Resolver el asesinato de Monseñor Romero, debe ser un tema nacional.

 muerteromero

En el año 2006 si mal no recuerdo, tuve la oportunidad de visitar Perkin en las vacaciones de agosto y de este viaje nacieron varios post respecto a la histórica ciudad oriental.

perkin
Ahí en la feria que se había montado en el parque, se encontraba un escritor salvadoreño llamado Berné Ayala, promocionando su libro «La Bitácora de Caín», que novelaba la historia del asesinato de Monseñor Romero con diversos personajes «ficticios» que apuntaban (por pura coincidencia) a los principales actores políticos y militares de la época. Le compré un ejemplar y de paso cruzamos un par de palabras, años mas tarde lo «encontré virtualmente», de nuevo escribiendo en la hoy clausurada revista digital Centroamérica 21.

bernebitacora
Aunque el estilo narrativo de la novela no me gustaba mucho, debo reconocer que el libro era un intento de aproximación a la búsqueda de la verdad sobre el magnicidio, basada en supuestas investigaciones realizadas por el escritor, que fué criticado de tratar de “limpiar” la imagen de Roberto D’abuisson como autor intelectual del crimen.

El tema de Monseñor Oscar Arnulfo Romero resultaba recurrente cada mes de marzo entre la población que está comprometida con su memoria, pero oficialmente este tema estaba archivado en el arcón del olvido.

Diario Colatino precisamente en el año 2006 realizó una entrevista al Capitan Alvaro Saravia en la que advirtió que publicaría un libro con la verdad del asesinato de Monseñor Romero en el 30 aniversario de su muerte, sin embargo el libro aparentemente no se escribió ni editó sino que el periódico digital «El Faro», publicó un reportaje previamente anunciado que se titulaba: «Así matamos a Monseñor Romero«, con las declaraciones del ex-Capitán Alvaro Saravia, uno de los acusados de ejecutar o participar en el crimen, dicho reportaje lo promocionamos aquí en el blog y generó obviamente muchas reacciones a favor o en contra de lo expuesto en el mencionado artículo.

En el reportaje de El Faro, aparecen mencionados en la planificación del crimen personajes estrechamente vinculados al partido Arena y a las cúpulas de poder como Fernando Sagrera, Roberto Daglio, Enrique Viera Altamirano, Luis Escalante; Arturo Muyshondt y los hermanos Salaverría (Julio y Juan Ricardo).

elfaroromero

Se esperaba un «bombazo periodístico» similar al generado cuando se publicó la noticia del «medio melón» que involucraba al ex-director departamental de ARENA, Adolfo «el Chele» Torrez, que terminó con su tragica muerte, por «suicidio» ( a pesar de ser la causa oficial de su muerte, lo dejo entre comillas por las miles de especulaciones que surgieron a raiz de su fallecimiento).

Sin embargo a pesar de que el reportaje testimonial sobre el asesinato de Monseñor Romero,  presentaba «novedosas» declaraciones de parte del ex-capitán Alvaro Saravia, uno de los involucrados por las pesquizas judiciales, la primicia no resultó ser tan impactante como la del caso Torrez y ARENA, aunque realmente aporta muchos elementos nuevos en la búsqueda del esclarecimiento del crimen.

Así las cosas, ya aparecieron las notas contrarias a dicho reportaje, entre las cuales está la publicada por Paolo Lüers en su blog Siguiente Página, que supuestamente envió a El Faro sin recibir respuesta alguna.

siguientepag

En dicha nota, el señor Lüers, pone en entredicho el título original del reportaje de El Faro ya que según él, al finalizar la lectura del reportaje publicado por Carlos Dada, no se puede desprender mas que confusión sobre quienes y como mataron a Monseñor Romero, luego comienza a «encontrar» vacíos y contradiciones en la investigación de Carlos Dada.
El periódico digital La página entrevistó al señor Lüers al respecto, señalando el ofrecimiento de otorgar desde su palestra el «derecho de respuesta» a El Faro.

lapagina

Numerosas críticas se han hecho al reportaje de Lüers así como también se le han brindado no menos elogios por “desenmascarar” a Carlos Dada, críticas o elogios lanzados por sus remitentes, cada uno desde su muy particular postura ideológica, pero ya sea que don Paolo por malicia o por sincero afán de buscar la verdad, inició la polémica, es realmente bueno que haya debate en torno a un tema que había sido ocultado y oscurecido ante los ojos de la población durante mas de 30 años.

Lo importante de todo esto es que por fin se ha podido generar una abierta discusión sobre un tema que había sido oficialmente olvidado por los gobiernos anteriores al punto de considerarlo un tema TABÚ.

mordaza

La importancia del reportaje del periódico El Faro estriba precisamente en poner en primera linea de observación el caso del asesinato de Monseñor Romero como un tema nacional, y sacarlos del ostracismo al que fué sometido todos estos años anteriores.

El Faro debió publicar la nota de Lüers para alimentar la discusión y ponerla en primera plana hasta llevarla ante los ojos del gran público, es necesario esclarecer este y los otros crímenes de guerra, incluso aún si se mantiene la ley de amnistía, eso no inhibe que se investigue y se presenten los hechos que resuelvan de una vez por todas el magnicidio de Monseñor Romero, la verdad debe conocerse, muchos de los actores principales, siguen vivos y algunos de ellos cobijados por la impunidad, porque el tema del asesinato de Monseñor Romero era prohibido, pero ya no lo es más y se debe continuar desde todas las tribunas buscando y exigiendo la verdad.

Necesitamos aclarar este negro episodio de nuestra historia nacional, necesitamos saber ¿Quien mató a Monseñor Romero?

Be Sociable, Share!

4 comments for “Resolver el asesinato de Monseñor Romero, debe ser un tema nacional.

  1. Jorge
    15/04/2010 at 10:24 am

    El asesino de Romero fue d’aubuisson, por si no «todavia» no lo sabes.

  2. 15/04/2010 at 11:35 am

    Jorge, esa es una posición muy simplista que solo sirve de catarsis ante la impotencia de poder hacer algo al respecto, tras el crimen de Monseñor hay una larga estela de involucrados directa o indirectamente que tranquilamente ahora viven regodeándose en la impunidad que les hemos permitido gozar.
    No dudo que D’abuisón fué uno de los principales planificadores e incluso ejecutores, pero judicialmente esa certeza mía o tuya no sirve de nada, y simplemente afirmarlo como si de una verdad irrefutable se tratase, deja el crimen en el mismo estado que ha permanecido durante 30 años.
    Es momento de dar el siguiente paso y como nación exigir que el crimen se esclarezca a las autoridades de turno, sin importar quienes salgan afectados.

  3. Jusal
    16/04/2010 at 11:28 am

    El asesino material de Romero no fue «un indio» salvadoreño, parece haber sido un argentino que después (y quizá también ya por entonces) asesinaba para la CIA. Me parece obvio que es esto lo que se quiere tapar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.