Nuevos planes pero pocas esperanzas – La delincuencia

Desde principio de año señalamos que la violencia debida a la delincuencia se había convertido en el talón de Aquiles del nuevo gobierno, los medios que antes de la gestión de Funes habían hecho un pacto para ocultar y minimizar los hechos de violencia que nos sacudían a diario, comenzaron a partir de su mandato a poner nuevamente en primera plana toda la problemática en su cruda realidad y magnitud.

la seguridad pública sería de nuevo para efectos propagandísticos lo peor de la gestión del nuevo gobierno, sobre todo porque está en manos de reconocidos efemelenistas que cometen el error de negar lo evidente y en lugar de asumir que estan siendo sobrepasados, comienzan a utilizar el mismo tipo de excusas que sus predecesores usaron para justificar su evidente fracaso.

Esta vez el gobierno asume un nuevo plan estratégico para atacar frontalmente el problema y aunque se desconocen muchos de sus puntos medulares es de resaltar el hecho de que esta vez han hecho partícipes a los diversos actores y sectores sociales de nuestra nación, desde el presariado hasta los medios, en una actitud diferente a la mostrada por los gobiernos anteriores que asumían para sí todo el problema y basados en represión pura, pretendían doblegar el problema de la violencia delincuencial.

Sin embargo don Editorialista acusa al nuevo plan de ser una copia de los anteriores planes «Manos Duras» al encasillarlo en sus titulares dominicales como simple aumento de represión, casi augurándole el mismo fracaso que los previos planes antidelincuenciales.

El problema es complejo, es heredado y bajo la nueva administración pública se ha agravado con el uso de granadas en lugares públicos y el posible re-aparecimiento de los escuadrones de la muerte como «grupos de limpieza social» que previamente han amenazado al procurador de los derechos humanos y posteriormente ocurren masacres cuyo modo de operación y capacidad logística los vuelve claramente identificable con la de los pasados escuadrones de exterminio que amenazan llevar la violencia a nuevos niveles de recrudecimiento, ya que el crimen organizado y la miseria organizada (como llamó una vez a las maras, don Joaquín Villalobos) no se quedará de brazos cruzados esperando que les pongan una pistola en la cabeza sino que reaccionarán violentamente incrementando sus acciones llevandolas al nivel de terrorismo.

Permitir que grupos fuera de la ley se la tomen por sus propias manos es el primer paso para alcanzar niveles de estado fallido que es lo que quieren muchos de los enemigos de la izquierda para para «obligar» a que el Ejército tenga que imponer orden por medios similares a los recientemente usados en Honduras.

La población clama por seguridad y en su desesperación aprueba la existencia de dichos grupos represivos e ilegales, pero es porque los medios en lugar de educar, inducen y alienan a la gente hacia ideas preconcebidas.

Debemos tener y mantener la cordura para no dejarnos deslumbrar por soluciones que aparentemente son efectivas y necesarias; todos tenemos que colaborar con la seguridad ciudadana, cada uno desde nuestro propio entorno, respetando la ley y acatando las medidas de seguridad que las autoridades nos indiquen, los servicios de denuncia y de emergencias deben ser usados únicamente en casos de real necesidad.

Los refuerzos presupuestarios para seguidad pública deben hacerse efectivos de inmediato y se deben mejorar las condiciones salariales y laborales de los agentes de la PNC para tener una policía mas motivada y que no sea presa fácil de la corrupción y el soborno.

El gobierno de Funes, nuevamente está tratando de hacer bien las cosas, no solo incrementando la represión sino buscando una solución mas integral al problema, esperemos que este esfuerzo por fin de fruto y se frene esta escalada de violencia.

Be Sociable, Share!

4 comments for “Nuevos planes pero pocas esperanzas – La delincuencia

  1. Exgetal
    08/02/2010 at 1:07 pm

    El problema realmente es monumental, la bancarrota de la seguridad pública, fue resultado de las políticas desarrolladas por 20 años de gobierno arenero, y resolverlo le tocó al gobierno de Funes, con funcionarios adscritos al partido FMLN, la sola fuerza bruta y ciega de los programas manos duras, superduras no solo fracasaron, si no además, generaron sensación de impunidad ante los crímenes, sin embargo, la impunidad (máximo sustentador de la delincuencia) se ha desarrollado a tal grado que tampoco se va a resolver con pinzas y algodones, la policía esta totalmente sobrepasada en su capacidad preventiva, un investigador no a comenzado sus diligencias con un muerto, cuando ya hay nuevos muertos sin mencionar los que ocurrieron la semana pasada, sumados a los del mes pasado y así sucesivamente, por lo que entrarle a combatir ese flajelo requiere un amplio despliegue de fuerzas del orden (ni modo el ejercito), proyectos urgentísimos de profesionalización la investigación del crimen (escuchas telefónicas, agentes encubiertos, equipos electrónicos ect.) y sobretodo una amplia revisión de las leyes penales del pais, y en especial una revisión (y depuración completa) del organo judicial. Aunque para logra esto como que primero paso hay que comenzar con una lobotomía global de nuestros diputados para que entren en sintonía (y en razón)…..

  2. Marielos
    09/02/2010 at 1:53 pm

    Cuantas cosas mas tendrán que pasar para que el pueblo reaccione?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.