La polaridad derecha versus izquierda está sufriendo cambios

Izquierda o Derecha

Meses antes de las elecciones del año 2009 ya era previsible que el esquema tradicional de polarización política en El Salvador estuviera llegando a su final. El viejo esquema de polaridad consistente en la lucha del comunismo versus el sistema de libertades había comenzado su crisis global con la caída del muro de Berlín, en El Salvador comenzó a volverse perceptible a partir la firma de los Acuerdos de Paz.

Ya a mediados de los años noventa, el esquema comenzaba a exhibir sus primeros fallos. En las elecciones presidenciales de 1994, 1999 y 2004 funcionaba a la perfección, a favor de la derecha y en contra de la izquierda. Pero en las elecciones de diputados y concejos municipales dicho esquema había comenzado a fallar, el FMLN obtenía mas diputados y aumentaba el número de alcaldías ganadas.

El Salvador será…Donde los rojos gobernarán

Para las elecciones del año 2009 el esquema estaba deteriorado, además la crisis económica interna, como consecuencia del modelo impuesto por ARENA, aunado a la crisis económica mundial generaron un sentimiento generalizado de cambio. La candidatura de Mauricio Funes fue capaz de catalizar esa enorme aspiración ciudadana.

La victoria electoral del FMLN y Funes representó el momento de rompimiento del viejo esquema, a pesar que la polaridad tradicional fue el principal recurso de propaganda electoral que usó la derecha, por primera vez dejó de funcionar en una elección presidencial. El tranquilizador discurso del Presidente electo, la noche de su victoria, confirmó que el viejo esquema polarizante había llegado a su final.

Votadme y os daremos por detras

El rompimiento del viejo esquema fue a su vez catalizador de un complejo proceso de recomposición política que hemos vivido los últimos tres años, que si bien todavía no tiene una clara expresión en los resultados electorales y todavía no termina de definirse por completo, no se puede descartar que en el futuro incida en forma determinante en el conjunto de la vida nacional.

Por una parte, la derecha representada en el partido ARENA se divide, y por primera vez surge una nueva expresión política que tiende a consolidarse después de su primera participación electoral.

La irrupción de esta nueva expresión de la derecha golpea a dos tradicionales partidos que desde los años sesenta venían activos en la vida política, los antiguos PCN y el PDC, al primero lo dejan muy disminuido en su fuerza política electoral y al otro lo coloca en la línea de la posible extinción.

Todo parecido con GANA no es coicidencia

En el caso de la izquierda, el proceso transita una ruta diferente. El FMLN no sufre divisiones, pero enfrenta el reto de gobernar en medio de un complejo entramado de crisis nacional e internacional y con un gobierno que representa una participación mucho más amplia y diversa que la del partido que formalmente gana la elección. Pasar de la oposición al gobierno, es un proceso complejo, que ya he evaluado en anteriores comentarios, en los cuales el FMLN sufre una mutación interna como consecuencia del reacomodo, al cual todavía no terminan de acostumbrarse. Además se produce un distanciamiento con una parte de su tradicional base social de apoyo, que se ha venido profundizando a lo largo de estos tres años y que puede transformarse en una expresión política partidaria en un futuro cercano.

Mas pronto de lo que crees Jjmar

El CD, que apoyó la candidatura presidencial de Mauricio Funes obtiene una importante cuota de representación y responsabilidad gubernamental en el inicio de la nueva administración, esta fue disminuyendo a lo largo de los primeros tres años, hasta quedar prácticamente fuera de la misma al iniciar el tercer año de gestión presidencial. Además CD pasó por un complicado proceso de confrontación interna, que si bien superaron un año antes de las elecciones, tuvo incidencia negativa en su resultado electoral.

Por lo menos conservé mi huesito

Las elecciones del 2012, constituyeron el primer evento electoral que enfrentó un gobierno de izquierda y si bien la derecha se presentó fraccionada ante el electorado, por lo cual obtuvieron una distribución nueva de los votos, todavía el porcentaje de votantes que tradicionalmente vota por ellos no sufre sustanciales modificaciones, es decir, que el universo de votación de la derecha se mantiene pero con una interesante redistribución interna. Los cuatro partidos representativos de la derecha en la Asamblea Legislativa (ARENA, GANA, CN y PES) representan el 59.43% del total de votos válidos; mientras los dos partidos de izquierda (FMLN y CD) representan el 38.84% de los votos válidos. Además, a pesar de esta nueva distribución el partido ARENA recupera la primera posición en el espectro político nacional. En general, podemos concluir que se mantiene la correlación de seis a cuatro a favor de la derecha.

El otro fenómeno interesante y nuevo lo constituyen las alineaciones que las distintas expresiones políticas partidarias asumen a partir del año 2009. Estas alineaciones adquieren una expresión inédita en la coyuntura provocada por el incumplimiento por parte de la Asamblea Legislativa de las sentencias de la Sala de lo Constitucional. En este conflicto hay claramente tres sectores con posiciones diferentes, por una parte el Bloque FMLN, GANA, CN y PES; por el otro, el partido ARENA; y finalmente CD.

Salta a la vista que en este conflicto no es la polarización derecha izquierda el factor nodal. Lo cual significa que estamos ante un conflicto que, al menos, podríamos calificar de trans-ideológico. Solo así nos podemos explicar que la mayor fuerza política de izquierda esté aliada con tres partidos de derecha, que la fuerza más importante de la derecha esté sola sin el acompañamiento de quienes en el pasado eran sus aliados incondicionales y el CD tenga una posición en solitario diferente del resto, especialmente de quien ha sido su aliado natural (el FMLN). En este comentario no se pretende desarrollar las posturas de cada uno de ellos, justificarlas o contradecirlas, se trata únicamente de destacarlas en el nuevo concepto de nuevas formas de polaridad diferentes de las que históricamente hemos tenido.

Estos entramados de alianzas los hemos vivido desde recién terminadas las elecciones del 2009. En la legislatura anterior era evidente la alianza FMLN-GANA como eje, al que se unían el antiguo PCN y PDC, que le permitieron al gobierno del Presidente Funes un margen de gobernanza a partir de una correlación legislativa que le dotaba de la mayoría simple y los dos tercios de los votos en el Primer Órgano del Estado. Esta alianza se fortalecía por la actitud de ARENA, cerrada en la oposición total al gobierno de Funes, que no le permitió abrir espacios de negociación alternativos con el grupo gubernamental. Toda esta situación nos demuestra, al igual que en esta coyuntura, que la vieja polarización había dejado de funcionar.

Cabe entonces preguntarse ¿Si la vieja polarización izquierda versus derecha ha dejado de ser el eje sobre el que gravita la dinámica política nacional, cual es (o cuales son) los nuevos ejes de gravitación de la misma?

Este es un tema que apenas comienza a ser percibido por la intelectualidad salvadoreña. También hay los primeros esfuerzos de buscar una explicación o interpretación del mismo. Algunos señalan que este conflicto es la demostración, bajo nuevas formas, que la vieja contradicción histórica que culminó con la firma de los acuerdos de paz todavía tiene sus resabios después de veinte años de firmada. Es decir, que lo que tenemos es la continuidad del conflicto histórico, bajo las nuevas modalidades, que admite el actual contexto nacional e internacional.

Otros consideran que esta conflictividad, es resultado del surgimiento de un agrupamiento autoritario de fuerzas políticas (FMLN, GANA, PES y CN) versus otro agrupamiento de fuerzas que propugnan por la democracia (ARENA Y CD). Por tanto los agrupamientos expresan los autoritarios de derecha e izquierda por una parte y los democráticos de derecha e izquierda por la otra.

Es posible que en los actuales agrupamientos haya elementos de lo anterior, pero esto todavía no constituye una explicación que abarque la totalidad del fenómeno. Es necesario incorporar los intereses concretos que están detrás de cada agrupación. Estos intereses combinan aspectos económicos y político-electorales. También es necesario incorporar las necesidades concretas del actual gobierno y el FMLN en mantener una agrupación aliada que les permita la mayoría simple en la Asamblea Legislativa. El grupo FMLN, GANA, PES y CN tiene en conjunto cincuenta votos, que son vitales para aprobar diversas iniciativas gubernamentales.

En cuanto a los intereses económicos, en comentarios anteriores he señalado como detrás de GANA y FMLN hay intereses concretos de agrupamientos emergentes que han irrumpido en la economía nacional a partir de la llegada a la presidencia de Antonio Saca que se expresan en el partido GANA y como por el lado el FMLN, el grupo empresarial que ha surgido en torno a ALBA PETRÓLEOS está estrechamente vinculado a este partido. ARENA continua representando el grupo oligárquico tradicional que desde el siglo pasado ha sido dominante en nuestro tejido socio- económico.

Es posible que la correcta combinación de todos estos factores permita construir una visión más completa del fenómeno de la nueva polaridad política que vivimos en el país. Pero el análisis de este fenómeno apenas comienza. Este esfuerzo debería de tener prioridad para los que nos sentimos comprometidos con el cambio socio económico a favor de las mayorías desposeídas. El discurso con el hígado en la mano que culmina con un insulto, que vemos de manera permanente en las redes sociales y en los comentarios de blogs y páginas periodísticas en Internet, si bien constituye una forma de desahogo frente a una realidad injusta, es muy poco edificante y orientador.

La tarea está planteada, es nuestra responsabilidad desarrollarla. El país podrá marchar mejor, si los cientos de miles de cabezas pensantes, de hombres y mujeres con sensibilidad social, nos propusiéremos desentrañar, descubrir y desnudar esta nueva y compleja realidad, manteniendo el corazón ardiente pero la mente fría.

Ayutuxtepeque, viernes, 10 de agosto de 2012.

Be Sociable, Share!

3 comments for “La polaridad derecha versus izquierda está sufriendo cambios

  1. Juan D.
    10/08/2012 at 2:25 pm

    Las ideologías se han dejado de lado y se ha impuesto el pragmastismo (conveniencias), pero (siempre el pero), ¿le conviene al país esta transición sin ataduras a corrientes de pensamiento y cayendo en la superficialidad y el relativismo ideológico? ¿no le estaremos dando un poco más de vida a un sistema caduco?.
    Y pongo unos ejemplos, y que son hasta graciosos semejantes engendros, ahora se habla de un “socialismo libertario” (de otro comentarista) que sería una combinación rara de bienestar social e individualismo liberal, muy difícil de conciliar en la realidad por tener objetivos distintos; y de “derecha con sensibilidad social” frase de por si contradictoria en su concepción ya que también los objetivos de tales conceptos son diferentes (mercado vrs. personas).

  2. Roberto Pineda
    11/08/2012 at 8:05 am

    me parece una excelente aproximación a un nuevo fenómeno político que merece profundizarse, felicitaciones por el aporte

  3. jose
    11/08/2012 at 5:24 pm

    la polaridad se rompe quizas pero el sistema de componendas, chanchullos, corrupcion se mantiene a menos que de repente chico merino, rodolfo parker, tony saca y guillermo gallegos se hallan convertido en “revolucionarios” (jajaja)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.