Vicepresidencia: La cereza que adorna el pastel

ciudadmujerPara el caso salvadoreño, el cargo de Vicepresidente de la República carece de funciones permanentes en la Constitución de la República y en la legislación secundaria, pareciera que su única tarea es esperar que el presidente falte en forma temporal o permanente para sustituirlo. Por lo general el Presidente le ofrece a su vicepresidente un Ministerio u otro alto cargo, pero esta posición también se la puede ofrecer a cualquier otro ciudadano que nunca haya sido candidato. Es más, casi siempre, el Vicepresidente no es parte del círculo íntimo y de confianza presidencial, ni ocupa las posiciones de mayor relevancia en el Ejecutivo.

Hay muchos ejemplos de contradicciones que se presentan entre el Presidente y su compañero de fórmula, que llevan a este último a una posición bastante irrelevante, aunque tenga mucha pompa. En nuestro país baste revisar las posiciones ocupadas por todos los vicepresidentes desde 1984, para demostrar la certeza de lo señalado anteriormente.

Lo dicho antes es parte del conocimiento básico y general de nuestra población votante, por ello cuando el ciudadano ejerce el sufragio, el candidato a la vicepresidencia pesa muy poco en su decisión. Muchos salvadoreños pueden decirnos de memoria los nombres de los últimos cinco o seis presidentes, pero muy pocos pueden decirnos el nombre de los vicepresidentes que tuvo cada uno de ellos.

Los tomadores de decisiones en la clase política no deben olvidar esto, pues tratar que una buena candidatura a la vicepresidencia le remiende la plana al candidato presidencial es casi imposible. En el mejor de los casos le podrá elevar un par de puntos de popularidad, pero no más. Hay quienes sostienen que un buen candidato a vicepresidente ayuda poco, pero uno malo, puede ser fatal, pero esto no está confirmado. Un candidato presidencial decía en privado que lo más importante que espera de su compañero de fórmula es que no le reste votos.

El apresuramiento de los dos partidos con mayor votación en nuestro país los ha llevado a elegir candidatos presidenciales que no logran cuajar positivamente en la opinión pública. Uno de ellos está estancado en las preferencias y el otro viene en franca caída desde hace unos meses. Uno de ellos intentó resolver el problema eligiendo vicepresidente, el cual no ha logrado sacar a su compañero de fórmula del estancamiento. El otro busca un vicepresidente que le ayude a detener la caída y lo suba lo suficiente para ganar ventaja, lo cual, como ya se señaló, es casi imposible.

Ambos partidos deben revisar a fondo su estrategia, parecieran que están jugando a perder. Una estrategia electoral que solo se basa en las falencias del contrario, pero sin fortalezas propias, no logra buenos resultados. Peor si ambos partidos la implementan en simultáneo. Llevarían a amplios sectores de la población votante a la total decepción y la abstención.

Los dos grandes partidos no pueden descansar sus esperanzas de triunfo en las enormes cantidades de dinero que pueden levantar para hacer campaña. La elección presidencial pasada (2009) demostró que el dinero, aunque necesario, no basta. Se necesitan buenas propuestas y buenos candidatos presidenciales.

Es por ello que las expectativas en torno al aparecimiento de nuevas figuras que se incorporen a la competencia presidencial son bien vistas por importantes sectores de población. Entrar a esta competencia no es fácil, dadas las enormes cantidades de recursos que se necesitan. Las campañas electorales modernas están, cada vez más, dominadas por el dinero y quien carece de él no tiene posibilidades.

Concluyendo entonces, podemos decir, que la candidatura a la vicepresidencia es como la cereza que adorna el pastel, hace que se vea más bonito y apetecible, pero casi nadie compra el pastel, solo por la cereza.

 

Ayutuxtepeque, miércoles, 06 de febrero de 2013.

Be Sociable, Share!

1 comment for “Vicepresidencia: La cereza que adorna el pastel

  1. Luis
    08/02/2013 at 1:16 pm

    “Pareciera que estan jugando a perder….” es la triste realidad, dije lo mismo cuando el br. saca se encaminaba hacia una segura derrota, haciendo todo a propósito… esto es un juego macabro, Arena con un candidato que se ganó el puesto a pulso de simpatía de las bases pero esto dicha mucho de una real capacidad y si Arena optaba por un capaz ( que no tiene simpatía de las bases) igual derrota, siendo la diferencia que esta vez no lo podían achacar a la dirigencia por haber impuesto al oligarca…por el otro lado un candidato que no despierta interés…. entre ambos abriendole brecha al peor corrupto que ha tenido ES…pero lo peor es que tiene chance real de volver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.