El retorno de la economía política–Andrés Hoyos

Andrés Hoyos
Tengo varios amigos economistas y, aparte del respeto que me inspiran, solía tenerles envidia. Hoy ya no estoy seguro de que quisiera estar en los zapatos de la mayoría de ellos.
La devaluación de mi envidia proviene de que en tiempos recientes la disciplina ha sufrido, con escaso lapso entre uno y otro, tres fuertes golpes que afectan otros tantos pilares de su prestigio. El primer golpe lo dio China, un país que violando la mayor parte de los principios que la ortodoxia (generalizo para saltarme una digresión) había establecido como inviolables logró tasas de crecimiento casi absurdas durante treinta años. No, los grandes gurús no podían explicarlo y pronosticaron sucesivas debacles que nunca llegaron. El segundo golpe lo dio la Gran Recesión de diciembre de 2007, una crisis no ya en China, sino en los países desarrollados, que prácticamente ninguno de esos mismos gurús previó o incluso consideró posible. El tercer golpe fue la reciente publicación en inglés del libro de Thomas Piketty, El capital en el siglo XXI, que reabrió por ahí la mitad de las discusiones que la ortodoxia consideraba cerradas, reviviendo la noción de “economía política”, cuyo largo entierro había sido meticulosamente celebrado, sobre todo en Estados Unidos, junto al del cadáver de Marx, que era lo primero que querían enterrar.

Ahora resulta que la economía no es la ciencia casi exacta de la que muchos se jactaban, sino una ciencia social, es decir, una disciplina rigurosa aunque inexacta e impredecible por naturaleza. Lo obvio, antes olvidado, ahora vuelve a ser obvio: no existe ninguna decisión económica de peso que sea exclusivamente técnica o que se vuelva tautológica a causa de unas fórmulas matemáticas brillantes; hay decisiones más o menos afortunadas, más o menos útiles, mejor o peor calculadas, pero todas las de importancia en últimas tienen un componente político que las inscribe en el flujo de la historia.

Ojo que lo anterior no significa que la heterodoxia, ni siquiera la muy sólida de Piketty, ofrezca fórmulas infalibles. Lo que sí quiere decir es que los argumentos de autoridad se debilitaron. Un ejemplo, entre cientos, puede ser: las reservas internacionales de un país como Colombia se invierten en bonos del tesoro americanos, los cuales rinden algo más del uno por ciento anual, mientras que los endowments de Harvard, Yale y Princeton han rendido, con todo y Gran Recesión, 10,2% en promedio y tras descontar la inflación a lo largo de treinta y tantos años. ¿Es obligatorio por razones técnicas tratar las reservas del país como se han venido tratando? No. ¿Hay que invertirlas como los fondos de Harvard? Tampoco. ¿Hay que repensar ese y muchos otros problemas? Desde luego.

Quisiera explicarme mejor diciendo que tengo amplia envidia disponible para aquellos economistas que empiecen a dudar en serio de la ortodoxia, sin por ello pasarse a la contraria. Toda ortodoxia es una heterodoxia que un día se aburrió de pensar. La duda, como ya lo sabía Sócrates, conforma junto con la curiosidad el más potente motor del pensamiento. Porque así como algunos andarán de luto mesándose los cabellos ante las “locuras” que se pueden empezar a cometer en política pública y pasan horas tratando de detectar algún error menor en las cuentas de Piketty, otros dicen: abanicos a la porra, que llegaron las brisas. Levantada la veda de la innovación teórica y práctica, lo que hay es tema.

Be Sociable, Share!

5 comments for “El retorno de la economía política–Andrés Hoyos

  1. Rentel
    31/07/2014 at 9:19 am

    Cómo aprende uno leyendo estos artículos. Muy interesante.

  2. carlos
    01/08/2014 at 7:16 am

    La Economía siempre ha sido política, todo depende al servicio de quien está, en realidad la Economía no es ciencia, Mario Bunge, el filósofo de la ciencia, dice que es seudociencia. Desde tiempos de David Ricardo, Adam Smith, Marx ha sido política, Pero desde que los Chicago Boys infiltraron los centros docentes le han querido dar un tinte cientificista, sobre todo al incorporar modelos matemáticos, con los que quieren darle un tinte”científico”.El economista coreano Ha Joo Chang ha escrito y disertado sobre.
    sobre eso.

    Si entiende inglés vea este video:

    https://www.youtube.com/watch?v=56RndDFRnH4

    haga click en captions y seleccione spanish para una “traduccion” sale un poco chistosa.

  3. raul fuentes
    04/08/2014 at 12:06 pm

    Esta bien claro que el autor considera a la economía como una ciencia social y ninguna de las ciencias sociales son exactas estan basadas mas en lo que Max Weber llamaba “Verstehen” o “Comprehensión”, son ciencias mas bien Hermenéuticas o interpretativas, antes que explicativas como las naturales o empírico-analíticas. Mario Bunge en este sentido es mas bien cientificista o positivista al descalificarla. Lo que sucede con la economía es que mas bien desde los griegos esta está ligada al “Nomos” o leyes que mantienen cierta regularidad para la administración ya sea de la casa (oikos), la hacienda pública (res publicum) y todo lo que concierne al mantenimiento de la producción y comercio en la polis. O la “crematistica” o arte de hacer dinero o incrementar las “ganancias” como en Aristóteles. Desde el nacimiento de la economía politica con Adam Smith que fue un profesor de filosofía moral, en la Inglaterra del siglo XVIII, este lo ligo en cierta forma a la medición mediante modelos matemáticos que después usaron otros economistas clásicos como David Ricardo O Marx; pero de ahí a clasificarla como una seudociencia como la astrologia o la numerología, está muy lejos. Lo que sucede mas bien es que esta ciencia esta mas ligada a la filosofía práctica o de las acciones humanas. Y de esa manera se entiende que no es una ciencia predictiva como han querido lo que el autor llama “gurus” del neoliberalismo, que en su afan de Imponer el modelo que hoy está en la mas plena bancarrota de la privatización con la apertura de mercados globales, se ha remitido en un seudo-enfoque o mala atribucióna lo que Smith llamo la “mano invisible” como las que guian el mercado es decir la oferta y la demanda. La economía no nacio de milagro, si no mas bien fue como parte de un proceso de evolución de la filosofía medieval, la revolución científica e industrial y las necesidades de ampliar el comercio en los albores del capitalismo. Mas bien, como dice el autor es que hoy por las sucesivas crísis está un poco despresitigiada. Pero no hay que afligirse, ya vendra una nueva brisa: el capitalismo no será eterno.

    • carlos
      05/08/2014 at 8:49 am

      Es que la CIENCIA tiene que ser predictiva. En ese sentido Bunge califica a la Economia no como CIENCIA.El economista Chang plantea que según el existen alrededor de 9 modelos de economía.

      • raul fuentes
        05/08/2014 at 2:09 pm

        Pero no es el caso de las ciencias sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.