De terremotos y realidades nacionales, Chile y Haití.

En los inicios del año 2010 hemos tenido dos grandes tragedias debidas a sismos de gran magnitud en Haití y en Chile.

Aunque el terremoto que recientemente asoló Chile fue de una magnitud considerablemente superior y mas desvatador que el de Haití, los efectos son notoriamente diferentes en cuantro a tragedias humanas, dadas las condiciones diferentes que tienen ambos paises.

Haití viene cargando el peso de problemas estructurales que lo afectan en lo económico, social y político, en cambio Chile ha logrado alcanzar un grado de desarrollo de vanguardia en toda América Latina y así es como vemmos que tanto la primera nación de América Latina como la última han sufrido cataclismos telúricos de gran magnitud.

En Haití la devastación fué casi total en la capital del pequeño pais, la cifra de muertos llega a 200,000 personas mas otro tanto herido, los damnificados pasan del millon y medio, los daños a la infraestructura han sido de tal magnitud que el gobierno prácticamente se declaró anulado, quedando en manos de «la bondad» del ejercito norteamericano y de organismo internacionales que han sido quienes han canalizado la mayor parte de la ayuda recibida.

En el caso de Chile la magnitud del terremoto ha sido una de las peores registradas en la historia moderna pues fué según algunos expertos 100 veces mas fuerte que el de haití pero la cantidad de muertes no llega a mil, aunque los damnificados ya pasan de dos millones por la cantidad de edificaciones destruidas y aunque los daños materiales quizán son superiores a los de Haití, el saldo de vícimas mortales ha sido considerablemente inferior.

Haití entró en un Shock profundo que luego desató el caos en el país, que a duras penas ha sido contenido por los organismos internacionales que prácticamente han tomado el control efectivo del país, pero en Chile el gobierno reaccionó con prontitud, considerando que Santiago de Chile, capital del pais suramericano y sede del gobierno central, no fué tan afectada por el sismo y todos los mecanismos de emergencia y seguridad han sido desplegados rápida y eficientemente, con lo que han podido controlar casi todos los brotes de desorden y caos que se han dado, que lógicamente han ocurrido, pero en el caso Chileno, el propio estado ha podido tomar control de la situación.

Tanto Haitianos como Chilenos han sido terriblemente afectados por la respectiva catástofre, pero en el caso de Chile se vén indicios de una recuperación mas segura que en el caso de Haití, nación que difícilmente sobrevivirá sin la asistencia constante y decidida de la comunidad internacional.

Ambas catástrofes nos ponen alerta sobre nuestras propias condiciones y vulnerabilidades que conocemos bien y que nos advierten que en caso de un desastre de esta magnitud, no estamos preparados para responder y posiblemente nos veamos en la situación haitiana mas que en la chilena, por lo que el estado debe prepararse y tener planes contingenciales de emergencia para que no ocurra lo que tradicionalmente pasa al entrar a la época de lluvias, en la cual una mediana tormenta que dure mas de días se convierte en una tragedia nacional.

Be Sociable, Share!

3 comments for “De terremotos y realidades nacionales, Chile y Haití.

  1. Simple Nota
    02/03/2010 at 11:36 am

    la comparacion de un gobierno corrupto y otro decente.

  2. Exgetal
    02/03/2010 at 12:40 pm

    Los terremotos ponen a prueba la tecnología de construcción de los lugares donde se desatan, recordemos los últimos que han ocurrido en Turquia, Iran, Haití, México en la decada de los 80, los de El Salvador etc causaron gran destrucción y muerte, sin embargo lo que ocurre en países más desarrollados aún cuyas magnitudes sean superiores la destrucíón es menor y la cantidad de muertos también. Pero la tecnología es cara, por lo que los paises pobres no logran desarrollar una verdadera cultura de construcción sismoresistente como lo sería en Japon, EU, incluso Chile.
    En nuestro país cada terremoto que ocurre nos agarra como si fuera el primero, a pesar de la amplisima experiencia que tenemos, no la logramos canalizar, El Salvador debería ser un país experto en el manejo de desastres, pero nuestra incapacidad de capitalizar la experiencia y la eterna improvisación nos condenan a sufrir más de la cuenta.

  3. Juan Carlos
    02/03/2010 at 3:28 pm

    De acuerdo con Exegetal, cada desastre parece ser el primero que nos cae, no hay organización, todo es pura improvisación y aunque somos buenos improvisadores, la capacidad de respuesta nunca es igual a la que se dá cuando existe planificación y un verdadero control de la situación.
    Por eso nuestra vulnerabilidad en lugar de disminuir aumenta año con año, ya que los desastres son mayores pero nuestras falencias iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.