Las extremas se tocan

extremista

A pesar de sus múltiples bondades, toda ideología viene acompañada de certezas y verdades engañosas, que en forma maliciosa o inocente son sembradas en los seguidores de dicha ideología por “grandes líderes” a los que se venera y respeta de forma exagerada, estas verdades afirman que nuestra ideología es la correcta y que la de sus detractores equivocada, convirtiéndolos en enemigos nuestros y el enemigo es traidor, asesino, fanático, cruel, tirano, etc.. pero nuestro paladín es valiente, firme, coherente, decidido y el manojo de ignorantes que sigue a uno o al otro, viven convencidos de su dogma, al que ponen por encima de la razón, por encima de los hechos.

Al final las extremas se juntan y no existe diferencia alguna entre lo que hacen, lo que cambia es la percepción que los medios dan al público y de la ideología hegemónica dominante en la sociedad.

En broma o en serio Roque lo expresó magistralmente en las Historias Prohibidas del Pulgarcito, aunque refiriéndose a nuestros sagrados próceres salvadoreños, que sería otro tema para tratar:

“El culto a toda esa pandilla de pendejos es una de las mayores expresiones de nuestra catutería mental”. Roque Dalton

Vengan de donde vengan, hagan lo que hagan las extremas conviven en la ignorancia, el odio y el desprecio por la vida.

¿Y usted que opina?

 

Be Sociable, Share!

6 comments for “Las extremas se tocan

  1. Juan D.
    27/08/2012 at 9:26 pm

    Opino que Roque era un irreverente, a veces profundo, a veces superficial, se equivocó en la gente que confió y eso dice mucho de como veía el mundo.

  2. Soberano
    28/08/2012 at 7:40 am

    Jejeje Mayo Sibrian junto al líder fundador, mas bien debería estar el otro «lider» fundador el verdadero Polpot Salvadoreño, Cayetano Carpio.

    Pero haciendo a un lado este «desliz», es cierto el fanatismo ideológico ciega a los seguidores, pero son los que hacen mas bulla y eso asusta a la gente «decente» y centrada, pero cobarde que deja dominarse por estos bullistas.

    Lo malo es que también el pragmatismo centrista crea personajes como Antonio Saca o Joaquin Villalobos de generales conocidas.

  3. Rentel
    28/08/2012 at 9:38 am

    El fanatismo es una conducta normal en las personas: Aguila o Fas; Real Madrid o Barcelona; Demócrata o Republicano; Farabundista o Arenero; Comunista o Capitalista; Católico o Protestante. En todo orden de la vida, no hay medias tintas o grises. ¡Eso es pura paja! ¿Partidos de centro? ¡Otra soberana paja!. Fundar un partido y decir que es de centro y que vá a «hacerles la lucha a las extremas», …eso no es posible: son aves de paso, mas bien, es una forma de obtener algunas «chirilicas» de la deuda política. (URGE LA LEY DE PARTIDOS).
    El fanático partidista jamás cambiará de partido aunque se esté hartando mierda por las políticas de los gobernantes de su partido; Entre los fanáticos hay gente de todo nivel social, y así vemos a maistras del mercado con todo y delantal celebrando el cumpleaños del mayor en el cementerio general; pero se sienten realizadas, pues están a la par de sus líderes: Robertío, Vaquerano, don Cristiani, la «ña» Vilma aunque estos no les tiren ni p…como se dice en el caló popular. El fanático apoyará a su candidato hasta las últimas consecuencias; Si su candidato gana, habrá que reventar cohetes y celebrar, pero si pierde…le darán ganas hasta de matar a sus rivales y entrará en una terrible depresión que le durará por mucho tiempo. (Un señor que fue mi jefe en donde yo trabajaba, casi se suicida cuando Funes le ganó al «poleciya»). De esos fanatismos es que se aprovechan políticos inescrupulosos quienes prometen cosas irrealizables como metrobuses, ciudades de primer mundo, alumbrados led y todo lo que yá sabemos.

  4. jose bueno
    31/08/2012 at 8:37 am

    Los grandes cambios sociales han sido hechos por minorias idealistas y cojonudas que se han lanzado al cambio social,y eso no tiene que ver con fanático, si ese es el mensaje que se quiere enviar. Así ha sido, si no todavía estuvieras en el esclavismo

    • Juan D.
      31/08/2012 at 10:31 am

      Tenés razón en cuanto a minorías, y para nada idealistas, pero casi siempre han sido para conseguir mejorar a su propio grupo, y el cambio se ha dado a consecuencia, no como propósito.
      Esclavismo fue sustituido por la Ilustración y la Revolución Industrial, y para nada impulsado para mejorar a la población, sino el negocio de las industrias.
      Ninguna revolución, en toda la historia, ha surgido de las clases oprimidas, solo se han manipulado para legitimizar.
      Fanático es que el que no entiende de razones, no trata de entender los cambios históricos, solo repite un panfleto.

  5. Al
    04/09/2012 at 11:58 am

    Los fanaticos son extremistas en algun proceso sociocultural que NO alcanzan a comprender su accionar y son arrastrados por ideas y slogans, incluso contra sus propios intereses: En el proceso político salvadoreño, son al menos un millón de pobres que votan por los ricos, los susodichos «areneros de champa o igualados». La otra cara de la moneda: hemos visto que algunos considerados extremistas o fanaticos «izquierdistas», ahora son derechistas, pero se rumora que al menos cobran algunos pesos. Aparte, los sujetos de la REVOLUCIÓN han sido Multitudes Militantes Minoritarias, y lo siguen siendo con algunos fanaticos/extremistas. Los extremistas/fanaticos que votan por izquierdistas/derechistas, serán a lo sumo el 50 % de los ciudadanos con derecho a voto, apenas cerca de un 1/4 de la población, como mucho. La inmensa mayoría sobrevive como espectadora o ignorando esas realidades. Pero NO hay duda que la extremas, NEGOCIAN, TRANSAN Y SE REPARTEN LA RIQUEZA DE LA COSA PUBLICA. ES CORRECTO LAS EXTREMAS SE ARTICULAN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.