Los testigos de jehová y la cuestión de la sangre.

Los Testigos de Jehová resultan ser un  grupo religioso de lo más notorio e inevitable, cada tanto fin de semana nos llegan a visitar con admirable necedad a nuestras casas (sin importar cuantas veces le hallamos dicho no nos interesa)  o los encontramos abordándonos en las paradas de buses, los más duchos y persistentes en franco plan de captación de nuevos adeptos, los demás se conforman con vendernos o incluso regalarnos las revistas de despertad y atalaya (o algún papelito con citas bíblicas). En el mundo del Cristianismo en general provocan una actitud de desconfianza, cierto escozor y generalmente rechazo, en gran parte debido a su particular manera de entender cuestiones y creencias cristianas: no celebran la navidad ni los cumpleaños por ejemplo o considerar que la Santísima Trinidad es una creencia de origen pagano ajena al cristianismo primitivo, que Jesús Cristo es un dios menor creado por el padre, no rendir culto a valores patrios, ni participar en los ejércitos etc. Sin embargo por lo demás no causan mayores problemas, ni escándalos (al menos visibles), no son un peligro social, pagan sus impuestos como cualquiera (o eso supongo), son vecinos respetuosos, provienen de hogares integrados modelos de convivencia, socialmente apartados de la comunidad en fin, el hecho de que pregonen que a Jesús lo clavaron en un madero y no en la cruz no le afecta a nadie (que no sea un fundamentalista), el problema se da cuando mantienen ciertas creencias y actitudes que se vuelven perjudiciales a la salud de ellos mismos y su propia familia y un dolor de cabeza a los médicos tratantes, me refiero específicamente a la cuestión de la sangre.

Resulta que como muchos saben (y otros ignoran) los testigos de jehová (en adelante los denominaré Tj y lo de las minúsculas es a propósito) rechazan las transfusiones de sangre, teniendo esa exclusiva entre todas las denominaciones cristianas y Judaicas. Ellos se basan su negativa en tres fundamentos: bíblico, ético y médico; muchos cristianos ingenuamente consideran que basta citarles varios versículos de la biblia para convencerlos, sin embargo la posición de los gobernantes de su secta han desarrollado toda una parafernalia al respecto, toda una serie de literatura que resulta de lo más insidiosa y artera que a cualquier desprevenido puede hacer dudar, convencer. Revisaremos estos ¨fundamentos¨ más detenidamente.

MÁS PAPISTAS QUE EL PAPA. (El fundamento religioso)

Los Tj alegan que su posición al respecto se basa enteramente en la biblia en su folleto Los Tj y la cuestión de la sangre afirman:

“Pero la posición que adoptan los testigos de Jehová es por encima de todo religiosa; es una posición fundada en lo que la Biblia dice.” La primera cita que le restriegan a uno en la cara es Génesis 9:3, 4. (El cual está referido a los hábitos alimenticios que debió tener Noé y Cía por mandato divino.) “Todo animal moviente que está vivo puede servirles a ustedes de alimento. Como en el caso de la vegetación verde, de veras se lo doy todo a ustedes. Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer.”

Noé como continuador de la raza humana (los únicos que sobrevivieron al diluvio), los Tj asumen que dicho mandato es universal.

“De hecho, judíos de tiempos posteriores derivaron de los comienzos de Génesis siete “leyes fundamentales” para la humanidad, y este mandato a Noé y sus hijos acerca de la sangre fue una de éstas.5 Sí, a pesar del hecho de que la mayoría de las naciones no la siguieron, esta ley fue en realidad una ley para toda la humanidad…”

Claro, primero habría que tragarse que el mito del diluvio universal es real, segundo asumir que existiera el tal Noé, pero dejemos eso no es por ahí donde va este asunto, así que sigamos…

El otro versículo que viene inmediatamente para justificarse esta referido a Levítico 17:10. “En cuanto a cualquier hombre de la casa de Israel o algún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ellos que coma cualquier clase de sangre, ciertamente fijaré mi rostro contra el alma que esté comiendo la sangre, y verdaderamente la cortaré de entre su pueblo.” Cualquiera medianamente despierto puede preguntarse, ¿bueno y eso que no se refiere al pueblo de Israel y a los forasteros que vivían con ellos?

  En folleto más extenso ¿Cómo puede salvarle la sangre? Citando a Deuteronomio 12:23-25 afirman: “En la Ley se declaró vez tras vez la prohibición del Creador sobre el ingerir sangre para sostenerse la vida. “La sangre es la vida; así que no deben comer la vida junto con la carne. Lo que deben hacer es derramarla en la tierra como agua. No la coman, y les irá bien a ustedes y a sus hijos por hacer lo recto.”  Para rematar complementan este rosario dietético con la única referencia que se encuentra en el Nuevo Testamento, Hechos 15:22-29: “…28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.”

Cabe preguntarse ¿Cuándo la imposición de no ingerir carne con su sangre se convierte en una prohibición para la transfusión de sangre? En el folleto ya citado se toma el tiempo para escarbar históricamente citas de antiguos cristianos donde rechazan el uso de la sangre como alimento o uso medicinal, en muchas culturas antiguas la sangre tenía función principal en sus ritos, supersticiones o en la “prehistoria” de la medicina, por ejemplo los romanos consideraban que tomar sangre de gladiadores heridos tenía propiedades mágicas medicinales.

“¿Y qué se puede decir de la transfusión de sangre? Los experimentos con esto empezaron a principios del siglo XVI. Thomas Bartholin (1616-1680), profesor de anatomía en la Universidad de Copenhague, presentó esta objeción: ‘Parece que los que imponen el uso de la sangre humana para remedios internos de las enfermedades están usándola mal y pecando gravemente. Se condena a los caníbales. ¿Por qué no aborrecemos a los que se manchan la garganta con sangre humana? Lo mismo es recibir sangre ajena de una vena cortada, sea por la boca o mediante instrumentos de transfusión.Los autores de esta operación se hallan bajo el terror debido a la ley divina, la cual prohíbe el que se coma sangre’.

Esta vista general del asunto quizás le ayude a entender la firme e intransigente postura religiosa que adoptan los testigos de Jehová. Ellos estiman mucho la vida, y buscan atención médica buena. Pero están resueltos a no violar la norma de Dios, que ha sido consecuente: Los que respetan la vida como dádiva del Creador no tratan de mantenerse vivos mediante ingerir sangre.”

Uno de los problemas con la Biblia es que se presta para cualquier cosa, muchas sectas destructivas precisamente basan sus más delirantes creencias en ella, así como los Tj la utilizar para fundamentar su negativa, así mismo se puede utilizar para refutarlos con igual contundencia, revisemos algunos ejemplos que he obtenido en varios sitios:

En Levítico 7:23-27 se refiere específicamente a los israelitas: «Habla a los hijos de Israel y diles: (…) Cualquiera fuere el lugar donde vivan, no comerán sangre, bien sea de animal, o de ave. Cualquier persona que coma sangre será borrada de entre los suyos.», esta prohibición sin embargo no se hace extensivos a los “gentiles”,  por ejemplo en Deuteronomio 14:21 determina: “Ninguna cosa mortecina comeréis; al extranjero que está en tus poblaciones la darás, y él podrá comerla; o véndela a un extranjero, porque tú eres pueblo santo a Jehová tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre.”

En algunos páginas de internet que tocan este tema resaltan la siguiente cita neo testamentaria, veamos: en Juan 15:13 dice “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.” Y como se ha planteado desde el principio, si la sangre es vida ¿qué mayor amor hay que entregar “la vida” para que vivan otros?

Pablo escribiéndoles a los Colonenses les dice: Colonenses 2:16 “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,” y Timoteo lo remata de esta forma, 1Timoteo 4: 3-6 “Todo lo que Dios ha creado es bueno, y nada es despreciable, si se lo recibe con acción de gracias, porque la Palabra de Dios y la oración lo santifican. Si explicas todo esto a los hermanos, serás un servidor de Cristo Jesús, alimentado por las enseñanzas de la fe y de la buena doctrina que siempre seguiste fielmente. Rechaza esos mitos ridículos, esos cuentos de viejas, y ejercítate en la piedad.”

En Mateo 15:10-11 “Luego Jesús llamó a la gente y dijo:—Escuchen y entiendan:  Lo que entra por la boca del hombre no es lo que lo hace impuro. Al contrario, lo que hace impuro al hombre es lo que sale de su boca”. Esta respuesta se la da a los Fariseos que critican a los discípulos de  Jesús de no lavarse las manos “tradición de nuestros antepasados”.

En Lucas 14: 1-6  “Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente.  Delante de él había un hombre enfermo de hidropesía. Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido curar en sábado o no?». Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió. Y volviéndose hacia ellos, les dijo: «Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?». A esto no pudieron responder nada.” Acá cabe preguntarse si Jesús no ve problema de curar una persona incumpliendo una de las “leyes fundamentales” de los judíos e  incluso no ve problema en salvar un animal en la misma circunstancia ¿Por qué va a castigar a alguien que es salvado en su vida aun transgrediendo una supuesta ley de abstenerse de sangre?

Y si aún esta cuestión no queda clara veamos en Mateos 12:10-12 donde leemos: “Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?. El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?. Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.” Nuevamente observamos una invitación para trasgredir una ley absurda o cuando menos arcaica confrontada con el sentido común.

Pero la respuesta más contundente contra la actitud de los Tj la encontramos en Deuteronomio 30:19 “Que los cielos y la tierra escuchen y recuerden lo que acabo de decir; te puse delante la vida o la muerte, la bendición o la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas tú y tu descendencia.”

Y así podríamos ir apilando citas y más citas bíblicas, conste que en realidad soy la persona menos indicada en cuestiones teológicas, sin embargo como lo decía, la biblia se presta a  cualquier cosa, sin embargo todo esto es inútil para convencer a los Tj por la sencilla razón de que ellos en realidad no siguen a la biblia para fundamentar sus normas de vida, en realidad ellos son prisioneros de un grupo de gobernantes de una autoridad totalmente piramidal, como dice el dicho, “las gallinas de arriba se cagan en las de abajo”, pero eso lo vamos a desarrollar en otras entregas.

Nota: Las citas bíblicas las he tomado de diversas versiones de biblias en líneas como ya habrán descubierto (para que no me acusen que inclino la balanza por algún lado), para las referencias de los Tj he utilizado la Watchtower Libraly 2012, la cual contiene la mayoría de las publicaciones desde 1970 y que se puede encontrar por ahí en “la internec”, pero que también lo distribuyen para sus miembros en sus congregaciones, me parece. Hay varias páginas que me han servido para documentar este escrito y que obviamente manejan mejor la parte teológica dejo los enlaces de algunas para el que quiera profundizar en el tema.

Referencias:

Wathtower libraly

http://www.es.catholic.net/catequistasyevangelizadores/640/3227/articulo.php?id=50639

El judaísmo y la donación de órganos La santificación de la vida

Respuesta a nuestros amigos testigos de jehova

Be Sociable, Share!

1 comment for “Los testigos de jehová y la cuestión de la sangre.

  1. Miguel G
    11/02/2014 at 3:49 pm

    Claro que si son necios a la hora de visitar o de abordarte en algún lugar, ¡ya quisieran los partidos políticos tenerlos en sus filas!.
    En el caso que te ocupa pues a mi me da igual si ellos no quieren transfusiones, todas las religiones tienen sus propias normas absurdas. La religión mayoritaria en El Salvador, los católicos, tienen muchas: no permitir anticonceptivos, no permitir el divorcio, etc.; lo que pasa es que los católicos las trasgreden más fácilmente.
    El problema de todas las religiones, las que conozco yo y según mi opinión, es que basan su praxis en dos cosas: libros de hace muchísimo tiempo con interpretaciones variopintas y, una estructura de poder que no admite rebelarse (alguien debe beneficiarse de los creyentes).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.