Los orígenes de nuestra guerra civil

Los orígenes de nuestra guerra civil
Leyendo varios comentarios y uno que otro artículo en el que mencionan la guerra civil en términos de su necesidad o no, su inevitabilidad, a favor o en contra, es que caemos en muchas discusiones que la mayor parte de veces resultan estériles.
Me llama la atención que con malicia se plantea que la guerra fue obra de las directrices expansionistas de los comunistas de entonces en pleno apogeo de la guerra fría como un sórdido y oscuro plan para dominar el mundo.
Es decir que la guerra fue para imponer la ideología comunista y fue obra del FMLN.
Es una explicación forzada y simplista pero de tanto verla en los medios nacionales nuestro pueblo, especialmente los estratos mas jóvenes y menos educados llegarán a creerlo, pero la pregunta persiste y es:
¿Como fue que llegamos a la guerra?
Yo que viví esa guerra debajo de la cama en los enfrentamientos nocturnos, en la calle rezando porque no comenzara una balacera por donde pasaba, corriendo o arrastrándome cuando la balacera sí comenzaba, estando en medio del fuego cruzado, escondiéndome de “la Descalza” y tratando de estudiar y de que no me mataran por error, como la gran mayoría de los jóvenes salvadoreños, al margen de la política o de la ideología, temiendo mas a que el ejército nos reclutara o que la Guardia Nacional nos confundiera alguna vez…..que a la guerrilla que nos parecía muy lejana.
Teniendo amigos que se habían ido a la Guerra en uno u otro bando, amigos mutuos que pudieron haber sido posteriormente socios en alguna empresa o compañeros de trabajo, compadres, etc. pero que ahora están muertos en un conflicto que parece no haber resuelto las condiciones que lo iniciaron.
Los niños nacidos durante los finales del 80, crecieron al abrigo de la firma de los acuerdos de paz que llevaron a una verdadera revolución en los derechos civiles de nuestro país, derechos que todo el siglo XX habían sido pisoteados impunemente, por lo que no tienen elementos de juicio para formarse la idea de qué llevó a los salvadoreños a una Guerra Civil de 12 años y que costara la vida de casi 100,000 hermanos.
Para conocimiento de nuestros lectores expongo mi apreciación.


La semilla se siembra en 1932
Imagen
Maximiliano Martínez
Esa carita de dundo no lo exime de culpa.

Remontémonos a los años de 1932 cuando tuvimos una revuelta indígena de carácter casi espontáneo y a la que el recientemente formado movimiento comunista salvadoreño se sumó desastrosamente, sin preparación ni plan definido, a raíz del descontento popular por la miseria a la que habían llegado las masas campesinas por la caída de los precios del café que suspendió las cortas que en muchos casos eran la principal fuente de ingreso de ellos, caía que se dio debido a la depresión de 1929 la cual colapsó casi todos los mercados y por los atropellos cometidos en la llegada al poder del Dictador Maximilano Martínez , revuelta que culminó con el casi total exterminio de la Raza Indígena pura de nuestra patria así como la masacre de toda posibilidad de oposición civil, hecho que consolidó al dictador en el poder por mas de 13 años hasta que una revuelta también civil lograra su caída, cosa que no sirvió de mucho pues siempre se asentó en el poder una serie de gobiernos militares, algunos de facto que nunca permitieron una oposición libre de amenazas, utilizando cuerpos represivos y de choque para silenciar todo pensamiento disidente.
La Guardia Nacional y la Policía de Hacienda se encargan de sistemáticamente aplastar cualquier voz en contra del gobierno e inicia una época de vergonzosos fraudes electorales que mantienen en el poder a una cada vez mas corrupta institución militar que recurre a la violencia y al asesinato para mantenerse en el poder.
Imagen
Ya cubrimos la cuota de hoy
El partido comunista seguía vivo apenas en pequeñas células de intelectuales de clase media y algunos cuadros obreros, pero la consigna por entonces era de quietismo y a lo sumo llegar al poder por vía electoral, sin embargo la represión militar a veces era tan brutal que algunos integrantes se cansaron de su papel de Mesías poniendo ambas mejillas y decidieron devolver los trancazos.


Los años 70
Es así como a inicios de los años 70 surgen sub-agrupaciones entre militantes del PC y otros de la Democracia Cristiana, e intelectuales como Roque Dalton y el chapín Otto René Castillo justifican en su obra literaria la lucha armada como respuesta ante la represión.
Inician el “financiamiento” de su armamento popular utilizando el robo y el secuestro de empresarios y adinerados para llenar sus arcas, cometiendo terribles crímenes que a estas fechas siguen en la impunidad, lo cual como es lógico, no fue muy bien recibido por los dueños de los medios de producción y vieron en esos movimientos verdaderos enemigos a quienes había que aplastar pues sabían que si llegaban a triunfar, les aplicarían expropiaciones, exilio y hasta muerte.
En el seno de estos movimientos, surgen líderes como Salvador Cayetano Carpio y Alejandro Rivas Mira quien a la postre se “retiraría” con una millonada producto de secuestros y dejaría a un Joaquín Villalobos emergente como líder de una de las principales agrupaciones militaristas de la Izquierda Salvadoreña.
Imagen
Y a mi que me miran?…
Por estas épocas también se ve el trabajo evangélico de muchos sacerdotes católicos influidos en la Teología de la liberación (tan mal vista por Juan Pablo II) en comunidades de base que educan a los campesinos y los organizan para mejorar su forma de vida, lamentablemente la educación abre los ojos y estos comienzan a cuestionar y a protestar, con el lógico desenlace de ser acreedores de ataques repartidos a granel y sin tacañería por las mencionadas fuerzas paramilitares.
Se cometen verdaderos crímenes y quedan impunes, causan indignación en muchos jóvenes que de pronto se dan cuenta que no tienen vocación de mártires y encuentran en las semi clandestinas organizaciones de izquierda que han aprovechado también la influencia de las comunidades cristianas para colar en su seno reclutadores que comienzan a mostrar otro camino mas violento y menos cristiano de solventar estos problemas.
Como basta que estén tres salvadoreños juntos para que reine el caos y nadie se ponga de acuerdo, comienza una serie de forcejeos (de poder mas que de ideología) entre las distintas fracciones seudo guerrilleras que se dirimen a balazos, dejando en claro (entre los supervivientes claro) quienes serían los que dirigirán el destino de la guerra que se avecinaba y que estaban decididos a dar.
Imagen
Y nos vamos pa la lucha…
Nuevos fraudes electorales en el total descaro mas la brutalidad militar que ha llegado a extremos genocidas como las matanzas efectuadas en manifestaciones como la del 20 de Julio de 1975, febrero 28 y muchas más ya han polarizado la situación y algunos disparos como dice Roque en uno de sus poemas hoy ya salen del otro lado dejan entrever que la guerra será inevitable.
En 1979 se hace un intento avalado por los mismos Estados Unidos (asustados por el reciente triunfo militar sandinista) por arreglar una situación en un golpe de estado que elimina el poder militar pero que ha dejado sus frutos en organizaciones de extrema derecha dirigidos por un señor al que pronto le van ha inaugurar un monumento y que ya vieron el peligro del trabajo organizativo de las comunidades cristianas y comienzan un sistemático exterminio de sacerdotes y catequistas que culminan con el magnicidio a Monseñor Arnulfo Romero quien hacía resonar su voz en medio de tanta locura llamando a la reconciliación y a la cordura.
Imagen
…les ruego, les ordeno
en nombre de Dios
¡Cesen la represión!.


La “Década Perdida”
El intento de una junta cívica fracasa y los militares que velaban por la continuidad de las cosas conocidos como “La Tandona” (Promoción 1966 de la escuela militar) toman las riendas nuevamente y con el beneplácito o la “sugerencia” de las agencias estadounidenses ponen a Napoleón Duarte como presidente pero al mismo tiempo se desata una ola de asesinatos a los cuadros dirigentes de movimientos populares que llevan a la consolidación de todas las organizaciones de oposición que habían optado por la lucha armada se funda el FMLN y se de el inicio de las hostilidades que nos llevarían a la destrucción económica del país, la muerte de mas de 70,000 compatriotas y el inicio de la Diáspora salvadoreña en una guerra fratricida de 12 años.
Imagen
¡Yo solo quería ser presidente!

Intentar achacar la guerra a una consigna comunista de dominación mundial es mala intención o ceguera histórica, la guerra pudo evitarse si tan solo se hubiera dado apertura democrática en el 72 permitiendo la alternabilidad del poder, de todos modos el gran Capital tenía los medios suficientes para “comprar” cualquier gobierno de entonces, además de esa “apertura democrática” se hubiera aplacado al ejercito en el uso de medidas altamente represivas no le hubieran dado la justificación ni la razón a los militaristas de izquierda de que la única forma de cambiar las cosas era por la vía armada, ya que el dialogo o la vía legal de las elecciones les estaba vedada, nosotros “los civiles” no quisimos la guerra, si habían al final unas 80,000 personas involucradas directamente en la guerra ellos no representan ni siquiera el 2 % del total de salvadoreños que queríamos la paz.
Mantener las estructuras de opresión, pobreza, corrupción e impune represión militar fue un perfecto caldo de cultivo para la incipiente guerrilla y en mucha gente sencilla y humilde, los crímenes y abusos de parte de las fuerzas militares y paramilitares dieron razón a que la idea de que la solución armada era la única viable.
Los responsables directos de la guerra en el Salvador en ese caso fueron El Ejército Salvadoreño representado en La Tandona y una extrema derecha agrupada clandestinamente según muchas voces acusatorias en torno al Ex-Mayor Roberto D’abbuisson.
La duración de la guerra, barbaridades de uno u otro bando, la conversión de la guerra en negocio para los militares y su finalización son tema para otro comentario.


Sin embargo como resultado rescatable, pero no de la guerra sino de los acuerdos de paz que todos fueron obligados a firmar, es que hoy gozamos de cierta apertura democrática y el fantasma de los escuadrones de la muerte es algo que no conocen nuestros hijos, sin embargo las acciones del gobierno de Saca (Feliz Aniversario de gestión señor presidente….de ARENA), hacen pensar en que podríamos estar iniciando el ciclo de nuevo: Corrupción, Miseria, Corrupción, protestas, represión, mas protestas, mas represión, Lucha, mas represión, mas lucha….etc.
No sé si en esta última elección los señores de ARENA estuvieron tentados de hacer fraude, pero si se les cruzó por la cabeza, fueron disuadidos por el cariz que podían tomar los acontecimientos, se acabó la guerra militar y se llegó a la tensa convivencia mutua, cosa que sienta un precedente de logro en materia civil, pero el monstruo sigue ahí al acecho esperando que le den una nueva oportunidad.
Como esta es mi muy particular visión, el debate está abierto.
Imagen
Happy Birtday, to you, Gobierno

Be Sociable, Share!

1 comment for “Los orígenes de nuestra guerra civil

  1. Juan D.
    08/08/2014 at 12:34 pm

    Me parece que también esta es una visión simple de la historia, pues si hablamos de represiones, tendríamos que remontarnos a Anastasio Aquino. Lo de los 30s no está verdaderamente estudiado, y siendo que fue un acto más que todo etnocida y no afectó al resto de la población, ha sido el PC quien se ha encargado de mantener viva la actual versión y enarbolada por la actual izquierda.
    Luego las tímidas reformas de los años 50s y 60s, con Osorio y Rivera, y la creación de instituciones de corte social fueron también intentos de cambiar el rumbo de la historia salvadoreña, pero siempre terminaron en el derrocamiento instigado por la oligarquía más atrasada y feudal. Después de la guerra con Honduras y la reforma agraria, se siguió intentando un cambio forzado el ejército por los EEUU, lo que se terminó arruinando del todo con la llegada de Romero por medio del fraude y la masacre del parque Libertad , pero para estas fechas la oligarquía y los sectores más guerreristas de la izquierda ya habían tomado posiciones antagónicas y buscaban apoyos exteriores, la guerrilla en la URSS-Cuba y la oligarquía en las mafias (lobbies) anticomunistas de Estados Unidos, que después de la caida de Somoza se vieron más fortalecidos.
    Mi opinión es que si bien la tandona (así en minúsculas) es culpable de incontables crímenes, no son causa sino resultado de tanto la oligarquía que les soltó la pita y Estados Unidos que no quería que pasara lo de Nicaragua a cualquier costo. Por el otro lado si Cuba no hubiera sido vital para el abastecimiento de la guerrilla, hubiera pasado lo mismo que con los movimientos incipientes de Honduras en las mismas épocas, ya nadie sabe de ellos.
    Hay tantas cosas que no se saben del inicio de la guerra y de la guerra misma, como por ejemplo del plan original al golpe de estado a Romero que estaba aprobado por el gobierno gringo, y que al final lo terminaron haciendo otros militares apoyados por la derecha y la CIA, y mal. Y eso lo han dicho los hermanos Guerra y Guerra, uno coronel y otro ex-alcalde de San Salvador.
    Ojalá a estas fechas hubiera un debate realmente serio y se derogara la amnistía porque solo así seríamos verdaderamente libres conociendo la verdad de lo que pasó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.