Las Aventuras de Tales de Mileto

tales de mileto

Creo que todos los que hemos leído un poco tenemos una idea de quien es Tales de Mileto, y se nos viene a la memoria los filósofos de la antigua Grecia. Esto es correcto y en estas líneas pretendo contarles algunas cosas interesantes de este señor.

Tales de Mileto nació por los años 624 o 623 antes de nuestra era (a.n.e.). Fue contemporáneo de Solón uno de los famosos sabios de Grecia. Aunque se le conoce como filosofo, en realidad también fue político, astrónomo, matemático y físico. En esos tiempos uno podía llegar a ser todólogo pues el desarrollo de conocimiento científico era incipiente y alguien con dedicación podía llegar a dominar todo el conocimiento de su época.

Como político convenció a los griegos de Jonia para que se unieran en un solo Estado Federal con capital en Teos. Esto nos lo relata el historiador Heródoto.

Como astrónomo, fue uno de los primeros hombres de predecir un eclipse solar. Algunos astrónomos modernos han determinado que probablemente fue el del 28 de Marzo del año 585 (a.n.e.).

Como matemático estableció varios teoremas de geometría que ahora son el dolor de cabeza de nuestros estudiantes.

Como físico descubrió las propiedades del imán. Consideraba que el imán tenía alma porque era capaz de atraer al hierro.

Por todo esto Tales de Mileto adquirió la fama de sabio, y toda la gente lo admiraba, pero también lo consideraban distraído, pues lo veían absorto es sus especulaciones que solo él entendía. Nos cuenta Platón que una vez estaba tan empilado observando el cielo mientras caminaba que se cayó dentro de un pozo, situación que provocó la risa de una sirvienta Tracia y de todos los que lo observaban.

Después de este incidente, que la sirvienta comentó con media humanidad, se le creó la fama de que siempre andaba en la luna, que era bueno para las especulaciones pero no servía para nada práctico. En esa época la mayoría de la gente creía que la ciencia no servía para nada.

Ante esto Tales preparó una venganza muy inteligente. El había observado los ciclos de la agricultura y por esos días las cosechas de aceitunas habían sido malas durante varios años. Entonces Tales arrendó todos los molinos de aceitunas de la comarca, los dueños creían que estaba loco y se los arrendaron por unos cuantas monedas. Pero el había previsto que ese año la cosecha sería muy abundante y así fue. Entonces Tales subarrendó todos los molinos a sus mismos propietarios por un precio mas alto, con lo cual obtuvo una buena ganancia.

Con esto, no solo demostró sus habilidades como hombre de negocios, si no que también demostró que la ciencia sirve de mucho y que lo que sucedía es que no tenía interés en usarla para enriquecerse. Esta última anécdota nos la cuenta Aristóteles.

Tales creía que el principio fundamental de todo era el agua. Observaba que el agua está presente en todos los seres vivos, y que la perdida de agua produce la muerte. Observaba que el aire está cargado de humedad, que el alimento de todas las cosas es húmedo y que lo cálido se engendra y vive en la humedad, pues aquello de que todo se engendra es principio de todo. Según Aristóteles, Tales creía unida al agua una fuerza activa, vivificante y transformadora.

Ahora estas ideas de Tales de Mileto nos pueden parecer absurdas, pero en los días en que vivió eran avanzadas y buscaban una explicación racional del origen de las cosas y de la vida. Hubiera sido mas fácil apoyar las supersticiones y las explicaciones míticas que buscar las verdaderas causas de los fenómenos y el origen de las cosas.

Tales de Mileto murió por los años 546 o 545 (a.n.e.). No dejó escritos filosóficos, pero gracias a Aristóteles conocemos su doctrina fundamental.

San Salvador, 01 de Junio de 2005.

(Este artículo fue publicado en el viejo Blog, estamos recuperando un poco de la memoria histórica del Blog con algunos de los artículos mas apreciados por los lectores)

Be Sociable, Share!

4 comments for “Las Aventuras de Tales de Mileto

  1. raul fuentes
    18/09/2013 at 7:40 pm

    Magnífico relato filosófico Jjmar. Es una buena idea recuperar lo que escribieron en la época del blogcindario.

  2. Rafael
    19/09/2013 at 9:49 am

    ¡Excelente!.

  3. 20/09/2013 at 3:14 pm

    Muy buena historia! Saludos

  4. raul fuentes
    27/06/2014 at 3:05 pm

    Los griegos antiguos nos enseñaron tantas formas del ver y estar de las cosas por si mismas que no es extraño que ahora este filósofo como es Tales de Mileto sea tomado por nosotros como alguien que no servía para nada práctico, puesto que en nuestro tiempo solo es valorado el dinero y el poder en todas sus formas. Digamóslo también, porque no, en esa forma, en la cual, a todos nos tiene atrapados el capitalismo mercantilista y que está por todos lados tratando de dominarnos: la mercantilización del sexo. Es tal nuestra desviación de los principios fundamentales que le son inherentes al ser humano que solo pasamos pendientes de quisicosas sin importancia para nuestro devenir como especie y todas las que habitan en el planeta, que ya nuestra misma viabilidad la estamos poniendo en peligro. Como se relata en la historia anterior, el griego vivía en un entorno o horizonte donde lo que mas le afectaba era la naturaleza (physis), es decir el horizonte en el que nació la filosofía: la movilidad. Por lo cual, no parece extraño que a Tales le pareciera que el principio de todo era el agua. Otros filósofos buscaron ese principio emanador o causa principial de la esencia en otras substancias, los ejemplos son variadisimos. Pero eran los inicios de la ciencia occidental. La realidad es que a los filósofos no les interesa tanto, como en nuestro tiempo, que es lo que resulta lucrativo; estamos en una etapa de acumulación de cosas y dinero al estilo de un capitalismo de origen Calvinista. Donde la salvación del alma viene dada por el éxito material. Los filósofos son capaces de amasar grandes fortunas, pero a lo largo de la historia no ha sido ese su interés. La filosofía es una especie de huida del mundo, para dar explicaciones a lo que resulta fundamental: es la vida contemplativa. De ella han nacido todas las maravillas de la tecnociencia actual. Si perdemos este sentido nos desorientamos en un mundo infinito y complejo. Es bueno que nos convenzamos que todo este esfuerzo no ha sido en vano, en un mundo en el que por todas partes se ve el vacío de nuestras vidas y nuestra cultura. Esta pequeña historia como lo es la anterior de Tales, nos ayuda a recuperar esa sabiduría casi perdida del mundo antiguo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.