Palabras de poder

Por: JACINTO FAYA VIESCA

Enviado por BetotroniK

EVITAR LA DISPERSIÓN A TODA COSTA

‘NO HAY VIENTO FAVORABLE PARA EL QUE NO SABE A DÓNDE VA’
Kierkegaard El filósofo Danés Kierkegaard, afirmó: "Pureza de corazón es querer una sola cosa". De una manera consciente o inconsciente, todos queremos al menos llegar a alcanzar algo más que la medianía, ya sea en el trabajo, destrezas naturales para pintar, vender, administrar, etc. Aún, para alcanzar un buen nivel en el "arte de vivir", es necesario que nos dediquemos a una sola cosa.

La dispersión es uno de nuestros peores enemigos para el éxito de cualquier cosa que emprendamos; en cambio, la concentración es uno de nuestros aliados más poderosos. Napoleón se distinguía por su hábito de concentrarse solamente en la tarea que estaba desempeñando.

Ya sabemos de las enormes proezas de inventores como Edison, Darwin; de artistas, escritores, empresarios; todos ellos pudieron lograr lo que lograron, en gran parte, a sus hábitos de concentrarse, en hacer una tarea a la vez, y en evitar la dispersión a toda costa.

"Yo, soy yo quien lo ha hecho", escribió el poeta Virgilio, orgulloso de sus geniales creaciones. El poeta Ovidio expresó: "He acabado un monumento perenne como el bronce", refiriéndose a la conclusión de uno de sus libros.

Cuando tenemos muchos objetivos, no sabemos por lo general cuál es el más importante, y aún sabiéndolo, no le damos la atención debida, pues la multiplicidad de objetivos puede extraviarnos, sucediéndonos lo que dijo Séneca: "No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va".

Finalmente las cosas estarán a nuestro favor, tal y como lo pensó el genial Ensayista francés, Montaigne, quien escribió: "Mil rutas se apartan del fin elegido, pero hay una que llega a él".

El gran psicoanalista Erich Fromm, en uno de sus escritos, así reflexionó sobre la importancia de dedicarse a un solo objetivo:

"Cuando las energías se dividen entre varios objetivos, no sólo se dedica menos a cada uno, sino que también merma el total de energía, por los constantes choques que se producen entre ellos. Sirva de ejemplo la neurosis obsesiva.

Quien duda de si hacer una cosa o la contraria y mantiene una actividad contradictoria frente a las personas más importantes de su vida, puede verse impedido para tomar una decisión y, finalmente, para actuar de algún modo.

En el caso "normal", cuando los objetivos no son tan ferozmente contradictorios, se pierde menos energía; pero, de todos modos, disminuye mucho la capacidad de alcanzar un objetivo. En realidad, no importa cuál sea el objetivo: material o espiritual, moral o inmoral.

El atracador de un banco necesita tanto querer una sola cosa como el científico y el violinista, si es que quieren hacer perfectamente, o por lo menos bien, lo que están haciendo.

La despreocupación lleva a uno a la cárcel, a otro ser un profesor improductivo y aburrido y, al tercero, a tocar en una orquesta de segunda. La cosa es distinta sí sólo se pretende categoría de aficionado: el atracador, probablemente, se meterá en un lío, y el científico se sentirá frustrado, mientras que el violinista disfrutará por el mismo valor de su actividad, suponiendo que no aspire a la perfección".

El Premio Nobel de Medicina, el español Santiago Ramón y Cajal, en una utilísima obra titulada "Tónicos de la Voluntad", prescribe una serie de consejos para toda persona que quiera destacar en alguna actividad. Ramón y Cajal dice que uno de los caminos más directos y de una excepcional eficacia para el éxito propuesto, consiste en enfocarnos en un solo objetivo, y aplicar en él toda nuestra concentración y disciplina.

Santiago Ramón y Cajal obtuvo el Premio Nobel, gracias a sus descubrimientos en el campo de la neurología. Este excepcional médico, en otra de sus obras nos relata que él gozó de una inteligencia normal y nada sobresaliente, y que recordaba que solamente entre sus compañeros de salón en la escuela de medicina, había muchos que los superaban por mucho en inteligencia. Ramón y Cajal nos sigue diciendo que sus grandes éxitos en los descubrimientos neurológicos se debió al hecho de haberse enfocado a un objetivo y al haberse concentrado en él durante mucho tiempo.

Edison, el inventor más prolífico que ha dado la humanidad, al igual que Napoleón, inventores, empresarios, artistas, han triunfado por haberse enfocado solamente a un objetivo. Es el caso también, del gran escultor francés Rodin, quien parecía desconectarse del espacio y del tiempo cuando estaba esculpiendo, que fue siempre su actividad.


jacintofayaviesca@hotmail.com

Be Sociable, Share!

3 comments for “Palabras de poder

  1. raul fuentes
    26/05/2011 at 3:27 pm

    Muy bonito el articulo que nos indica a seguir de manera incansable con nuestros propósitos en la vida, de la que Nietszche decia que hay que hacer una obra de arte, sigamos con nuestras aspiraciones en la vida por muchos que sean los obstaculos. Hay que seguir con la fuerza de la voluntad como decia el filósofo Schopenhahuer. No hay que dejar que la debilidad nos domine. Hay que seguir concentrados en el objetivo mas importante de nuestras vidas y ser como el arquero del que Ortega y Gasset decia apuntaba con gran precision o como Flauvert el escritor frances decia que el hombre no es nada, la obra lo es todo.

  2. people-boo
    01/06/2011 at 2:41 am

    Vaya, vaya…
    “el poema de amor” indica lo contrario, “los hacelo-todo”.

    Que bueno que este “chero” no es la autoridad en supervivencia. ¿Qué de gente como: Leonardo da Vinci? (Leonardo di ser Piero da Vinci) fue un pintor florentino y polímata (a la vez anatomista, arquitecto, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista). Napoleon era un maniático, por tanto se descartan sus hazañas de tirano.

    Anna Commena: Hija primogénita del emperador Alejo I Comneno, recibió una esmerada educación que la convirtió en erudita en literatura bizantina, historia, geografía, mitología, e incluso filosofía.

    Y la lista continua acerca de grandes genios que no limitaron su intelecto, habilidad y talento a un solo campo.

    La Crítica del Juicio o Crítica de la facultad de juzgar (en alemán: Kritik der Urteilskraft) es una obra del filósofo alemán Immanuel Kant. Fue escrita en 1790, y representa la tercera y última de las críticas, antecedida por la Crítica de la razón pura y por la Crítica de la razón práctica.

    Que falta de imaginación por parte de Jacinto, y que exceso de fe en la raza humana por parte de Einstein, quien dijo:

    “Imagination is more important than knowledge. For knowledge is limited to all we now know and understand, while imagination embraces the entire world, and all there ever will be to know and understand.”

  3. people-boo
    04/06/2011 at 7:43 am

    y que bueno que Ruben Blades estaba dormido cuando crearon este articulo, si no no hubiera sido
    abogado
    politico
    musico
    compositor
    cantante
    actor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.