La Visita de Obama a El Salvador.

Desde que se anunció hace unos meses el viaje del Presidente Obama al país, los medios de comunicación no han dejado un solo día de abordar el tema. Ríos de tinta y barriles de saliva se han gastado para especular e interpretar el significado de tan importante visita. Cada cual la ha interpretado a su modo, buscando sacar algún provecho.

 Hay sectores que todavía no salen de su asombro. No conciben que un Presidente de EUA visite el país en el momento en que hay un gobierno de izquierda moderada que se define de unidad nacional. Otros ven la visita como la llegada de Santa Claus y especulan sobre lo que traerá y lo que hay que pedirle. Algunos ultra derechistas trasnochados dijeron que Obama venía a regañar a Funes por el fracaso en su política de seguridad y otros ultra izquierdistas interpretan la visita de Obama como la entrega de Funes al imperialismo yanqui.

 Los EUA tienen desde hace mucho tiempo, muy claros sus objetivos como nación y hay un consenso bipartidista y social de largo alcance en torno a estos. En cada época readecúan sus objetivos redefinen sus intereses y evalúan las nuevas amenazas y debilidades. Después de la mayor crisis económica mundial de la cual todavía no se recuperan las economías desarrolladas, es más que lógico que los EUA tienen que rediseñar sus planes. Ahora en el contexto de un mundo unipolar, en que las nuevas amenazas que consideran son el terrorismo y el narco tráfico, es obvio que necesitan nuevas formas de concebir los fenómenos de la realidad. Con un problema de inmigración ilegal que se ha agravado por el impacto de la crisis económica y el fracaso de los modelos de desarrollo implementados en los países que conforman su entorno inmediato, se vuelve necesario evaluar los antiguos esquemas de relación con el sur.

 Mientras los EUA todavía se debaten en la crisis financiera y su evolución en el futuro es impredecible; países como Brasil y Chile la han superado, se preparan para volver a crecer a buenas tazas y se perfilan como potencias económicas de desarrollo medio en la región. Además, ambos países han celebrado en fecha reciente cambios presidenciales y por tanto, los actuales mandatarios culminarán su período después que terminen los primeros cuatro años de la gestión presidencial de Obama.

 En el caso de El Salvador la situación es bastante diferente. La economía salvadoreña está amarrada por la dolarización a la economía norteamericana, la destrucción de la base productiva incipiente que se tenía hace unas décadas le impiden salir pronto de la crisis, su crecimiento económico será simbólico en el próximo año. Pero las expectativas que generan las políticas del gobierno del Presidente Funes, le vuelven importante de cara a la sub región centroamericana.

 El país puede jugar un rol clave de cara a dos de los principales problemas que enfrentan los EUA, la inmigración ilegal y el narcotráfico con su secuela de crimen organizado. Es evidente que las políticas anti migratorias represivas implementadas en varios Estados de EUA fracasan ante la imposibilidad de detenerla. El crimen organizado y el narcotráfico amenazan como nunca la región ante las medidas que se toman en Colombia y México. Guatemala es un ejemplo de la capacidad de estos nuevos grupos de apoderarse de un país y volverlo rehén.

 Guatemala es un país ejemplo de lo que no debe hacerse, en Nicaragua no hay un gobierno del agrado de los EUA, en Honduras la legitimidad del gobierno pos golpista todavía está en dudas, Costa Rica es poco relevante como punto para incidir en la región. Esto debe haber pesado en la decisión de Obama a la hora de tomar la decisión de visitar el país.

 La visita de Obama demuestra el interés de los EUA en el país y la región, esto en sí mismo no es bueno ni malo, puede ser cualquiera de las dos posibilidades según tengamos claros o no nuestros intereses como nación. Pero representa una oportunidad que no debemos desaprovechar.

 El Salvador necesita con urgencia transitar el camino hacia el desarrollo económico social con equidad y respeto al medio ambiente. Necesita, junto a la región insertarse en la economía global y encontrar sus nichos de competitividad. Necesitamos revertir la realidad actual de falta de oportunidades para las mayorías y así revertir los caminos de la inmigración ilegal. Para ello necesitamos fortalecer nuestra institucionalidad democrática; necesitamos amplios acuerdos consensuados sobre un nuevo modelo de desarrollo económico social, que se concrete en políticas de Estado de corto, mediano y largo plazo.

 Esto requiere de recursos de todo tipo, requiere de aliados fuertes que nos apoyen, requiere acuerdos que van más allá de los tratados internacionales de libre comercio. En este punto la visita de Obama representa un momento de oportunidades. Por el bien del país no debemos desaprovecharla.

 Ayutuxtepeque, lunes, 21 de marzo de 2011.

Be Sociable, Share!

8 comments for “La Visita de Obama a El Salvador.

  1. Josefo
    23/03/2011 at 2:47 pm

    Algunos sobrevaloraron la visita de Obama mientras otros la satanizaron pero estos son la mayoría, la mayor parte de los salvadoreños creo que está de acuerdo con que fué algo positivo para nuestra nación y que fué un espaldarazo al presidente Funes como eventual lider regional.

  2. Rafa
    24/03/2011 at 10:12 am

    Cada quién, y de acuerdo a su ideología, interpreta a su manera la visita del presidente Obama.
    Están los que, como dice JJMar, pensaron en que Obama venía a “regañar” y a imponer agenda al presidente Funes. Y están los que “aún no han despertado del sueño de la guerra fría” y hacen eco de los extremistas,y que aunque tengan mas de un pariente en USA y posiblemente viven de las remesas, seguirán con su choteado “Yankees go home”.
    Están por otro lado los pedigüeños, quienes emulando a los que nos rayan el “cacharrito” en las esquinas si no les damos una moneda, se sienten frustrados porque Obama no trajo regalos.
    Como están de moda las cartas, de repente surgieron agrupaciones o “movimientos sociales” de los cuales nunca habíamos oído, llevando cartas al prsidente visitante, a las embajadas, otras publicadas a través de los medios, etc. emulando al famoso cantinero que escribe cartas a presidentes, diputados, expresidentes, etc. y que se comenta que las escribe bajo los efectos del alcohol o sentado en el retrete.
    Los ultra extremistas de izquierda sin ningura razón y leyéndose u oyéndose entre ellos despotrican contra todo lo que huela al norte y contra el presidente Funes por “haber entregado el país al imperio”. ¡Qué ridiculez!
    Por el otro lado, están los derechistas que jamás le darán crédito al gobierno por los cambios, que aunque no tan rápido como los ansiosos quisieran, se están llevando a cabo. Es lógico, su aspiración a volver al gobierno es una de sus mayores metas y ambiciones.
    Algunos, aunque muy pocos, están entendiendo las cosas y abandonando su extremismo ideológico, y están los otros que jamás saldrán de su “habitat cavernario” tal como el diputado que se atrevió a decir que Obama debería de visitar la tumba de ¨D’Abuisson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.