La represión no es la solución al problema del crimen.

represion En el periódico digital la página, se publica la noticia en la que aparentemente el ex General David Munguía Payés, hoy Ministro de Seguridad pide a la asamblea una especie de impunidad a los miembros de la policía y de la fuerza armada para que en casos de «defensa personal» en su lucha contra la delincuencia hieran o maten a «un delincuente», éstos no sean procesados.

http://www.lapagina.com.sv/nacionales/59754/2011/12/13/Piden-que-policias-y-militares-no-sean-juzgados-si-matan-o-hieren-a-delincuentes-en-combate-al-crimen

«Hay agentes y soldados que tienen que hacer uso legítimo de la fuerza cuando tienen que enfrentarse a delincuentes en la calle. De no regular la ley a favor de ellos nos causa un problema de moral, porque cuando un agente hiere o mata a un delincuente, el agente o soldado es detenido y eso manda un mal mensaje» David Munguía Payés

De primera mano esta medida ha sido apoyada por numerosos sectores de la población,  pero encierra un peligroso componente de impunidad para el militar o policía, similar al que existió en las décadas anteriores y durante la guerra civil salvadoreña, en la que los cuerpos de seguridad podían matar a discresión sin que tiemiesen un juicio o investigación.

Esta impunidad dió pauta a las grandes masacres y magnicidios que se cometieron antes y despues del conflicto armado pues teníamos fuerzas militares con licencia para matar sin restricciones, así una fuerza que debería servir para salvaguardar el territorio nacional o los intereses nacionales se usaba para liquidar sistemáticamente todo indicio de disidencia política.

Lo grave de todo esto es que la población medianamente educada aplaude una iniciativa como esta, así como la de usar al ejército en tareas de seguridad pública, actividad para la cual el ejército jamás ha sido preparado.

Hemos repetido hasta el cansancio que un soldado recibe un entrenamiento riguroso y permanente cuya única finalidad es aprender a matar eficientemente o como mas o menos decían en cierta película, «un soldado no debe pensar en moriri por su patria sino en hacer que los otros bastardos mueran por la suya».

El problema de la violencia y delincuencia criminal lo siguen atacando con la misma fórmula gastada de represión y las maras son la nueva guerrílla moderna que basa su supervivencia en la montaña social, las maras son defendidas por el pueblo ya que nacen de su seno, la exclusión, el desempleo, la desigualdad social son el caldo de cultivo y la militarización no es la respuesta mas efectiva a este fenómeno que es social no militar. Las maras tienen una base social muy fuerte y son protegidos por el mismo pueblo al que el ejército deberia defender y este ejército es parte del mismo pueblo y en un momento dado podría repetirse la historia de los Zetas de México.

Los Zetas de México nacieron de un grupo de militares de élite que los Estados Unidos entrenaron en su trístemente célebre Escuela de las Américas o en Fort Benning, para luchar contra el malogrado zapatismo del subcomandante Marcos y luego como cuerpo élite contra el narcotráfico, pero dichos militares solo recibieron entrenamiento estratégico-militar de alto nivel, sus salarios eran los mismos que el de los soldados rasos y los narcos mexicanos no tardaron en ofrecerles grandes salarios, lujos, mujeres y posibilidades de poder al que se inclinaron rápidamente convirtiéndose en los hoy peligrosos «Zetas» que incluso se desligaron de los Carteles del narcotráfico mexicano para constituirse en una organización criminal cuyos miembros poseen una elevada capacidad de maniobra y estrategia militar brindada generosamente por el gobierno de los Estados Unidos que al parecer no aprenden de las lecciones recibidas con Saddam Husein, Osama Bin Laden, Noriega  y tantos otros terroristas y criminales que fueron apoyados y entrenados por ellos mismos.

La simple represión militar solo agravará el problema, porque se está luchando contra un sector muy grande del pueblo ya que nos guste o nó , las maras son el pueblo que reacciona ante la miseria y la falta de oportunidades con un frente siniestro y criminal y que a diferencia de la antigua guerrilla, no reinvindica luchas ni necesidades populares sino que busca lucro de forma ilícita por medio del sicariato, el contrabando, la piratería, drogas y delincuencia organizada, pero no olvidemos que cuentan con una gran base social que son sus familiares y amigos que se convierten en simpatizantes de «su causa».

Si no se le apuesta al desarrollo social de las zonas de miseria y probreza extrema, las acciones de represión llegarán a ideas de genocidio que solo fortalecerán a estas bandas criminales ya que encontrarán mejores formas para defenderse, escudándose en la «montaña social» que los protege.

Hemos venido repitiendo estas ideas desde hace muchos años, vaticinando que el crecimiento de la represión solo agravará el problema y precisamente eso es lo que ha sucedido, el problema social que representa la violencia delincuencial en lugar de retroceder ha crecido y lo seguirá haciendo hasta que cambien la receta de represión por la de desarrollo social y asimilación de TODA la juventud en proyectos educativos y de desarrollo económico, en una policiía que sea parte integral de la comunidad y que «vigile y controle» a la población, al estilo Nicaragua en donde prácticamente no tienen problema de Pandillas pese a estar en condiciones de pobreza social quizá mas graves que nosotros.

¿Y usted que opina?

Puede lanzarnos las piedras con toda libertad.

Be Sociable, Share!

5 comments for “La represión no es la solución al problema del crimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.