La era siempre está pariendo un corazón

El 8 de octubre de 1967 el Che fue herido y capturado por el ejército boliviano en la Quebrada del Yuro  a unos siete kilómetros al norte de la localidad de Higueras, a donde fue trasladado y recluido en la escuela de la localidad.

Al día siguiente fue asesinado y al conocer la noticia, un joven cantautor cubano llamado Silvio Rodríguez, profundamente afectado por la noticia, compuso la canción “La era está pariendo un corazón“, en la que nos dice que nuestro tiempo sufre por la muerte de grandes hombres como el Che, un hombre que como dicen por ahí “dejó la casa y el sillón” para luchar por los pueblos oprimidos, hombres como Grande o Romero que dieron la vida por cualquier hombre del mundo y mientras ellos mueren, dejando un legado de esperanza, el espíritu del tiempo cambia, “pariendo un corazón”.

 

https://www.youtube.com/watch?v=UsLKyYa2nfg
La canción refleja el estado de animo de un joven inconforme con la sociedad, con el mundo, con los valores y con la vida, de manera desgarradora plantea las preguntas sin respuesta, los problemas sin solución, y el mar de dudas que ahoga a un espíritu joven que desconoce cómo responder a estos llamados.

“Le he preguntado a mi sombra
A ver como ando para reírme,
Mientras el llanto, con voz de templo,
Rompe en la sala
Regando el tiempo.”

La respuesta la tiene uno mismo al solidarizarse con los otros, viendo el llanto de la gente como el propio, y en medio de toda esa desesperación global, callarse y escuchar como toda la tierra llora nos da la luz para entender el problema y la solución.

“Mi sombra dice que reírse
Es ver los llantos como mi llanto,
Y me he callado, desesperado
Y escucho entonces:
La tierra llora.”

La era, que vivió Silvio, estaba transformando al mundo, en cuba se afianzaba la revolución, en Bolivia asesinaban al Che, se estaba gestando el malestar juvenil mundial que estallaría en los sucesos del mayo francés y Tlatelolco, así como las revueltas universitarias en los Estados Unidos por la guerra de un Vietnam que resistía sin retroceder al poderío militar norteamericano, el Zeitgeist de la época en su totalidad estaba transformando al mundo y como lo dice la canción:

“La era está pariendo un corazón,
No puede más, se muere de dolor
Y hay que acudir corriendo
Pues se cae el porvenir
En cualquier selva del mundo,
En cualquier calle.”

Hace un llamado a la conciencia, todos somos parte del mundo y tenemos la responsabilidad de ser agentes del cambio, debemos dejar la comodidad de nuestras vidas y sumarnos a este doloroso cambio incluso a costa de nuestros principios y creencias.

“Debo dejar la casa y el sillón,
La madre vive hasta que muere el sol,
Y hay que quemar el cielo si es preciso
Por vivir,
Por cualquier hombre del mundo,
Por cualquier casa.”

Una canción así es un autentico manifiesto a la rebeldía, un himno a la lucha constante, a la esperanza, a la certeza de que las cosas pueden y deben cambiar, la canción resumía el espíritu de esa época, reflejaba el sentir de toda una generación, en la trova de un joven e inspirado cantautor cubano.
Muchos de los que la escuchamos en algún momento de nuestras vidas, desde el primer momento nos cautivamos del mensaje y de la canción misma, siempre la hemos tenido en un lugar preferencial en nuestra audioteca mental, manteniendo viva su vigencia incluso a pesar de que la mayoría ya no somos jóvenes e idealistas.

Es una canción que ha trascendido tiempo y lugar, su vigencia es inmune al tiempo, la era siempre ha estado pariendo un corazón y miles de jóvenes acuden siempre a su llamado, bajo otras premisas, bajo otras ideologías, pero la sociedad está en permanente cambio, asistida por los jóvenes, que “están custodiando el tiempo que les toca”.

El 15 de mayo de 2011, diversos colectivos convocaron a una manifestación simultánea en varias ciudades de España y se organizó una acampada en La puerta del Sol España que fue desalojada en la madrugada del 16 de mayo y esto desencadenó una serie de protestas multitudinarias que terminaron conformando al movimiento ciudadano 15-M, también llamado movimiento de los indignados.

Entre las canciones que los “indignados” del Movimiento 15M escogieron para acompañar sus reivindicaciones, estaba “La era está pariendo un corazón”.
Al respecto Silvio escribió, respondiendo a comentarios en su blog “Segunda Cita” dijo:
http://segundacita.blogspot.com/2011/05/las-noticias-y-ciudad-luz.html

“Para mi ha sido muy especial ver y escuchar La era está pariendo un corazón en medio de un coro de Indignados jóvenes españoles de la actualidad. Porque fue una canción hecha por un joven que intentaba explicar la indignación de los indios, de los pobres, de los despojados de sus derechos humanos aquí, en América, hace más de cuatro décadas. Por esa misma razón escribí Fusil contra fusil, porque en aquellos tiempos y en nuestras circunstancias la gente llegó a pensar que si los fusiles se usaban para imponer la injusticia, era más correcto empuñarlos para liberarse de la opresión. Son muy distintos los tiempos y las circunstancias, pero los jóvenes son muy parecidos en todos los tiempos y en casi todas las latitudes. Yo creí haber escrito un himno de conciencia y de lucha para mis tiempos, pero veo que los problemas postergados hacen resucitar ciertas canciones. Y me alegré de haber sido un joven Indignado que en su tiempo escribió una canción que los Indignados de hoy pudieran usar. Gracias por eso.” S.Rodríguez

Tan vigente es la canción que los jóvenes en la actualidad le dedican covers como el que los Bunkers, el afamado grupo chileno, le hizo acompañados con la voz de Manuel García, en una interpretación sencillamente genial, porque mas allá del tiempo y del lugar, la era siempre está pariendo un corazón

https://www.youtube.com/watch?v=AGXIfqb1BSs

Be Sociable, Share!

2 comments for “La era siempre está pariendo un corazón

  1. Rentel
    15/05/2015 at 11:34 am

    “Muchos de los que la escuchamos en algún momento de nuestras vidas, desde el primer momento nos cautivamos del mensaje y de la canción misma, siempre la hemos tenido en un lugar preferencial en nuestra audioteca mental, manteniendo viva su vigencia incluso a pesar de que la mayoría ya no somos jóvenes e idealistas.”
    Muchos no seremos jóvenes, estimado Hunna, pero seguimos siendo idealistas. Siempre soñamos con un mundo mejor; por tanto, ese idealismo lo transmitimos a nuestros hijos y les enseñamos las diferencias entre el mundo real en que vivimos, y el que quisiéramos tener.

  2. Mau
    20/05/2015 at 5:26 pm

    Creo que los que de alguna manera fuimos rebeldes e idealistas de jóvenes mantenemos mucho de este idealismo ya mayores, solo que con más conocimiento de las realidades que cambian a la gente, pero sin perder esa chispa que nos incendiaba el corazón al ser testigos de la injusticia, chispa que Monseñor mantuvo intacta a pesar de su edad, que le decía seguramente que debería calmarse pero que le impedía hacerlo al ser testigo de todos los vejámenes y sufrimientos del pueblo del cual era pastor.
    Tienes razón, todas las eras están pariendo un corazón y somos los idealistas, los que creemos en las utopías y en nuestra capacidad de cambiar las cosas los que nos ponemos de frente adelante para asistir a ese parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.