Las Borracheras Legislativas

Ciro: ¡HIc! — Sigfrido: ¿Te cayó mal la medicina?

 El caso de Ciro Cruz dirigiendo en estado de embriaguez una plenaria legislativa es una demostración de los niveles de descomposición a los que puede llegar un funcionario público cuando no tiene controles. La inmunidad del legislador, que se ha convertido en impunidad, deja de ser un factor para el buen desarrollo de la labor del diputado y se convierte en un muro que lo protege ante estos deplorables actos.

Pero es igualmente condenable la actitud del Presidente del Primer Órgano del Estado, Diputado Sigfrido Reyes, cuando sale en defensa del ebrio con el ridículo argumento de la medicación. En el fondo lo que vemos es una actitud de “espíritu de cuerpo” con la cual todos se defienden. Esto es más grave aún, pues con esta declaración, el hecho deja  de ser un acto de un funcionario, para convertirse en una acción que denota la descomposición del Primer Órgano del Estado.

Sigfrido Reyes pudo haberse abstenido de dar esa declaración señalando que estaba a la espera de la investigación que hiciera la Comisión de Ética. De esta forma no hubiera atacado a su colega pero se hubiera distanciado de su deplorable conducta. Pero era necesario salir en su defensa, “hoy por ti, mañana por mí”.  De esta forma se convirtió en cómplice de este acontecimiento.

También llama la atención el silencio de las dos fracciones legislativas: la del bolo y la del defensor. En esta situación el silencio se vuelve también cómplice. Por ética, ambas fracciones deberían diferenciarse y distanciarse publicamente de lo sucedido. Deberían solicitar a la Comisión de Ética una investigación seria y proporcionar las condiciones para que esta se efectúe sin presiones.

Hasta hoy el Tribunal de Ética Gubernamental solo ha servido para sancionar a funcionarios menores porque se roban un rollo de papel higiénico, pero nunca han actuado contra los grandes y poderosos que se encuentran en la cúspide del poder.

En definitiva, tenemos los diputados que nos merecemos, ellos han llegado con el voto ciudadano. Muchos de ellos el pueblo los volverá a elegir, solo baste recordar el caso del diputado pistolero, que lleva varias reelecciones después de los célebres sucesos. Que para colmos es del mismo partido de Ciro.

Lo sucedido refleja también la falta de valores en que ha caído nuestra sociedad. Mientras esta ausencia continúe tendremos esta clase de funcionarios. Es lamentable pero es la realidad. Si no revertimos esta situación, que comienza por la educación, nuestras instituciones continuarán deteriorándose.

Ayutuxtepeque, jueves, 15 de diciembre de 2011.

Be Sociable, Share!

4 comments for “Las Borracheras Legislativas

  1. MariaMarta
    15/12/2011 at 11:05 pm

    Diputados de los otros partidos ya salieron en defensa del borracho, perdón, del “enfermo”. machuca, merino (éste no sorprende), gallegos (tampoco debe sorprender debido a los viáticos…), y almendáriz, este último no sorprende, pero indigna, porque dozque es cristiano, habla bonito, cuando lo entrevistan, cada segundo mienciona a Dios. Es increíble lo hipócritas que son. Pero realmente cada pueblo tiene los dirigentes que merece. Si hay gente que hasta se enoja y defienden a los políticos de su preferencia. Hoy han demostrado que todos son RATAS DEL MISMO MAIZAL.

  2. Rafa
    16/12/2011 at 12:47 pm

    Muchas veces he estado de acuerdo con lo que escribe JJMar, en esta ocasión nó, y le diré porqué.
    Le contaré algo. Mi hijo de 33 le gusta un poco la bebida y una vez que lo visité, “juro por Dios y mi madre” que lo vi borracho. Sentí ganas hasta de zamparle una su marimbiada. Mi esposa me contuvo y me dijo que ella no lo veía borracho. Conforme me fuí calmando constaté que realmente no había bebido y que yo estaba completamente equivocado.
    Si, vi la plenaria en la que Ciro se notaba algo incoherente aunque siempre respetuoso y también tuve la impresión de que estaba con sus tragos. Nunca vi que estaba borracho. Hay una gran diferencia entre estar “tecolotón” y estar borracho. El diputado Mario Valiente también está estigmatizado como borracho aunque él siempre lo ha negado.
    Cuando JJMar dice que Ciro estaba dirigiendo la plenaria en estado de embriaguez, lo dá por hecho.
    Me imagino que le hizo el alcoholtest al diputado.
    “No hay que partir con la primera” o, “no hay que dejarse ir” como decían los viejos sabios.
    Que conste que yó no estoy defendiendo a nadie y es posible que Ciro haya bebido, pero no hay forma de demostrarlo y ese es el error de JJMar. Lo extraño es que David Reyes, el diputado de Arena que lo había acusado, no se mantuvo en su acusación y ni siquiera llegó a la plenaria del miércoles 14. Quien esté libre de pecado…

  3. bocachuca
    16/12/2011 at 10:27 pm

    Si, yo también creo que no estaba bolo, estaba bien a pichinga, yo vi el video y creo que aparte de bolo estaba drogado, pero no de medicamento, si no de la buena.
    Como sea, este Partido tiene fama de tener los políticos más bajeros, perdón ganguero, de la asamblea.
    Además no es de extrañar, según cometarios de gente que trabaja ahí, hay varios diputados que guardan la botella de guaro, debajo del curul.

  4. ciro a pija
    16/12/2011 at 10:33 pm

    Humor salvadoreño del padre de la PATA de Elefante
    ciro cruz zepeda bien a verga en la asamblea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.