Pentagonismo (I Parte)

PENTAGONISMO (I PARTE)

Antecedentes

El PENTAGONISMO es el contexto inmediato cuya tesis es la derrota militar y politica del primer presidente constitucional, elegido democraticamente en 1962 en la Republica Dominicana Juan Bosch.

Juan boch

Juan Bosch

Durante los 7 meses que duró su gestión se tomaron una serie de medidas de corte social, la más relevante fue la promulgación de una nueva constitución política que consagraba, entre otras cosas los derechos de los trabajadores a los beneficios de las empresas, establecía la libertad sindical y de cultos. Imprimió un sello de moralidad y austeridad a su gestión, reduciendo la nómina pública y eficientizando el cobro de impuestos. Rescindió el contrato suscrito por el Consejo de Estado con la Esso Standard Oil para la construcción de una refinería de petroleo por considerarlo lesivo a los intereses nacionales. Permitió todo tipo de libertades políticas sin importar la tendencia ideológica. Inició un basto programa de obras públicas para reactivar la economía.Ordenó la militarización de la frontera con Haití tras el cerco de la Embajada Dominicana en Puerto Principe por parte de policías hatianos que exigían la entrega de asilados políticos.
Bosch fue depuesto por un golpe de estado apoyado por los Estados Unidos, a sólo siete meses de tomar el cargo, el 24 de septiembre de 1963 debido a sus reformas sociales. En 1965, oficiales militares se rebelaron en contra de la Junta para restaurar a Bosch, en lo que se conoció como la Guerra de abril de 1965 en la República Dominicana, esto provocó que el presidente estadounidense Lyndon Johnson enviara 44,420 soldados para apagar la revolución y así «evitar otra Cuba».
En 1966, luego de la revuelta y posterior invasión estadounidense, se convocaron nuevas elecciones, en las cuales salió electo Joaquín Balaguer, Luego Bosch escribio un libro llamado EL PENTAGONISMO del cual sacaremos unos extractos.
 

Golpe de Estado 1963 República Dominicana

Golpe de Estado 1963 República Dominicana

Despues del derrocamiento de Bosch sucedio el comienzo de un ciclo de golpes militares de derecha a través de gran parte de América Latina.
 La clave de los golpes militares era derrotar la insurgencia de los nacionalismos populares antiimperialistas en América Latina y el Caribe.

En 1967 Martin Luther King había calificado a Estados Unidos como “el mayor productor de violencia en el mundo”. Propuesto una alianza entre los movimientos de derechos civiles y de oposición a la guerra de Viet Nam. 

I have a nightmare!...Vietnam!

I have a nightmare!...Vietnam!

Bosch colocó gran énfasis en la importancia de los factores estratégico-militares para la geopolítica hemisférica. El peso de los factores militares en la política caribeña fue evidente para un pensador que fue derrocado por una ocupación militar imperial, como Bosch. Después de la derrota infligida a los EE.UU en Playa Girón, y bajo el lema de “no más Cubas”, vino la aventura pentagonal en Santo Domingo. Luego de la experiencia de la invasión de 1965 en República Dominicana, y sus secuelas políticas, se conformó un nuevo Leviatán imperial.

Bosch cita en su Libro el discurso del Senador W. J. Fulbright del 13 de diciembre de 1967: “Hoy destacaré la creciente militarización de la economía y de las universidades…el complejo militar-industrial no es el producto de una conspiración sino que es inevitable resultado de un poderoso establecimiento militar permanente…Este ha dado nacimiento a una vasta industria privada ligada a la fuerza armada por el lazo natural de los intereses comunes… el complejo militar-industrial se ha convertido en una fuerza política mayoritaria porque generales, industriales, comerciantes, políticos, etc se le han unido y es una poderosa fuerza nueva para la perpetuación de acciones militares extranjeras, para la introducción y ampliación de costosos sistemas de armamentos, y como resultado, para la militarización de grandes porciones de nuestra sociedad…muchas de nuestras universidades se han unido al monolito, añadiéndole en gran medida poder e influencia, la honestidad intelectual (en los Estados Unidos) es producto de un mercado similar a una caja de detergentes.”

W.J. Fulbright

W.J. Fulbright

Todo esto dio lugar a la concentración creciente del poder en el Pentágono. Encontró expresión en los presupuestos militares cada vez más abultados, sobrepasando los gastos civiles del Estado. Dice Bosch, “cuando Kennedy pasó a ocupar la presidencia de los Estados Unidos, ya el poder militar era más fuerte que el civil en términos de fondos para gastar.” Además, el poder militar promovió una cada vez mayor concentración del poder industrial.

El pentagonismo sería la combinación del creciente poder del Pentágono con una sociedad de masas. Sus condiciones subjetivas son el anticomunismo y la exaltación del culto a los héroes militares. No se trata ya de que líderes militares lleguen a la presidencia luego de conflictos militares, como en el pasado. El Pentagonismo, según Bosch, es una nueva forma de estructurar el poder político y la economía.

Aunque Bosch reconocía que el proyecto pentagonista fue inicialmente propio de las derechas económicas, militares, políticas de la sociedad norteamericana, la disponibilidad de grandes recursos económicos amplió su base de apoyo para abarcar las universidades, el centro político e importantes segmentos algunos liberales. De hecho, la sociedad entera se pentagoniza a medida que los vínculos de dependencia económica penetraron hasta la clase obrera y los mecanismos de persuasión masiva, como la televisión. En este sentido Bosch menciona el apoyo de la AFL-CIO a la invasión de la República Dominicana, y los niveles de aprobación del 70% a esa intervención y la guerra de Vietnam.

Pero hay un aspecto fundamental de la reflexión de Bosch: El pentagonismo no significa el ejercicio del poder político directo por parte de los militares. Lo que ha ocurrido es una división de los campos de acción donde los civiles han retenido el control de la política interna, mientras que los militares se han hecho dominantes en la política exterior. Cualquier aparente control de los civiles en el Departamento de Estado y de la política exterior es una mera ficción.

militareschilenos

Son los militares imperiales quienes la controlan. De allí, que sus objetivos sean subordinar a los ejércitos de los países dependientes, que también se pentagonizan. Las nuevas formas de dominio internacional no se basan exclusivamente en la adquisición de territorios y colonias, sino en la subordinación de los ejércitos a través de múltiples mecanismos de cooperación. Cuando esos ejércitos entran en crisis, es que se pone en acción la política de fuerza de la intervención directa. Su justificación está en la doctrina de las guerras subversivas, que Bosch ilustra con el manual de guerra de guerrillas del ejército de Estados Unidos de 1961. La Doctrina Johnson, que se enunció en el caso dominicano, no era más que una expresión de esa doctrina del intervencionismo global.

El pentagonismo cobra creciente actualidad analizando los movimientos del tablero estratégico en la coyuntura reciente. Actualmente, un nuevo liderazgo civil se pliega a las visiones de mundo y las exigencias del estamento militar. Lo que muestran los pocos cambios en el comando militar que realiza Obama, y que son parte del legado Bush indican que hay un personal neo-pentagonal en posiciones claves de la política exterior norteamericana; que siguen pensando en reafirmar el poder unipolar de Estados Unidos en el mundo usando mecanismos de fuerza, a la vez que se construye al interior de Estados Unidos un estado militar-policial bajo el pretexto de la “lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”. Por eso, la próxima ratificación del “convenio bilateral y soberano”, como lo calificó Hilary Clinton, entre EE.UU y Colombia será el inicio de una nueva era de pentagonismo y ocupación militar bajo la nueva doctrina de las “localidades de cooperación para la seguridad” (CSL).

Fuente Original:

http://saberescontrahegemonicos.blogspot.com/2009/08/javier-biardeau-r.html

Be Sociable, Share!

3 comments for “Pentagonismo (I Parte)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.