Rob Bilott contra el Teflón y Du Pont. Parte 1

Cómo un Abogado Defensor Químico Reveló los Secretos del PFOA y los Peligros del Teflón

Por el Dr. Mercola


27 enero 2016


Artículo y vídeo copiado por Jorge Guerrero


https://www.youtube.com/watch?v=cGEWkjpi83Y&list=PLoxBUkEprvd5V2kzQlPD8eROeP5VOviWJ


Si todavía utiliza utensilios de cocina antiadherentes, lo ideal sería que lo reconsidere seriamente. 


Lo mismo sería si utiliza ropa anti manchas o contra agua, y optar por alfombras y telas a prueba de manchas.


Todos estos productos, y muchos más, contienen ácido perfluorooctanoico (PFOA, por sus siglas en inglés y también conocido como C8), el que, según se ha revelado, es mucho más peligroso de lo que se creía.


Durante 50 años, DuPont utilizó PFOA para producir teflón. A lo largo del tiempo, la compañía ha defendido la seguridad de PFOA y, hasta ahora, todavía se resiste a aceptar los problemas a la salud ocasionados por tal exposición. Sin embargo, por fin salió la verdad a la luz. 


Hace más de 15 años, yo comencé a advertir a las personas acerca de los peligros potenciales del teflón. Como resultado, DuPont me amenazó legalmente muchas veces.


Para evitar la costosa acción legal de parte de su marca, tuve que abstenerme de utilizar la palabra “teflón” en cualquier artículo sin haber recibido antes una carta del departamento legal de la compañía, así que la evité durante varios años cuando escribí sobre los peligros del PFOA.


Pero no más, ya que en la actualidad la evidencia es bastante clara para todos, así como lo advertí durante la década y media pasada. Los peligros se han vuelto indiscutibles y la conexión de DuPont con este veneno dañino comienza a obtener la atención de los medios. 


New York Times publicó recientemente un documento detallado1 sobre la batalla legal contra DuPont durante los últimos 15 años, acerca de la contaminación de PFOA y sus efectos tóxicos. Yo recomiendo altamente leerlo completo; es una lectura excelente.


El año pasado, The Intercept también publicó un documento2 de tres partes titulado “The Teflon Toxin: Dupont and the Chemistry of Deception” (La toxina del teflón: Dupont y la química del engaño”, en el que se detalla la historia que DuPont utilizó para ocultar los hechos.


Un Abogado de Defensa en Sustancias Químicas Se Volvió el Peor Enemigo de DuPont


Durante los últimos 15 años, Rob Bilott, abogado ambiental y socio de Taft Stettinius & Hollister, ha librado una batalla legal contra DuPont. Él es un enemigo inverosímil para una empresa de sustancias químicas, ya que la compañía se especializa en defender clientes corporativos, como compañías químicas.


El artículo mencionado del New York Times habla a detalle sobre cómo llegó a enfrentarse a DuPont en representación de un agricultor de West Virginia. A principios de la década de los 80, el agricultor le vendió renuentemente 66 acres de tierra a DuPont, para que la compañía estableciera un vertedero.


En la extensión de tierra que vendió a DuPont había un arroyo que corría a través de ella, el cual serpenteaba hacia el área donde el agricultor llevaba a sus vacas a pastar.


No mucho después de la venta, su ganado comenzó a “actuar como enloquecido” y desarrollo males misteriosos. Más de 150 de su ganado había muerto para el momento en el que el agricultor, Wilbur Tennant, contactó a Bilott.


En respuesta a la demanda inicial de Bilott, presentada en 1999, DuPont ofreció encargar un estudio de la propiedad de Tennant, con la ayuda de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Tres veterinarios elegidos por DuPont y tres de la EPA realizaron el estudio.


Según reportó el artículo mencionado:


“Su reporte no encontró que DuPont fuera el responsable de los problemas de salud del ganado. En cambio, el culpable fue la mala cría: “mala nutrición, cuidado veterinario inadecuado y falta de control de moscas”.


En otras palabras, la familia Tennant no sabía cómo criar ganado; si las vacas estaban muriendo, era su propia culpa”.


Sin embargo, una carta que DuPont envió a EPA mencionó una sustancia que se encontró en el vertedero, sobre la cual Bilott no había oído nada anteriormente, a pesar de su experiencia en la industria química. Esa sustancia fue “PFOA”.


El experto en química contratado para el caso recordó haber leído acerca de los “PFOS” en una revista especializada, que se utilizaban en la producción de Scotchgard.


Ya que no podía encontrar ningún detalle acerca del PFOA, Bilott le pidió a DuPont que compartiera lo que sabía sobre la sustancia. Cuando la compañía se negó, él pidió una orden judicial para obligarla a publicar la documentación, la cual se le otorgó. 


Continuará…



[-] Fuentes y Referencias

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.