Las guerras estadounidenses dejan saldos tragicos (Parte II)

Que Nidal Hasan, Timothy McVeigh y lo que el francotirador de Beltway tienen en comun? : Todos estaban marcados por las guerras inutiles de los EE.UU.

Por Nora Eisenberg, AlterNet. Publicado 25 de noviembre 2009.
 

Mayor Nidal Hassan

Mayor Nidal Hassan

Traducido por: Betotronic.

Algunas de las masacres más notorios de los últimos 15 años han sido cometidos por algunos  veteranos de guerra cuyos cerebros han sido gravemente dañados por un traumatismo o exposición a productos químicos tóxicos.
 
Los medios de comunicación estaban tan ocupados por la presunta vinculación en Fort Hood, del asesino principal Nidal Hasan al terrorismo islamista internacional. En las últimas semanas que apenas se tomó nota de la ejecución del francotirador de Beltway, John Allen Muhammad, el 10 de noviembre de 2002, hace siete años, Muhammad estaba dentro lo mas importante de los comentaristas conservadores islamofascistas -con-Enlaces a las listas de Al Qaeda-, ahora, como entonces, la búsqueda de vínculos con el extranjero está resultando infructuosa, que nos distraen de las abundantes pruebas de una conexión causal entre tales acontecimientos de los asesinatos fuera y dentro los servicios de los militares de EE.UU..

Consideremos el caso de John Allen Muhammad, (antes John Allen Williams). En sus memorias recientemente publicadas por Mildred Muhammad, la ultima de  sus dos ex esposas, escribe que su esposo, un sargento de la 84ava Compañía de Ingenieros del Ejército, fue a la Guerra del Golfo de 1991 era un «feliz», «centrado» e «inteligente»  hombre, que regresó a su casa «deprimido», «totalmente confuso» y «violento», teniendo ella temor por su vida. En la apelación, los abogados de Muhammad nunca hicieron hincapié acerca de su » grave enfermedad mental » y tampoco surgió en el juicio, donde se permitió a representarse a sí mismo a pesar de su incapacidad mental evidente. El reporte de sus abogados incluian los informes psiquiátricos, el diagnóstico de esquizofrenia y exploraciones profundas del cerebro (scans) que documentan las malformaciones compatibles con la enfermedad psicótica.

Sus peticiones fallaron al no  impresionar a la Corte Suprema de EE.UU. o al gobernador de Virginia Tim Kaine – un declarado oponente a la pena de muerte – y un día antes del Día de los Veteranos, John Allen Muhammad fue ejecutado por inyección letal. (Hasta el final, mantuvo su inocencia, clamando a sus abogados que en el momento de la oleada de asesinatos que el se encontraba en Alemania para un trabajo dental.)

John Allen Muhammad

John Allen Muhammad

Los abogados de Muhammad podrían haber mencionado otros hechos:

Poco después de la Guerra del Golfo, junto con una serie de síntomas físicos (erupciones cutáneas, vértigo, problemas respiratorios y gastrointestinales, fatiga, fiebre, y más), graves síntomas psiquiátricos (como depresión, confusión, cambios de humor, trastornos del pensamiento, los arrebatos agresivos, y delirios) y las explosiones de violencia que comenzaron a desarrollarse como una peste al regresar las tropas de la guerra. En 1994, en la Universidad de Texas el epidemiólogo doctor Robert Haley, un investigador preeminente de la enfermedad de la Guerra del Golfo, había demostrado que las imágenes cerebrales de los veteranos de la Guerra del Golfo, que la enfermedad eran notablemente y claramente anormales en las imagenes.

gulfwarsy

El año pasado, se realizaron investigaciones en un panel, por mandato del Congreso, sobre la Guerra del Golfo; el Comité Asesor de Investigación (CCR por sus siglas en ingles), finalmente confirmó lo que los veteranos y sus familias desde hace mucho tiempo habia afirmado: que «sin lugar a dudas,»  la Enfermedad de la Guerra del Golfo, ya que asi se les ha dado en llamarla, es una profunda enfermedad de múltiples sintomas en el sistema físico y psicologico «causado» por los productos químicos que dañan el cerebro a la que las tropas fueron expuestos por el Departamento de Defensa. El informe identifica tres RAC neurotoxinas específicas como ciertamente culpables: las pastillas anti-gas nervioso que las tropas se vieron obligadas a tomar por la fuerza (o el riesgo de una corte marcial ), los insecticidas y repelentes con que las tiendas de campaña de las tropas  se empapaban y tambien la ropa y equipo»; y el sarín (el químico que causo la muerte a japoneses en el ataque en el metro de Tokio) emitidos en el aire cuando las fuerzas de EE.UU. demolieron una basta cantidad de grandes almacenes de municiones en Khamisiyah, Iraq. Los abogados de Muhammad citaron palizas de infancia como causa de su malformación del cerebro, pero ellos, como la prensa, nunca mencionaron un hecho alarmante: el sargento Muhammad estaba estacionado en Khamisiyah durante la fatidica demolición, ya que, segun ellos, problamente esas afirmaciones no habrian ayudado.

En 2002, otro veterano de la Guerra del Golfo, Louis Jones, Jr. fue ejecutado en 1995 por violación y asesinato de una joven mujer soldado,  Tracie McBride. Como el Sargento Muhammad, el sargento Jones fue un soldado ejemplar, condecorado en la guerra, pero también como Muhammad, regresó de la Guerra de la Tormenta del Desierto deprimido, desorientado, y cada vez más anti-social y agresivo. Al igual que Muhammad, su defensa fue insuficiente -, pero en su apelación el abogado mostro imágenes por resonancia magnética y otras exploraciones del cerebro anormal, argumentando que era evidente el daño cerebral causado por toxinas que él y en otros veteranos de la Guerra del Golfo y que tambien adquirieron la enfermedad en la guerra. Un Apoyo a la petición de indulto fue el testimonio escrito del Dr. Haley que «ahora hay un vínculo entre la lesión involuntaria de peso de los neurotóxicos de guerra del Sr. Jones y su crimen inexplicable». Al igual que Mahummad, Jones estaba estacionado en Khamisiyah durante la demolición, que envenenaron a miles de soldados y miles más por las sustancias polvosas de sarín que  viajaron por todos los alrededores, un hecho que el gobierno ocultó durante casi una década.

Timothy McVeigh

Timothy McVeigh

Y luego está el caso de Timothy McVeigh. No tenemos imágenes escaneadas de su cerebro, pero tenemos informes amplios de su estado mental antes y después de la Guerra Tormenta del Desierto, y la evidencia de que la guerra lo cambió profundamente. En su biografía, «American terrorist», Lou Michel y Dan Herbeck pintaron un cuadro vivo de los días de McVeigh en la guerra terrestre. El joven tirador entusiasmado, al principio, felizmente siguió órdenes y mató a un soldado iraquí con una ametralladora a más de una milla de distancia. Cuando una niebla sangrienta sustituyo la cabeza del soldado en su visor, McVeigh fue perturbado y  descargo el resto de sus balas en la arena del vacio desierto. Más tarde, después de que Saddam había acordado un alto el fuego negociado por las Naciones Unidas y la Unión Soviética, McVeigh estuvo aún más en shock y conmovido por las órdenes de matar a los soldados iraquíes que viajaban derrotados a casa en la carretera de Kuwait a Irak (que se conoce como el «camino de la muerte» por los miles  que las Fuerzas de EE.UU. acorralaron y masacraron en la noche del 26 de febrero 1991). Vio en el camino con horror como los perros mordian las extremidades humanas, y como algunos cuerpos humanos sin brazos o piernas trataban de arrastrarse.

En su famosa entrevista de 60 minutos, diez años después, McVeigh diría a Ed Bradley que la matanza lo habia cambiado. Se ponia a pensar que, «yo estoy en el pais de estas personas, ¿Qué derecho tengo de venir a su país y matarlos? … ¿Cuando y como que estas personas jamás se rebelaron contra mí? » llego a pensar que, «No sólo es el malo de Saddam, todos los iraquíes son malos.» Pero rápidamente razonaba que era «un juego de pelota completamente diferente … cara a cara, … te das cuenta de que ellos sólo son personas como tú. » . El le dijo a Bradley que el gobierno habia modelado la violencia brutal. En un ensayo en la prision en 1998 se opuso a la campaña permanente del Estado Unidos contra Irak: Eran los EE.UU. que habían «establecido el estándar» para el «almacenamiento y la utilización de armas de destrucción en masa».

La experiencia de McVeigh en la Guerra del Golfo sin duda cambió su pensamiento. ¿Pero  hizo también que alterara su cerebro?, ¿Qué podría haber entrado en las toxinas de su cuerpo en la carretera donde las fuerzas de EE.UU. acababan de tirar bombas de racimo y bombas de 500 toneladas, napalm y uranio empobrecido, la incineración de miles de vehículos con la gente adentro?. Le dijo a Ed Bradley cuando regresó «¿No lo senti bien en mí, pero .. no pude  decir lo que era.». El gobierno decia que solo el trauma psicológico tenia, los cientificos nos dicen ahora, que no solo afecta  la psique, sino que tambien el cerebro. Las Sofisticadas Neuroimagen  muestran el cerebro de las personas que sufren de trastorno de Estrés Postraumático, que es anormal en áreas que regulan la recuperación de la memoria y la inhibición (hipocampo), el miedo y el enfoque (corteza prefrontal), y la emotividad y la labilidad (amígdala). El hipocampo de los enfermos de Alzheimer son también reducidas y la amígdala de las victimas bi-polares han mejorado la activación similar a aquellos con Trastorno de Estrés Postraumático que toman sus medicamentos.

Destrozos de la guerra

Destrozos de la guerra

A diferencia de McVeigh, Mahummad, o Jones, el comandante Hasan no estuvo expuesto a las toxinas de la guerra, ni a sus traumas de primera mano. Día tras día, sin embargo, los soldados que regresan de Irak y Afganistán, o en su camino de regreso, antes que ellos revivan los ataques y atrocidades que han infligido, sufrieron, y / o  fueron testigos, alteran sus puntos de vista y su mente. En el comienzo de su entrenamiento del Ejército y de servicio, por todas las cuentas, Nidal Hasan estaba orgulloso de servir a su país. Su examen de los conflictos internos dentro de las situaciones geográficas donde seria replegado y que le pidieran a los musulmanes matar a otros musulmanes – prohibido en el Corán – que todo comenzó para el como un proyecto académico para mejorar la comprensión del Ejército y la gestión del dilema. Pero como la exposición a los recuerdos de Hasan de los soldados con trastornos mentales, los temores y la culpa mayor, por lo que, evidentemente, hizo sus propias luchas internas y, con toda probabilidad, el Trastorno de Estrés Postraumático Secundario, común a los miembros de la familia, amigos y profesionales en estrecho contacto con las víctimas, los testigos, y los autores de las catástrofes; hacian que este se retomara por ellos.

Presión extrema

Incluso los más astutos de los comentaristas, como el columnista del New York Times, Frank Rich, se preguntan si Hasan es un «terrorista real o un asesino en masa insondable solamente por comulgar en las ideas yihadistas». Pero la religión principal de Hasan era sólo uno de varios aspectos de su ser, destrozados por las historias de que fue acusado en la audiencia. El problematico «G.I. Joe (apodo de los soldados de EE.UU.) que abrio fuego contra sus compañeros soldados en un centro de asesoramiento en el Fuerte Libertad, a principios de este año no era un musulmán, aunque algunos blogs de derecha sugirió inicialmente que era. En verdad, los soldados y los veteranos que inflingen violencia contra otros americanos, no es impenetrable en lo absoluto.

El poder de fuego gastado en la guerra de Irak ha sido mayor que la utilizada en todas las guerras combinadas en la historia de los EE.UU., sólo superada por la secuela que continua hasta el día de hoy. El salvaje asesinato de civiles, aunque no esta en el radar de la mayoría de los productores y consumidores de medios de comunicación estadounidenses, arde en la mente de muchos soldados y veteranos de todos los antecesores que sirvieron en las tres últimas guerras en la región. Las tropas en las bases de EE.UU. en Afganistán e Iraq, al igual que los ciudadanos locales, sufren el humo de quemas a cielo abierto por los pozos  a profundidad en bloques de las ciudades y la duración de las pequeñas ciudades; lesiones por las ondas expansivas de los Artefactos Explosivos Improvisados (IED por sus siglas en ingles)  que siguen dañando el interior de los cuerpos y cerebros, a menudo sin rotura externa o hemorragia, causando, expresan dos eminentes neurólogos, por ejemplo, un nuevo tipo de lesión cerebral, no visto antes en las crónicas de la guerra. Vapores de sustancias químicas, polvos y líquidos de las instalaciones militares e industriales bombardeados en la Operación Tormenta del Desierto y tanto la Operación Libertad Iraquí sigue contaminando la tierra, agua y aire. Fueron las guerras que se programaron de hoy para concluirlas mañana, nunca se penso en las consecuencias de nuestras invasiones. Por décadas y quizás siglos, los iraquíes y afganos que sufren la enfermedad y las privaciones, y la invasión y las tropas de ocupación que llevaran la guerra a casa, como soldados siempre, pero con el cerebro, los cuerpos y mentes destrozadas como nunca antes.

Gases tóxicos

Gases tóxicos

Cuando en los EE.UU. el sistema de justicia penal  cierra el caso del Sargento Muhammad y toma la del mayor Hasan, ¿Quienes  identificaran y procesaran a aquellos que tienen la mayor responsabilidad de estos horrendos asesinatos en masa?. La tendencia actual en los crímenes de guerra internacional y crímenes contra la humanidad es relegar a los crímenes cometidos por individuos a los tribunales nacionales, y aplicar la justicia internacional a los de los más altos niveles de gobierno que toman las decisiones aplicadas sobre el terreno. Los brutales asesinatos de los veteranos estadounidenses, tropas de otros soldados y los ciudadanos no fueron seguramente  los resultados previstos por nuestros dirigentes, pero por ahora son muy comunes y muy vinculados a la exposición durante la guerra deben considerarse no previstos o impenetrables.

Nora Eisenberg es la directora de la City University de Nueva York, del programa de becas para investigadores emergentes. Sus cuentos, ensayos y reseñas han aparecido en lugares como la Partisan Review, The Village Voice, The Los Angeles Times y Tikkun. «Cuando Llegas a Casa», su nueva novela, que explora las  consecuencias  de los soldados en la Guerra del Golfo de 1991 y la Enfermedad de la Guerra del Golfo , fue publicado este año por Curbstone Press

Be Sociable, Share!

1 comment for “Las guerras estadounidenses dejan saldos tragicos (Parte II)

  1. Jose
    03/12/2009 at 8:37 am

    Hunna: Visita este sitio y da a conocer esta farsa que ahora se ve en nuestra television.

    http://es.tv.yahoo.com/blog/article/27413/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.