El centro histórico de San Salvador y el gran capital. Parte 1

El centro capitalino de muchas ciudades latinoamericanas constituye no solo un espacio comercial, sino que además es el centro neurálgico de la vida cultural, artística, intelectual, y bohemia de la nación, algunas ciudades suramericanas tienen famosos centros históricos que son lugares de visita obligados para cualquier turista nacional o extranjero.

 buenos_aires montevideo

Sin necesidad de ir tan lejos, uno puede visitar San José, Costa Rica y se da cuenta de que en realidad la ciudad capital de los Ticos no es el champerío lleno de gallinas en medio de palmeras y cocinas de leña ahumando a los transeuntes que Steven Spielberg nos presentaba en la película Jurasic Park, sino que es una urbe bien estructurada con una zona peatonal llena de restaurantes, cafés al aire libre, comercios, museos, teatros, que le confieren el estado de ser una ciudad  llena de movimiento comercial y de vida cultural.

jurasic_tico

Las ventas populares o callejeras están restringidas a los mercados y zonas creadas especialmente para ello, de tal manera que la circulación por las peatonales de San José, es además de segura, fluída y agradable.

san_jose_peat

A manera de paréntesis debemos mencionar que en relación a la imagen con que el “cine” norteamericano “mira” a nuestros pueblos latinoamericanos, nos daría tema para un post completo, ya que por poner otro ejemplo: Todos estarán de acuerdo de que así como es falsa la imagen de San José en la afamada película de Spielberg también es falso que los guerrilleros salvadoreños pelearon la guerra civil a caballo, y peor, en una capital Salvadoreña que parecía sacada de las imágenes de la revolución mexicana, como lo presenta Oliver Stone en su pelicula “Salvador”, que ni tuvo la gentileza o mas bien el conocimiento necesario para poner el nombre verdadero de nuestro pais.

San_Salvador

Pero volviendo al tema que nos interesa, a raiz de los últimos incidentes protagonizados por supuestos vendedores callejeros y fuerzas del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) apoyados por la Policía Nacional Civil que culminaron con la destrucción de los vitrales del Teatro Nacional, Palacio Nacional, saqueo de varios negocios y destrucción de semáforos y otros inmuebles.

vandalismo

Debemos poner en primer lugar los antecedentes históricos que nos han llevado a tener uno de los peores centros capitalinos, quizá del mundo entero.

En nuestro país el centro capitalino contaba con los elementos para poder ser considerada una zona viva de comercio y cultura, pero desde finales de la década de los setenta, los grandes consorcios económicos aparecieron con el denominado “Centro Comercial “o “Mall” que vino a cambiar el concepto urbano de la población y como resultado o mas bien como daño colateral de esta tendencia se llegó a la degradación del Centro Capitalino como eje del comercio, entretenimiento y cultura ciudadana.

mall

El Arquitecto salvadoreño Jorge Regazzoli, escribió un interesante artículo titulado: “Los centros comerciales y su impacto en la ciudad”, en los que expone claramente la visión consumista y segregadora de la estructura urbana de las ciudades, siguiendo el patrón estadounidense de “ciudad expandida” que se enfoca en crear entornos sub-urbanos alejados de la ciudad en los que el “Mall” se convierte en el cenro neurálgico del comercio y la distracción popular.

Esto favorece a las empresas constructoras e inmobiliarias que normalmente conforman grupos empresariales que cubren desde la compra y venta de terrenos hasta la administración de los grandes “Malls” que usufructan a los diversos comercios el alquiler o “venta” de espacios para sus instalaciones, almacenes, restaurantes, tiendas, etc.

MAQUETA

Se vende entre la población el concepto y la idea de que los Centros Comerciales son lugares seguros, limpios, cercanos y… públicos… aunque en realidad no lo son para todo el mundo.

De esta manera la gente, que es vista por los grandes consorcios como potencial “Consumidor” emigra hacia los Malls, abandonando al Centro Capitalino, quedándo este a la deriva y degradándose poco a poco hasta convertirse en lo que tenemos hoy como Centro, Histérico…perdón…Histórico de San Salvador,

hulahula Centro-dse-San-Salvador-2

Este abandono del centro capitalino derivó en la mutación de la zona que no perdió su posición como lugar de vida comercial, pero que con la invasión y asentamiento de la venta ambulante a raíz de la peatonización de ciertos sectores de la ciudad, proceso que se inició durante las gestiones de Napoleón Duarte como alcalde, que en un afan de crear una zona peatonal similar a las de las famosas urbes suramericanas, sin el debido control sobre el comercio informal convirtieron al centro de San Salvador en un enorme mercado callejero sin reglas ni controles.

Las condiciones de pobreza y desempleo, así como lo insuficiente que desde siempre ha resultado el salario mínimo legal en nuestro pais, para cubrir las necesidades básicas de una familia promedio, llevaron a que buena parte de la población optara por el comercio informal como medio alternativo de subsistencia, incrementando exponencialmente el número de puestos callejeros e inundando prácticamente todo lugar disponible en el centro histórico con la consiguiente degradación de la zona.

A esto se le sumó una perenne campaña mediática de desprestigio al centro capitalino, como lugar feo, sucio y peligroso; de hecho lo era pero no en los niveles que se presentaba, que buscaba mover al consumidor hacia los incipientes y grandes Centros Comerciales que se convirtieron en las nuevas “zonas vivas” de la capital.

De esta manera el Centro de San Salvador se convirtió desde los últimos tiempos de la presidencia de Napoleón Duarte en un oscuro y nada recomendable lugar, nido de negocios de dudosa reputación, muchas veces al margen de toda ley.

Be Sociable, Share!

7 comments for “El centro histórico de San Salvador y el gran capital. Parte 1

  1. quinto
    12/05/2011 at 4:36 pm

    Buen blog! Saludos

  2. Rafel
    13/05/2011 at 10:48 am

    El problema del centro es muy complejo. Para empezar, fue abandonado por las grandes empresas que optaron por extender la capital hasta subirse al volcán aún con el riesgo de que un día haga erupción. Luego Concultura, empezó a inventariar inmuebles dizque históricos que no podían ser derribados y que se han convertido (y aquí si le doy la razón a Kike Altamirano) en cucaracheros y mingitorios públicos.
    Todo el trabajo de ordenamiento que hizo el doctor Héctor Silva, lo vino a “echar a perder” el incapaz de Carlos Rivas, y los lugares recuperados volvieron al desorden.
    ¿Cuál puede ser la solución a tanto desorden?. Pues San Salvador puede ser habitable construyendo edificios de apartamentos a precios módicos para que la gente que vive “en la quinta m…” puedan vivir muy cerca de sus trabajos. En Nueva York, España, Venezuela, la gente vive en las ciudades, diferente a San Salvador que por la noche es una ciudad fantasma sin actividad de ninguna naturaleza. Torres de apaartamentos de doce a veinte pisos, con sus estacionamientos y mini centros comerciales, son posibles. Sólamente es de tener visión.
    ¿Cuál es el problema? El problema es que la “famosa” Empresa Privada no tiene visión y mas bien se dedican a “llorar y llorar” esperando “reglas claras, rumbo de país y no sé cuantas pendejadas más” para invertir. Lo curioso es que mientras ellos “lloran” con Jorge Daboub a la cabeza, grandes empresas extranjeras están llegando al país con grandes inversiones, tal es el caso de Carlos Slim; Albapetroleos; la cadena venezolana EPA y el anuncio de la pronta llegada de WalMart, la mas grande cadena de malls del mundo.
    Lo que está haciendo Quijano (a quien jamás le daría mi voto) por lo menos hay que reconocer que “tiene huevos” para intentar poner un poco de orden en San Salvador. Es que pobreza no es sinónimo de desorden y cochinada, y en esto es en lo que fallan los vendedores de la calle, que “todo les vale madre”. Además, los tales representantes de los ambulantes no son mas que vividores que ven peligrar los ingresos jugosos que reciben sin trabajar.

  3. Exgetal
    13/05/2011 at 8:39 pm

    Realmente el problema del centro histórico capitalino es muy complejo, en los años 70 y anteriores era el centro de la actividad comercial, no es que antes no hubiera desorden o suciedad, pero no había tanta gente, con el inicio de la guerra civil, esta se afincó en el campo y con los operativos de tierra arrasada, las masacres, bombardeos de comunidades etc, hubo un importante desplazamiento de población civil campesina que incrementó los cinturones de pobreza, esta gente en muchas ocasiones venía sin nada, los que pudieron se fueron del país los que se quedaron se vieron en la necesidad de vivir de la manera que pudieran, la gran empresa privada no pudo absorber esta gran masa de personas por lo que se dedicaron al trabajo informal.
    La incapacidad e improvisación de las autoridades edilicias de esa época no pudieron o no quisieron regular ese trabajo informal, algunas medidas desatinadas como la que implemento Duarte (quien quiso crear zonas peatonales como en Paris) creo el germen de lo que se volvería un pandemónium.
    Otro aspecto a tomar en cuenta es la cultura que el Salvadoreño típico a desarrollado en las últimas décadas, una increíble pereza la gente prefiere comprar de camino a las paradas de buses que ir al mercado, se ha acostumbrado que estos autobuse le paren frente al lugar donde se dirigen, la de mear en cualquier árbol como si fueran “chuchos”, la de botar la basura en cualquier lugar, la de vandalizar cualquier bien público, recuerdo que el exalcalde Hector Silva con colaboración de alguna empresa privada colocó basureros, estos duraron poco tiempo, los que no pudieron ser robados fueron destruidos.
    Otro gran problema que se ha tenido para lograr el recate capitalino a sido el perenne dialogo de sordo sostenido por las fuerzas políticas, cuando arena estuvo en el poder no colaboró con los esfuerzos de los anteriores alcaldes dirigidos a ese fin, después de la última elección el calcetín literalmente se volteó, vemos que el gobierno hace su parte por un lado (sacar los buse del centro capitalino) y la alcaldía lo critica, luego Quijano emprende un proceso de liberar calles y el gobierno le ofrece a los vendedores otra calle para que se instalen, de manera “provisional” y en este país la palabra provisional significa además de improvisación, perpetuidad….

  4. Claudia
    17/05/2011 at 9:38 am

    Lo de centros históricos y centros comerciales no son temas reñidos entre sí, ni uno menoscaba importancia o función del otro: son dos conceptos sumamente diferentes y cada uno con sus pros y contras. De hecho aquí lo que habría que resaltar es que para ambos se necesita planificación urbana. En Europa existen siempre centros históricos y cerca centros comericlaes, compartiendo públicos pero con diferentes ofertas y posicionamiento en el consumidor.
    Faltó planificación urbana, como sigue faltando en la actualidad con eso de tener por ejemplo 3 centros comerciales juntos en Antiguo Cuscatlán. Faltó desde el inicio conservación y rescate en el centro histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.