Los diputados tránsfugas: antes eran buenos, ahora son malos

amigos
Varios comentaristas que escriben en los periódicos de mayor circulación nacional se han referido en los últimos días al problema de los diputados tránsfugas, término usado para designar a los diputados que se cambian de partido. En todos los comentarios se señala lo negativo de esta práctica que se considera una estafa para el electorado. Señalan la necesidad que esto se regule en la ley para evitarlo y que estos diputados o diputadas sufran castigos que pueden incluir la remoción del cargo para el que fueron electos.

Llama la atención que en el pasado, cuando los diputados tránsfugas eran de la izquierda nadie decía nada. Después de las elecciones de 1994, siete diputados electos bajo la bandera del FMLN se alejaron de este partido desde la primera sesión del primero de mayo de ese año. Estos diputados pasaron a constituir una fracción legislativa aparte y luego fundaron el Partido Demócrata.

En esos días nadie dijo nada, parecía normal y hasta correcto lo que hacían esos diputados y diputadas. Incluso tuvieron el respaldo oficial. No nos olvidemos que fue con el Parido Demócrata y sus diputados, que el gobierno de ese entonces, del Presidente Armando Calderón Sol firmó el tristemente célebre Pacto de San Andrés a través de cual aumentaron el IVA.

En las siguientes legislaturas se produjeron divisiones al interior del FMLN, de estas surgieron el Partido Movimiento Renovador que lideró Facundo Guardado y luego el Frente Democrático Revolucionario (FDR). Ambos partidos ya desaparecidos por no haber obtenido el mínimo de votos requeridos en la primera elección que participaron.

Cuando las divisiones se producían en las filas de la izquierda estas no eran comentadas con el mismo fervor que ahora lo hacen estos comentaristas. Hasta se llegaba a considerar que los diputados tránsfugas actuaban correctamente, pues su conciencia les indicaba que no podían continuar en el partido a cuya bandera se habían acogido para llegar al cargo público. Ellos se respaldaban en el Artículo 125 de la Constitución de la República y todo era legal y correcto.

Pero a partir de las elecciones del 2009, los diputados tránsfugas cambiaron de signo ideológico. Comenzó el turno de las divisiones en el seno de la derecha. En el primer año de esa legislatura, ARENA sufrió una fuerte división interna y más de una docena de diputados se salieron de las filas de ese partido y pasaron a fundar el partido GANA. Mientras el FMLN había superado sus líos internos y ya tenía dos legislaturas que no sufrían divisiones.

En esta legislatura recién electa, son muchos los rumores de descontento entre los diputados de ARENA, se habla de varios que estarían a punto de ser “comprados” y que se pasarían a otro partido de la misma derecha.

Entonces aparecieron los comentaristas para expresar preocupación y cambió el tono y la dirección de su discurso. Lo que antes era irrelevante ahora era un tema importante. Lo que antes era natural, ahora era anti natural, lo que antes era hasta correcto ahora es incorrecto.

El anterior cambio demuestra por una parte la doble moral existente, las mismas cosas son buenas o malas según la posición y los intereses con respecto a ellas. En el pasado las divisiones del FMLN eran convenientes para la derecha, obtenían importantes ventajas políticas.

En el 2005, el FMLN a raíz de la división interna perdió la capacidad del veto en las elecciones legislativas que requieren votación calificada. Fue así como esa legislatura encabezada por ARENA pudo elegir por segunda vez al tercio de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. El FMLN se opuso y consideró que la elección era ilegal.

Luego en el 2012, con la división que llevó a que ARENA perdiera la capacidad de veto en las elecciones legislativas que requieren votación calificada. El FMLN encabezó la elección del tercio de magistrados por segunda vez. Lo demás es historia reciente.

Pero por otra parte, también demuestra que la opinión pública es manipulada según los intereses de los grupos de poder económico. Ahora todo lo que antes era bueno e irrelevante, cambia de signo en los grandes medios de comunicación. Ahora ellos están a favor del fortalecimiento del Estado de Derecho y de la seguridad jurídica que en el pasado debilitaron y mancillaron. Todo por el simple hecho que ellos perdieron una parte importante del control del Estado.

Parece que nos conviene que sigan en la oposición, que no es bueno que asuman de nuevo las riendas del Estado. Pues solo así tendremos garantía que seguirán defendiendo lo que antes atacaban. No cabe duda que si fortalecemos la institucionalidad democrática y alcanzamos seguridad jurídica el país caminará mejor. Si ARENA retorna al Ejecutivo ¿Quién garantiza que no volverán a cambiar de opinión?

Ayutuxtepeque, jueves, 27 de septiembre de 2012.

Be Sociable, Share!

7 comments for “Los diputados tránsfugas: antes eran buenos, ahora son malos

  1. pacohuezo
    27/09/2012 at 9:22 pm

    Hola,cuando tengo tiempo le doy una pequeña ojeada a tu excelente sitio, solo que no soy muy listo con esto de la red, pero te quiero preguntar como hacer para enviarte algún comentario un poco amplio y que tal ves lo leas y te animes a publicar,pues ni siquiera encuentro tu correo, imagínate que no se que son dos link.
    Saludos y Gracias.

  2. pacohuezo
    27/09/2012 at 9:25 pm

    Hola,cuando tengo tiempo le doy una pequeña ojeada a tu excelente sitio, solo que no soy muy listo con esto de la red, pero te quiero preguntar como hacer para enviarte algún comentario un poco amplio y que tal ves lo leas y te animes a publicar,pues ni siquiera encuentro tu correo, imagínate que no se que son dos link.
    Saludos y Gracias. Perdón el correo es para hunnapuh

  3. Lucano
    27/09/2012 at 10:05 pm

    PARTE 1

    La doble moral de los partidos políticos, especialmente la de ARENA, es algo sumamente abominable. Como antes los diputados trásfugas eran los de las filas del FMLN, los señores tricolores respiraban tranquilos y confiados en que los disidentes –a los cuales calificaban públicamente de “diputados valientes” por osar desafiar a la cúpula roja y separarse de su grupo parlamentario– les darían los votos necesarios para conseguir aprobar sus propuestas de ley y para obtener la ansiada mayoría calificada exigida por la Constitución para nombrar a ciertos funcionarios públicos o para aprobar préstamos internacionales. Pero recuerdo muy bien que cuando perdieron a los diputados que en 2009 formaron a GANA, ya hablaban de introducir reformas a las leyes secundarias para que si un diputado se cambiara de partido político, formara uno nuevo o se declarara independiente, perdiera su cargo automáticamente, porque eso era una “traición” a su fracción legislativa y a los votantes. Entonces me convencí que en política “todo es según el color del cristal con que se mira”, si se me permite tomar prestado este verso del poeta español Campoamor. ¿Pero sería posible modificar las leyes secundarias para detener el transfuguismo?

    Legalmente hablando, no se puede emprender ningún tipo de acción en contra de un legislador tránsfuga, porque los diputados, una vez que toman posesión de sus cargos, son independientes aun del propio partido político que los llevó a la Asamblea Legislativa. El Artículo 125 de la Constitución de la República de El Salvador de 1983, en ese sentido, es claro al prescribir textualmente lo siguiente: “Artículo 125.- Los Diputados representan al pueblo entero y no están ligados por ningún mandato imperativo. Son inviolables, y no tendrán responsabilidad en tiempo alguno por las opiniones o votos que emitan.”

  4. Lucano
    27/09/2012 at 10:06 pm

    PARTE 2

    Cuando en 2009 el FMLN consiguió los votos de GANA para obtener la mayoría simple –y posteriormente la mayoría calificada al unírsele también los partidos pequeños de antaño–, los farabundistas y sus nuevos aliados cambiaron la composición de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa y nombraron a Sigfrido Reyes como su presidente, ante lo cual los dirigentes de ARENA Alfredo Félix Cristiani Burkard y Mónica Guadalupe Villafuerte de O´byrne interpusieron una demanda de amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia contra esas actuaciones de la Asamblea Legislativa. Pues bien, la Sala de lo Constitucional elegida en ese mismo año 2009, en su resolución pronunciada a las ocho horas con veintisiete minutos del día 3 de febrero de 2010 en el proceso de amparo con referencia número 590-2009, declaró improcedente la demanda en base a los siguientes argumentos:

    “Ahora bien, no obstante, los citados representantes aseveran que la Asamblea Legislativa se ha atribuido facultades que corresponden a los grupos parlamentarios de los partidos políticos y que con ello se han vulnerado los derechos de su representado, se advierte que, en esencia, requieren que esta Sala realice un análisis de las disposiciones infraconstitucionales aplicables a los Diputados que han decidido abandonar un grupo parlamentario, con el fin de verificar si éstos podían optar a un puesto dentro de la Junta Directiva de dicho Órgano del Estado y en las distintas Comisiones Técnicas Permanentes
    que conforman el mismo, aspectos para los que este Tribunal no es materialmente competente, por ser cuestiones que carecen de trascendencia constitucional.” (Resolución de Improcedencia de 3-II-2010, pronunciada en el proceso de amparo 590-2009, Considerando 3, Numeral 2, Literal a, Párrafo 3).

    “Y es que, para realizar tal actividad, esta Sala debería interpretar y aplicar la normativa legal y reglamentaria que establece la configuración interna y administrativa de los distintos entes que componen la Asamblea Legislativa, actuación para la cual no es competente y de la que puede deducirse que los peticionarios se encuentran simplemente inconformes con la nueva manera en la que se han integrado tales entidades.” (Resolución de Improcedencia de 3-II-2010, pronunciada en el proceso de amparo 590-2009, Considerando 3, Numeral 2, Literal a, Párrafo 4).

    “En ese sentido, es pertinente acotar que tampoco es competencia de este Tribunal el verificar si, conforme a la regulación infraconstitucional correspondiente, los Diputados que han decidido retirarse de un determinado instituto político pueden constituir un grupo parlamentario, o si los mismos se encuentra habilitados para acceder a cargos directivos o de las distintas Comisiones Legislativas, puesto que ello carecería de trascendencia constitucional e implicaría invadir las atribuciones que la normativa respectiva ha delegado en otros Órganos.” (Resolución de Improcedencia de 3-II-2010, pronunciada en el proceso de amparo 590-2009, Considerando 3, Numeral 2, Literal b, Párrafo 4).

  5. Lucano
    27/09/2012 at 10:07 pm

    PARTE 3

    “De igual forma, resulta oportuno traer a colación que, conforme al artículo 125 de la Constitución, ‘los Diputados representan al pueblo entero y no están ligados por ningún mandato imperativo’, por lo que éstos, una vez han sido elegidos, no pueden estar sujetos a los intereses o lineamientos de un determinado partido o grupo político. Por ende, no obstante los peticionarios pretenden invocar la violación del derecho a la seguridad jurídica y el principio de pluralismo, así como de las disposiciones que contemplan las ‘cláusulas pétreas constitucionales’. De sus argumentaciones más bien se infiere que se encuentran simplemente inconformes con la configuración que el pleno de la Asamblea Legislativa ha
    realizado en ciertos órganos que la integran, de conformidad con la normativa que rige su organización y funcionamiento.” (Resolución de Improcedencia de 3-II-2010, pronunciada en el proceso de amparo 590-2009, Considerando 3, Numeral 2, Literal b, Párrafo 5).

    “Aunado a lo anterior, conviene traer a colación que, según jurisprudencia de esta Sala –para el caso, la sentencia de fecha 26-VI-2000, emitida en el proceso de amparo con referencia 34-A-96–, los Diputados, una vez elegidos y en el ejercicio de sus cargos, no tienen obligación de atender ni defender los intereses especiales de sus partidos políticos, de electores, y de los demás grupos o instituciones que los han elegido. Y es que, en tanto que los Diputados son representantes del pueblo en su conjunto, no ligados a mandatos ni instrucciones, y sujetos únicamente al interés general, deben guiarse por la decisión que más corresponda al bien común, el cual prevalece sobre los intereses particulares de una circunscripción electoral, de un partido político o de cualquier otro grupo o persona.” (Resolución de Improcedencia de 3-II-2010, pronunciada en el proceso de amparo 590-2009, Considerando 3, Numeral 3, Párrafo 1).

    Así pues, el transfuguismo es algo constitucionalmente válido, lo cual, desde luego, no implica que sea algo bueno. Tal como están las cosas, es una acción que a lo sumo sólo es posible calificar como inmoral o inconveniente. Tal vez habría que pensar en una reforma constitucional para dejar claro si un diputado puede o no puede abandonar al partido político que lo llevó a la Asamblea Legislativa y mantenerse en el cargo. Pero en todo caso, hay que exigirles a los legisladores que cumplan siempre con lo dispuesto en el Artículo 125 de la Constitución y voten libremente según su consciencia en todos los casos, aunque eso signifique apartarse de la línea dictada por las cúpulas partidarias. Si todos los diputados dieran esa trascendental muestra de independencia podría empezar a convencerme que sí es posible construir y consolidar, aunque sea a largo plazo, un verdadero Estado Constitucional y Democrático de Derecho en El Salvador.

  6. Rentel
    28/09/2012 at 9:04 am

    La novela arenera de “fidelidades y traiciones” genera emociones encontradas. Están la de los voceros del partido haciendo todo lo posible por demostrar “la unión granítica” dentro del partido y la “lealtad a toda prueba” de sus diputados, utilizando para ésto discursos que mas bien son súplicas para que no se vayan los supuestamente comprados; y por el otro lado, estamos (me incluyo), los que con ansiedad estamos esperando el momento en que los seis o siete diputados abandonen las huestes areneras.
    El caso del coronel Ochoa es muy significativo. Siempre, según sus propias palabras ha tomado sus decisiones con “conciencia”, sin obligación de quedar bien con nadie; en otras palabras, es un “macho sin dueño” como muchos lo han calificado.
    Dice que por él votaron sus simpatizantes, por tanto, no tiene obligación de “obedecer” al partido. Tiene mucha razón. Si las elecciones se hubieran hecho en la forma tradicional, o sea, marcando la bandera de los partidos, pues era mas fácil que el hombre llegue a Marte a que el coronel hubiera ganado dada la posición 24 que le había asignado su partido y que ahora le reclama fidelidad y obediencia. Incluso la Vilma estaba en una posición que hay dudas si hubiera ganado.
    Para ARENA todo se trata de dinero pero sus “honestos” diputados “jamás serán comprados”. ¡Tum blim bli! Eso ni el mas tonto se los cree. ¿Qué no podría hacer yó con trescientos o quinientos mil dolarucos? (lo que se especula que recibiría cada tránsfuga). Sólo de pensarlo se me eriza el pellejo y cómo no quisiera ser diputado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.