Sobre la conveniencia que el ejército salga a la calle a combatir la delincuencia.

EJERCITO_CIUDAD_JUAREZ

Si a nivel popular se abre un debate sobre la necesidad que el ejército salga a la calle a combatir la delincuencia, sería abrumadora la opinión de que se le necesita en las calles. La razón es simple, la ciudadanía ya no aguanta más esta situación de inseguridad. Vivimos permanentemente angustiados no solo por nuestra seguridad, también por la de nuestros parientes, amigos y vecinos.

 Los salvadoreños salimos a la calle por necesidad y no sabemos si regresaremos vivos a nuestros hogares. Los estudios del PNUD nos declaran  junto con Guatemala y Honduras como la región mas violenta del mundo. Otro deshonroso título mundial. El mismo estudio señala que los salvadoreños estamos cambiando nuestros hábitos de vida, cada vez salimos menos a divertirnos, evitamos pasar por lugares que consideramos peligrosos.

 Por ello creo que poner al debate público si el ejército debe salir o no a la calle, es un absurdo. Esto es lo que quisieran muchos que sacan raja política de la actual situación.

El tema a debatir debe ser: ¿Cómo debe salir el ejército?.

aejercito2

Debemos llevar el debate a definir cual es la forma mas adecuada, para que sin violar la Constitución, dentro del Estado de Derecho y con total respeto a nuestra institucionalidad, la Fuerza Armada pueda contribuir al combate a la delincuencia.

 Este es el primer elemento esencial a considerar y concensuar. Pues si permitimos que el ejército salga a cumplir funciones policiales directas, estaríamos no solo deformando su rol constitucional, además estaríamos creando las condiciones para que más adelante se le invoque para derrocar un gobierno que según los medios de comunicación y los grupos de poder sea malo para el país. El ejército ha sido concebido históricamente como una tabla de salvación de los grupos oligárquicos, cada vez que han considerado que las cosas no andan como quisieran, simplemente han acudido a sus buenos oficios para cambiar el gobierno, nombrar una junta (a veces revolucionaria) de gobierno y anular la Constitución.

 Este argumento, a mi juicio válido, es el que esgrimen los que consideran que el ejército debe permanecer en sus cuarteles. El problema es que tiene en su base analítica una concepción demasiada plana de un fenómeno sociológico complejo y multidimensional.

 Personalmente creo que es posible que el ejército nacional juegue un rol disuasivo y complementario a la labor de la PNC. Todo esto en el marco de un visión dinámica de su rol constitucional que se apega a la realidad salvadoreña actual.

 El otro elemento que es necesario determinar es la temporalidad del rol de la Fuerza Armada. Estamos en una situación de verdadera emergencia nacional, la capacidad de la PNC ha sido desbordada, por ello se necesita que en forma temporal el ejército juegue un rol. Este espacio de tiempo debe ser definido con la mayor exactitud, debe ser únicamente mientras dure el carácter de la emergencia nacional. Además los soldados no deben salir a la calle sin pasar antes por un curso básico que los prepare a resolver problemas de tipo civil o delincuencial. No debemos olvidar que al soldado se le prepara para matar. Si no me creen pregúntenle al ahora evangélico Coronel Armendáriz.

altotemato

 El tiempo que dure esta emergencia debe servir para preparar a la PNC para que pueda asumir su rol constitucional, incluso muchos jóvenes al terminar su servicio militar, podría pasar de inmediato a un curso rápido en la Academia Nacional de Seguridad Pública e incorporarse en poco tiempo como agentes policiales.

 Creo que esta es la óptica con la cual el gobierno actual debe ver las propuestas que han hecho el Alto Mando y el Ministro de Defensa.

 Finalmente señalar que la viabilidad operativa es fundamental. Una vez resueltos los asuntos generales, el plan debe ser revisado con cuidado para lograr eficiencia y efectividad. Si vamos a tomar estos caminos poco ortodoxos, se vuelve necesario que se garanticen que habrá resultados concretos. Si la población siente el beneficio y su condición de inseguridad cambia, ambas instituciones (La PNC y la FFAA) saldrán gananciosas. Todos ganaremos.

 

Ayutuxtepeque, jueves, 22 de octubre de 2009.

Be Sociable, Share!

6 comments for “Sobre la conveniencia que el ejército salga a la calle a combatir la delincuencia.

  1. Amado Espino
    22/10/2009 at 8:12 pm

    Una de las razones porqué la inmensa mayoría de la población estaría de acuerdo en sacar al ejército a vigilar es la nostalgia del autoritarismo, la ilegalidad y la inclinación a encontrar soluciones fáciles a problemas complejos: La mayoría cree y espera que el ejército salga a violar la ley y matar indiscriminadamente a cuanto sospechoso de ser delincuente se encuentre.
    Es decir, una solución como la de Martínez en 1932, pero que es imposible en los tiempos actuales, por lo que lo único que se lograría es el fracaso del ejército en controlar la delincuencia, y su consiguiente desprestigio.
    Hay problemas que no se deben dejar a criterio de las masas, somo la prohibición del aborto, matrimonio entre personas del mismo sexo, funciones del ejército, porque se corre el riesgo de empeorar las situaciones, y hacer retroceder el desarrollo social.

  2. Knino
    22/10/2009 at 8:31 pm

    Ampliando lo dicho por Amado Espino, sobre todo en El Salvador en donde las diferentes religiónes se han encargado de crear fuertes Tabús en lo referente a los temas sexuales, creando un modelo de intolerancia que se vuelve un freno al desarrollo social.

    Sacar al ejército amarrado legalmente a intervenir en la seguridad pública es como sacar un chucho con bosal a que nos proteja de un agresor, talvez dará un poco de miedo pero para quien está ya curtido, solo le dará risa.

  3. Bernardo Escobar
    22/10/2009 at 8:53 pm

    Dos graves errores frente a las maras

    Considero que es un grave error táctico y estratégico propiciar, promover, inducir e incluso insinuar la idea de que a la violencia se le puede y se le debe atacar con violencia. Lo digo a raíz de unas declaraciones, ampliamente publicitadas, en las que el Director General de la PNC presentaba un papel con la declaratoria de guerra de la MS13 a la Pandilla 18, más en la línea marcada por los grupos de poder mediáticos, que por las líneas politicas trazadas por el nuevo Gobierno. Eso indica que quienes asesoraron en esa idea, no tienen ni idea de la gravedad de las consecuencias.
    Veamos algunos detalles al respecto
    1.- Se han tomado experiencias, contextos y escenarios de actuación en condiciones distintas, vividas en otros países y en otras épocas, y, sin el menor análisis, se han limitado a readecuarlas a la realidad salvadoreña. Los grupos de estudio corresponden a distintas nacionalidades; es decir, ambos grupos son formados por extranjeros y las Fuerzas de Seguridad de esos países donde residían se limitaron a enfrentarlos entre ellos. Ese método se ha aplicado de forma amplia y repetida en Europa Central. El objetivo es enfrentar a un bando contra otro, ó bien, dividir a un grupo y enfrentar a las facciones resultantes. Pero la MS13 y la Pandilla 18 son salvadoreñas y están en su propio país; por lo tanto, la solución debe ser y tiene que ser necesariamente diferente. 2.- El resultado inmediato de ese enfrentamiento es un aumento exponencial de la violencia, tanto en cantidad como en barbarie, lo que justifica una mayor represión admitida por la población y un fortalecimiento de las medidas policiales, hasta llegar, poco a poco, al establecimiento de un Estado policial (incluso cambiando a los gobernantes), siendo este último aspecto uno de los más graves inconvenientes de la aplicación de esas medidas, pues se puede ver como en la práctica es muy difícil, casi imposible, revertir un modelo de Estado policial, ya que el control sobre la población facilita la permanencia en el poder de los gobernantes de turno y fortalece la inmovilidad de los grupos de poder de las clases dominantes. 3.- El excesivo protagonismo atribuido a las maras conduce a la elaboración de medidas específicas contra ellas, aumentando así el riesgo de que otros grupos delictivos del crimen organizado y del narcotráfico campen a sus anchas. Incluso podría darse el caso de que esa tan mediatizada lucha contra las maras, sólo sea una cortina de humo para ocultar las actividades de grupos mafiosos altamente organizados e incrustados en las más altas esferas de poder político, económico, social, cultural, deportivo, religioso y hasta onegeísta. Es fácil comprobar como tales medidas excluyen de la cacareada Reforma del Código Penal el aumento significativo de las penas para los delitos de cuello blanco, financieros, de las multinacionales, de medianos y altos cargos del Estado, la corrupción, el lavado de dinero y el narcotráfico, entre otros. La consecuencia más grave es la renuncia definitiva a cualquier forma de acuerdo o negociación entre las maras, por un lado, y el Gobierno y la sociedad civil por otro; tal como algunos sostienen que proponía Christian Poveda.
    4.- La criminalización de las actividades sociales y políticas normales, al socaire de la lucha anti mara: a) propicia el surgimiento de grupos de exterminio a la sombra de los Grupos de Élite y Fuerzas Especiales del Ejército y de la Policía. Léase ORDEN, Escuadrones de la Muerte, AUC, GAL, Águilas Negras, etc. b) generaliza e institucionaliza una cultura de violencia criminal: Irak, Israel en Palestina, Colombia. c) Se pierde el rumbo y el sentido de la Justicia, la Dignidad y Los Derechos Humanos: Abú Graib, Guantánamo, cárceles secretas, torturas, etc. c) el peligro latente de los «falsos positivos» que surgen al amparo de las leyes de excepción basadas en políticas represivas de supuesta seguridad nacional que no se corresponden con la gravedad de la situación, sino que buscan otros objetivos: Irak, Israel en Palestina, Colombia, etc.
    5.- La violencia de los grupos paramilitares y sicarios de toda clase, va dirigida, preferentemente, contra elementos de los sectores progresistas de la sociedad; y no se puede descartar que estas bandas asesinas hayan logrado hacerse con el control y dirección de las maras y pandillas. Veamos un par de ejemplos. En Honduras, con el golpe de estado de gorileti, las maras han parado su actividad. En el Salvador, con el nuevo Gobierno del FMLN, ha aumentado significativamente la actividad criminal; suponiendo que el aumento de la criminalidad pueda ser atribuido exclusiva o mayoritariamente a las maras y pandillas.
    6.- La fuerza resultante de todos los vectores de la violencia y otras variables que gravitan a su alrededor, está conformada, escencialmente, por una fuerza económica que se alimenta del negocio de la seguridad privada y del tráfico legal e ilegal de armas, tanto destinadas a particulares como destinadas a las Fuerzas de Seguridad, así como del amplio universo de las actividades delictivas de siempre, por supuesto.

    El otro error, gravísimo, sería recurrir al Ejército, dicho en fino, a las Fuerzas Armadas, para luchar contra las maras. El argumento de que lo ha propuesto el Rev. José Mª. Tojeira no puede pasar por encima de la Constitución actual, la que habría de reformar (Art. 211, 213 y 216) de modo que permita someter a las FF.AA. a los tribunales civiles. Se trataría de evitar por todos los medios legales la gestación de una mini Operación Cóndor, en este caso, Operación Zopilote. El ejemplo de gorileti y sus goriloides no invita al entusiasmo; al contrario, vistos los halagos y arrumacos de los sectores más tenebrosos de la derecha -incluida la cúpula eclesiástica de toda América, sin excepción- con los golpistas hondureños.

  4. ariel
    22/10/2009 at 8:57 pm

    creo que una desicion como esta, de sacar el ejercito a las calles debe pensarse muy bien

    no es algo tan facil como que salgan y ya, implica muchas cosas como admitir explicitamente el fracaso de la PNC, violar los acuerdos de paz, darle atribuciones al ejercito que perdio en la firma de los acuerdos, en fin volver al militarismo

    es de todos sabido que en muchos militares y personajes de ultra derecha persiste esa tentacion del autoritarismo militar, donde el ejercito defendia los intereses de la oligarquia, habra que tener cuidado con la mentalidad de personajes peligrosos como el coronel vargas

    implica muchas violaciones que se pueden cometer a los derechos humanos de personas inocentes, actos arbitrarios y despoticos

    no piensen que van a salir a matar y a barrer mareros ES IMPOSIBLE PUES EL ESTADO SALVADOREÑO RATIFICO LA CONVENCION INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS Y AUNQUE NO NOS GUSTE SI EL EJERCITO MATA MAREROS A LO LOCO, EL SALVADOR SERA INTERNACIONALMENTE SANCIONADO, POR VIOLAR DICHA CONVENCION

  5. Roberto L.
    22/10/2009 at 9:55 pm

    Hombre, ahora si da gusto opinar aquí sin tantas restricciones.

    Es importante señalar que las pandillas se constituyen en un problema social pero no son la única fuente de crimen y violencia, se ha sobredimensionado el papel de las maras en la situación de inseguridad pública que vivimos.

    No es que sean unos santos tampoco pero se está pretendiendo decir que las maras son el único problema de seguridad que tenemos, recordemos que existe el narcotráfico, el contrabando, los secuestros, las extorsiones, etc. que no son total exclusividad de las maras y que tienen arraigo profundo en la misma PNC, por lo que decir que todo es culpa de las maras es tener muy poca visión o es querer ocultar otros problemas de fondo.

    Las maras lanzaron un comunicado desligándose del rumor del lunes

    http://www.diariocolatino.com/es/20091022/nacionales/72820/

    Redacción Diario Co Latino

    En comunicado miembros de la pandilla 18 y MS, se desligaron del supuesto mensaje enviado a través del Internet y que alarmó a la población salvadoreña el lunes recién pasado. “Nosotros en ningún momento hemos decretado atentar contra la ciudadanía, ni el sector transporte mucho menos a la población” indica el comunicado.

    “Creemos que este es un acto irresponsable de personas ajenas a las pandillas que lo único que buscan es seguir lucrándose de la inseguridad”, advierten.

    El lunes, algunos empresarios decidieron despachar a los emplead y directores de escuelas a escolares, como una medida de prevención, ante el supuesto mensaje de “toque de queda” y las amenazas de toma de algunos centros comerciales.

    Sin embargo, todo quedo en un rumor y en una alarma generalizada de algunos medios de comunicación.

    Según informaron las autoridades, ya se les había informado de este correo a algunos empresarios y escuelas para que no se alarmaran, sin embargo siempre se tomaron medidas de prevención.

    En su comunicado los supuestos pandilleros también se muestran “abiertos al dialogo para corregir” algunas inconsistencias del pasado. “Queremos hacer un llamado al gobierno para que se escuchen nuestras peticiones, ya que nosotros, como pandilleros por mucho tiempo hemos sido señalados como culpables de toda la criminalidad del país” expresan.

  6. Rantnio
    23/10/2009 at 6:42 am

    Yo pienso i como dicen algunos la importancia de la fuerza armada es solo un medio para desprestijialar mas debido a que solo arian la pinta de matones sin poder hacer nada.. luego se tildara que fue un fracaso y desagamos la fuerza armada es un muy buen comienzo para ello.. (solo especulo) la militarizacion de la seguriada publica es un error se caera en la burocracia fuerza de poder el que tiene mas rango y volveremos a la poli de hacienda otra ves el salvadoreño y yo como uno mas somos muy retrogradas yo pienso que esta sitaucion de la delincuencia se ha desbordado a tal manera que no es controlable .. la delincuencia comun hasta los mayores narcotraficantes estan y asta podria apostar que estan mejor organizados que nuestra PNC.. como decia mi abuelito oajala que regresara martinez por que ni asu propio hijo perdono… necesitaremos a alguien igual de duro????? esta muy dificil.. la sitauacion politica economica y social estamos muy mal con una lagrima lo digo… haaaa esos tiempos que nod decian el japon chiquito… derecha y izquierda ARRUINARON ami jente trabajadora… gracias por que es su propio fruto… y de eso mis sufriran tambien.. ojala y solo el señor que tenga compacion de nosotros para que podamos hacer esa jente trabajadora amable e intelejentes como antes.. gracias ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.