Sembremos…comida. #diadelatierra

Sembrar un árbol, tener un hijo (que diga arból por puro joder), escribir un libro, la mayoría de nosotros nos quedamos en las primeras dos, algunos solo tienen el hijo… y para colmo lo abandonan, pero considerando que buena parte sí se hace responsable, nos quedamos debiéndole a la naturaleza el árbol y a la humanidad el libro.

En mi caso he plantado, no uno sino varios árboles, tengo dos hijos y el proyecto, solo el proyecto de escribir mi libro, pero el punto de este post es la siembra de árboles, no la escritura de libros, por lo que entremos en materia.

Inicié mis vivencias de sembrador al igual que la entrañable canción de Alberto Cortéz, junto a mi padre con quien sembré unos cuantos árboles en nuestra casa familiar y en un terrenito rural que era propiedad de mi madre, aunque cabe decir que derribé también un par de árboles en la misma propiedad, cavando desde la raíz.

Posteriormente como Boy Scout, en las diferentes campañas de reforestación que hicimos cuando era adolescente, y así he sembrado bastante bosque, pero lo hacía sin conciencia real de la importancia que tiene aumentar la vida vegetal en el medio ambiente.

Ya adulto sembré algunos árboles en las viviendas donde habité pero desde las primeras veces abandoné la idea del árbol ornamental, por que lo consideré improductivo, en nuestra casa  con muy poca área de patio, tenemos una variedad de cítricos diversos casi apiñados pero que nos dan sombra, frescura y naranjas, limones, mandarinas, etc.

Desde entonces he sido de la idea de que en nuestro país debería promoverse la siembra de árboles y plantas frutales como primera opción para cualquier campaña de reforestación, normalmente los árboles con frutos comestibles no forman parte de las variedades que se siembran en las calles y campos abiertos, aunque no entiendo la razón.

Estamos plenamente conscientes de que necesitamos verde, de que necesitamos árboles, pero también necesitamos comida, así que no hay mejor manera de reforestar que la de reforestar con árboles de frutos comestibles, si en todas las aceras de San Salvador en lugar de los árboles decorativos que los diferentes alcaldes botan y siembran recurrentemente, sembraran mangos, naranjos, jocotes, mandarinas, limones, zapotes, paternos, pepetos, matasanos, guanabos, almendros, etc., etc. tendríamos alimento saludable barato e incluso gratuito, mucha gente indigente tendría al menos qué comer o vender, nos ahorraríamos cantidad de dinero en frutas más baratas, lo que haría aumentar el consumo de ellas con los beneficios en la salud y bienestar que conlleva.

Está bien sembrar maderables u ornamentales, pero debería ser prioridad los frutales, no entiendo porqué nadie en las estructuras de poder gubernamentales que tienen que ver con la conservación del medio ambiente piensa en bosques frutales.

Además de combatir la erosión de la tierra, el aumento de CO2, el calentamiento global, la disminución del agua y la desertificación de la tierra, estaríamos brindando comida abundante y hasta cierto punto gratuita, combatiendo el hambre o dando oportunidades de subsistencia.

Oriente se está convirtiendo en un desierto y es por la siembra de cereales, caña u otros cultivos masivos que para hacerlos se recurre a la tala de árboles para ganar terreno de cultivo de temporada, que si bien es cierto que genera alimentos, daña la tierra y la termina dejando árida e improductiva.

Ahí es donde más urge la siembra de bosques frutales y no debemos pensar en cien o mil sino en al menos un millón de árboles, si queremos salvar a nuestro país de a autodestrucción.

Muchos agricultores talan los árboles frutales de los cafetales o de las fincas de caña, maíz o frijol, porque “la gente se roba la fruta”, cuando ellos a lo sumo consumen una mínima o ninguna parte de esa fruta que prefieren eliminarla a que alimente a extraños.

Pero eso es parte de nuestra cultura plenamente capitalista, en la que si no gano yo, no gana nadie, lo que nos ha llevado a nuestra grave situación social actual.

En este día de la tierra, sembremos fruta, no perdemos nada y ganamos todo.

 

 

 

Be Sociable, Share!

1 comment for “Sembremos…comida. #diadelatierra

  1. Juan D.
    29/04/2016 at 7:36 pm

    Recomiendo la lectura del libro, ahora ya clásico, “El Salvador, La Tierra y El Hombre”, de David Browning, ya que no basta con sembrar, hay que despoblar el campo hasta niveles sostenibles y que las ciudades crezcan hacia arriba. Ecológicamente eso es lo mejor que se puede hacer en países muy poblados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.