combatir el COVID19 por parte del gobierno de China y de gobiernos de otros países que lo han imitado, se vuelva algo permanente, ya no para controlar pandemias como el COVID19, sino para controlar a la población, y sobre todo a los que piensan diferente, son válidos. Temor, que no es reciente, ya que también se ha denunciado el uso de tales tecnologías por parte de gobiernos de países super poderosos como de los Estados Unidos, y otros países europeos para anular la libertad individual y poblacional, y tener un control absoluto sobre ellos vía satélite.
Por otra, parte, muchos gobiernos de países pobres como los latinoamericanos, pero que aspiran convertirse en gobiernos totalitarios, que no tienen la posibilidad de desarrollar y hacer uso de la tecnología de la cuarta revolución, han utilizado la pandemia del COVID19 para justificar el fortalecimiento de las fuerzas armadas, también para ejercer un control mayor sobre las personas o grupos que los consideran un peligro para sus intereses, atentando contra muchos derechos humanos individuales y colectivos. Esto, también ha sido denunciado a nivel internacional.
Entonces, detrás de la pandemia del COVID19, no sólo se oculta la lucha descomunal entre los grandes imperios por el mercado internacional, no sólo se oculta la urgencia de los gobiernos de estos países de disminuir la mano de obra “inservible” y que es una carga para el Estado, como son las personas de la tercera edad, no sólo se oculta la descabellada idea de disminuir la población y regular la natalidad mundial, sino que también, según varios analistas a nivel internacional, la necesidad imperiosa de utilizar la ciencia aplicada y la tecnología de más alto nivel para desarrollar una sociedad nacional y trasnacional cada vez más planeada como la propuesta por Skinner, donde el control de cada conducta individual y poblacional, sea el pan de cada día, y donde el derecho a ser libres y a luchar por su liberación sea cosa del pasado, tal como lo aspiró el psicólogo estadounidense Skinner.
El mundo y la realidad siempre ha estado y estará cambiando, pero no hay duda, que después que la pandemia del COVID19 sea “superada”, este mundo, la realidad ya no será radicalmente la misma, la tecnología de la cuarta revolución será progresivamente implementada e impuesta, toda para favorecer el dominio de unos pocos que son cada vez menos y más archimillonarios sobre la inmensa mayoría que cada vez son más y más pobres y más esclavos.
Queda entonces, en manos de esa inmensa mayoría decidir qué camino tomará: “vivir” y morir siendo esclavos en una sociedad planeada y controladora como la que propuso Skinner, o vivir y morir luchando por una sociedad donde el uso de la ciencia y de la tecnología, llámese de la cuarta, quinta o sexta revolución, se ponga al servicio de la humanidad, y no al servicio de los interés imperialistas más bastardos, de los más poderosos económica y políticamente, como la consideró y denunció premonitoriamente Huxley.

30/04/2020.

Be Sociable, Share!

2 comments for “Premoniciones de Huxley frente a las aspiraciones de Skinner sobre la sociedad controlada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.