Tristeza y vergüenza universitaria Parte I – Colaboración

Los jóvenes de AGFEMO me envían un artículo escrito por un profesor universitario, amigo y colaborador de su blog, será publicado en tres entregas

TRISTEZA Y VERGÜENZA UNIVERSITARIA ( PARTE I)
Por: Francisco Quintanilla


Que toda realidad esté en constante cambio, movimiento y transformación es un precepto basado en la filosofía dialectico materialista, el cual nos indica, no precisamente que todo cambio lleve a estadios superiores de evolución de la realidad natural o social; los cambios también pueden reflejar una especie de involución, es decir, en lugar de ascender se desciende en el nivel de organización de la materia.
La Universidad de El Salvador es una muestra de lo que la involución representa en la transformación de la realidad social; los problemas que esta institución presenta, caso específico de los estudiantes aspirantes a ingresar en ella – que también representa  o refleja la involución del sistema educativo nacional – viene a poner entre dicho no sólo la incapacidad de las autoridades  de la UES y de su rector para encontrarle solución a los problemas que se generan  a partir de la fricción entre lo que se puede llamar capacidad instalada (capacidad que tiene la UES de recibir a determinada cantidad de estudiantes de nuevo ingreso) y la capacidad exigida (todos los aspirantes que solicitan ingresar a la UES), sino que también la incapacidad del gobierno de El Salvador actual como de los pasados gobiernos inmediatos para dar soluciones estructurales a este problema.

Es que no puedo contenerme

Pone en cuestión la capacidad de la UES, porque por medio de su representante máximo individual, su rector, no ha sido capaz ni siquiera de hacer un análisis de que el problema no es un problema cualquiera,  que además de ser un problema que la universidad enfrenta y enfrentará cada año sino se plantean soluciones a mediano y largo plazo,  es un problema estructural. Sus “análisis” limitados se quedan en decir que la universidad su función es educar y otras instituciones como la Fiscalía y la PNC son encargadas de mantener el orden y restablecer el orden, es decir de “ordenar a los que se han desordenados”.

¿Porque no les dieron en la neck?

 El rector como conductor de la única universidad estatal de El Salvador, con estos “análisis” lo único que demuestra es por una parte, su incapacidad como académico y  por otra, su incapacidad como rector de la máxima casa de educación superior, y como algunos han sostenido se pone en evidencia  que este rector es el peor rector que la UES ha tenido a lo largo de su historia, sin capacidad de hablar, de pensar ni de actuar como un auténtico Rector con mayúsculas, es un rector que no tiene peso ni académico ni político a nivel nacional ni mucho menos a nivel internacional.

Este problema, el de los aspirantes de nuevo ingreso, cuestiona a los gobiernos de turno de El Salvador del pasado inmediato, y al gobierno actual, porque como dicta la Constitución de nuestra República de que toda persona tiene derecho a la educación, y no a cualquier educación sino a una educación con calidad.
El derecho a la educación que todo(a) salvadoreño(a) tiene de suyo, no sólo se refiere a la cantidad (a la cobertura) sino que también a la calidad, pero acá en este país ni se cumple la satisfacción de la cantidad de educación, ni mucho menos de la calidad. Sin embargo, hay que reconocer que la cobertura es donde se ha avanzado un poco pero sacrificando la calidad de la educación.

Este no es un texto socialista

Este último punto, el del sacrificio de la calidad de la educación, puede remitirse a muchos años atrás, pero hay que tomar como punto temporal álgido de este sacrificio en la historia de la educación en El Salvador, el año de 1995 cuando comienza a operativizarse la última reforma educativa  y que actualmente continua vigente.

(PARTE II PAPEL DEL FMI,BM Y BID EN LA REFORMA EDUCATIVA)

Be Sociable, Share!

4 comments for “Tristeza y vergüenza universitaria Parte I – Colaboración

  1. 24/03/2010 at 9:41 am

    Hunnapuh, no hay que caer en el error de publicar cualquier material que te envían…

  2. Hector Sermeño
    24/03/2010 at 12:06 pm

    Ahora el tal José Zepeda quiere restringir la libertad de expresión. Pensé que ya no habían caninos fascistas.

  3. Juan Carlos
    24/03/2010 at 1:41 pm

    El Rector Quezada tuvo desde el inicio un mal manejo de esta crisis, porque cerró las puertas al dialogo e inmediatamente buscó la salida represiva al problema, al mejor estilo de los gorilas de los 70’s, cosa extrañaa para una persona que viene del seno de la izquierda.
    No apoyo en ningún momento la acción de estos diz que estudiantes o aspirantes a nuevo ingreso pero como máximo dirigente de nuestra principal casa de estudios superiores, Rufino Quezada debió darle otro manejo a la crisis que hubiese sido resuelta con más agilidad.
    El problema que se dió trae un enorme trasfondo educativo que amerita una revisión y actualización de todos los programas educativos del pais, comenzando por rescatar la calidad académica que antes tuvo el sector público en materia de educación.
    Esta es una dura tarea que tiene encima el vicepresidente y a la vez ministro de educación Salvador Sanchez Cerén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.