Resumen de los hechos de Abril de 1944 (Segunda entrega)

2deabril44
Seguimos con el resumen de los hechos de abril-mayo de 1944, narrados por don Julio E. Saavedra en su periódico 2 de abril, publicado en Ayutuxtepeque en el año de 1971.

Una vez controlada la revuelta, Martínez nuevamente sumergió en un baño de sangre a nuestro pais, torturando y fusilando a buena parte de los alzados, al grado de que toda la población se puso en su contra.
El gran capital sentía amenazada su existencia, sobre todo por las declaraciones de que haría cambios sociales, lo que a ojos de ellos, apestaba a socialismo o algo así por  lo que decidieron quitar al dictador sobre el cual ya no tenían ningún control y francamente le temían.
Así que secretamente financiaron a los que en secreto conspiraban contra el Presidente Martínez, y estos hábilmente pudieron organizar una huelga general de la nación que sumado a hechos como el asesinato de un joven estadoundense que le quitó totalmente el poco  respaldo de los estados unidos al dictador.

La revolución del 2 de abril de 1944.

Por la voz de sus mártires y de sus héroes, el pueblo la había dicho: ¡Basta!


Y se inició la huelga de mayo. Y los estudiantes universitarios… y los colegios particulares… y las escuelas oficiales se fueron a la huelga.


Y se fue a la huelga el comercio…luego las fábricas, toda la industria se fue a la huelga, después lo hicieron los empleados bancarios, los hospitales y las generosas mujeres de los mercados…

Y se paralizó el servicio de ferrocarriles, el servicio de buses urbanos y luego el interurbano… y se fueron a la huelga todos los empleados públicos del país…


Todavía así, un policía imbécil asesinó a sangre fría a José Writhg Alcaine…


Más a pesar de todo eso, a pesar del estado de sitio y de la Ley Marcial, ¡EL PUEBLO ESTABA DE PIE EN SU GLORIOSA HUELGA DE BRAZOS CAIDOS!


Y el pueblo sansalvadoreño salió a la calle…


-¿Que esperamos?


Fue el grito de aquel hombre exactamente hombre que días antes, durante los Consejos de Guerra extraordinarios tuvo la valentía de defender a los condenados a muerte.


–        
¿Qué esperamos?

–        
Gritó con voz emocionadamente hermosa el Dr. Damián Rosales y Rosales y por toda contestación el pueblo que ya esperaba esta consigna, rompió el silencio para reclamar con voz de cuello su preciado don:

¡LIBERTAD!


–        
¡Que días más heroicos aquellos!

Martínez, 17 días después de las últimas ejecuciones abandonó el país obligado por la voluntad soberana del pueblo salvadoreño.

Temiendo ser asesinado, Salió de escondidas para Guatemala por el lado de Candelaria. Ya en aquella república, también fue obligado a dejar el territorio guatemalteco, el cual protestó por su asquerosa presencia en las tierras del Quetzal. De la misma manera tuvo que abandonar varios países de Sur América, porque en donde quiera que llegaba era repudiado. Incluso se vio obligado a dejar Nueva Orleans, hasta que por fin le dieron cabida en la vecina república de Honduras, Lugar donde permaneció  sus últimos años.
Allí, no hace mucho tiempo, murió en una forma oscura…fue apuñalado por un hombre oscuro…su cuerpo fue encontrado ya en estado de descomposición. Así es la ley de compensación.

Julio E. Saavedra
Abril 1971.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.