Super Potencias con Super Problemas

Articulo publicado originalmente en el Boston Globe, traducido con ayuda de Google Traductor.

Superpotencias con Super Problemas.
 
Por Christopher Marcisz

2 de noviembre 2009

Puedo ser muy malo...he he he!

Puedo ser muy malo...he he he!

 El Primer Ministro Vladimir Putin de Rusia ha manifestado algo que ha sido tan obvio hace poco, cuando dejo caer un fuerte indicio  a los los periodistas extranjeros de que él, en efecto, esta dispuesto a ejercer un nuevo mandato como presidente, cuando su escogido a dedo por el , Dmitry Medvedev, complete su termino en 2012.
 
El proximo presidente ruso que viene será el primero en servir  seis años, lo cual  tendría una segunda administración para Putin  hasta 2018. Y puesto que la Constitución le permite tener dos términos, se le puede pegar hasta alrededor de 2024. Eso es casi un cuarto de siglo para los años de Putin, lo que sería más que suficiente para cualquier zar o secretario general.
 
Es un poco común de la sabiduría popular de Rusia de que un país tan grande y fiero como el de que Rusia debe tener como lider una «mano firme en el timón.»
 
 Esta «Sabiduria Popular» son evaluaciones generales confeccionadas utilizadas para justificar los excesos de toda persona desde Pedro el Grande hasta Stalin, y parece demostrado por su ausencia en la epoca del  siglo 17 » Tiempo de Problemas» y la difícil transición soviética en la década de 1990.
 

Inspiramos a los actuales

Inspiramos a los actuales

 Los rusos no confian en extraños, ni tampoco confían mucho en sí mismos . También los Estados Unidos es un país grande y fiero, pero parece tener la tendencia opuesta, de confiar en su estabilidad innata tanto que puede aceptar un alto nivel de disfunción.
 
La espiral descendente súbita del debate sobre la asistencia de la salud durante el verano ofrece un claro ejemplo de un país que ha escapado de control. Hay un partido de la oposición sin participación en la gobernabilidad efectiva, la rápida difusión del disparate, la tontería, las distorsiones y mentiras, el uso descuidado de términos como socialista y fascista.
 
 Y añadir a esto el hecho alarmante de que muchas personas piensan que procede andar como cordero con armas de asalto a los debates públicos. Se siente claramente que Estados Unidos se ha convertido en un lugar ingobernable, donde la cuestión sobre si todos los estadounidenses merecen atención de la salud es una cuestión no tanto de debate como en las contorsiones de la lucha libre profesional.

 Rusia en la última década ha creado una estructura elaborada para el aislamiento propio de este tipo de caos.
La cultura política ha desgranado toda una gama de jerga para justificar su estructura de la estructura de la mano pesada de arriba hacia abajo  ( «el poder vertical»), la inmunidad a las normas internacionales (» democracia soberana»), y las artes oscuras de la manipulación mediática y de mensajería ( «tecnología política»).
 
La politica del gobernante Partido Rusia Unida ha hecho un trabajo asombroso de la protección de los rusos de sí mismos manejando los niveles de los controles de cada nivel de gobierno. Los tribunales todavía están sólo nominalmente independientes, y todos los gobernadores regionales son nombrados por el presidente.
 
 La Asamblea Legislativa se mantiene en firme control – el hombre en materia legislativa del partido, Boris Gryzlov, señaló recientemente que » En la Duma no hay lugar para los debates.» (DUMA es el nombre local que recibe la Asamblea Legislativa)

El sistema electoral de las elecciones es, literalmente, sin esperanza – legislativas cada cuatro años, y se basan en listas de partido y no candidatos individuales con grupos específicos.Los deportistas para las filas de la Duma están llenos de individuos leales al partido, complementada por la sala de estar de los conformes cantantes, modelos, y el ex. Lo que queda de la oposición, los que no han sido enviados a la cárcel o al exilio, ha sido cooptado o marginados.
 

Parlamento Ruso

D.U.M.A.

Cuando los tres partidos de oposicion de la Duma abandonaron el mes pasado para protestar por las fraudulentas elecciones locales de forma masiva para que mantendria solidificada el Partido de Rusia Unida, la rebelion no sirvio de nada, practicamente fue una prueba  sobre si  el Kremlin  aprobaria estos gritos anémicos por la atención.

La mayoría de los rusos están particularmente dispuestos a aceptar su lugar. No es el caso de los campesinos de la  edad Dron de León Tolstoi «Guerra y paz». Después de Dron los rusos han desempeñado un papel como  dispuestos a una revuelta que sera abortada, un noble aparece y aprehende a los dirigentes, la emisión de órdenes que parecía» no podría ser alcanzado con cualquier tipo de oposición». De la multitud , dos campesinos comenzaron haciendo el rol de Drone Dron, que se quitó su propio cinturón los ataron y los entregaron a ellos, como para ayudar en la operación.»

«Esta es una idea horripilante para la mayoría de los estadounidenses, que han absorbido profundamente nuestro sentido de una democracia jeffersoniana.» Nuestra disposición de la rebeldia es fundamental, aunque a menudo en el tipo de forma inconsciente que hace que palabras como «emancipacion» y » la libertad», vienen a ser independientes.
 
Está consagrado como la religión cívica en nuestra Constitución y Declaración de Derechos. Así que es una vergüenza frente-bofetadas que no podemos hacer más con lo que se nos ha dado.

Christopher Marcisz es un escritor de Williamstown-que vivía en Moscú desde 2007 hasta 2008.
———————————————————————————————
PRIME MINISTER Vladimir Putin of Russia was only stating the obvious recently when he dropped a strong hint to foreign reporters that he would, indeed, consider another term as president when his hand-picked successor, Dmitry Medvedev, completes his term in 2012.The next Russian president will be the first to serve six years, which would take a second Putin administration through to 2018. And since the constitution lets you have two terms, he may be sticking around until 2024. That’s nearly a quarter-century for the Putin years, which would be more than enough for any czar or general secretary.It is a common bit of Russian folk wisdom that a country as big and wild as Russia is must have a “strong hand on the tiller.’’ It is a catch-all assessment used to justify the excesses of everyone from Peter the Great to Stalin, and seems proved by its absence in the 17th century’s “Time of Troubles’’ and the difficult post-Soviet transition in the 1990s. Russians don’t trust outsiders, nor do they trust themselves much.America, too, is a big and wild country, but it seems to have the opposite inclination, of trusting its innate stability so much it can accept high levels of dysfunction.The sudden downward spiral of the health care debate over the summer offered a clear example of a country slipping out of control. There is an opposition party with no stake in effective governance, the fast spread of nonsense, distortions, and lies, the sloppy use of terms like socialist and fascist. And add to this the alarming fact that many people think it appropriate to tote assault weapons to public debates.It feels distinctly that America has become an ungovernable place, where the question about whether every American deserves health care is a matter not so much for debate as for the contortions of professional wrestling.Russia in the past decade has created an elaborate structure for insulating itself from this kind of chaos.The political culture has ginned up a host of jargon to justify its heavy-handed top-down structure (“the power vertical’’), immunity to international standards (“sovereign democracy’’), and the dark arts of media manipulation and messaging (“political technology’’).

The ruling United Russia Party has done an amazing job of protecting Russians from themselves by ratcheting up its control of each layer of government. The courts are still only nominally independent, and all regional governors are appointed by the president. The Legislature remains in firm control – the party’s legislative point man, Boris Gryzlov, recently noted that “the Duma is no place for debates.’’The electoral system is literally hopeless – legislative elections are every four years, and are based on party lists rather than individual candidates with specific constituencies. So the Duma’s ranks are full of loyal party hacks, complemented by compliant lounge singers, models, and former athletes. What’s left of the opposition, those who haven’t been sent to prison or into exile, has been co-opted or marginalized.When the Duma’s three opposition parties walked out last month to protest the massively flawed local elections that solidified United Russia’s hold, the speculation was about whether the Kremlin had approved this anemic cry for attention.Most Russians are peculiarly willing to accept their place. There is the case of the old peasant Dron in Leo Tolstoy’s “War and Peace.’’ After Dron has played an unwilling role in an aborted revolt, a nobleman appears and apprehends the leaders, issuing orders that seemed “could not possibly be met with any opposition.’’ From the crowd, “two more peasants began binding Dron, who took off his own belt and handed it to them as though to assist in the operation.’’This is a horrifying idea to most Americans, who have deeply absorbed our sense of a Jeffersonian democracy. Our readiness to rebel is fundamental, even if often in the sort of unthinking way that makes words like “freedom’’ and “liberty’’ become unmoored. It is enshrined like civic religion in our Constitution and Bill of Rights. So it is a forehead-slapping shame that we don’t do more with what we have been given.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.