La sociedad virtual y el analfabetismo estructural. Parte II

Por: Francisco Quintanilla

En estas valoraciones por los usuarios de las redes sociales, se manifiesta en forma aparentemente dinámica el relativismo ideológico y axiológico, pero a la vez, la capacidad que han tenido los propietarios de las redes sociales, de hacer que lo virtual colisione con la realidad real, con la realidad objetiva, y que en dicha colisión, la realidad objetiva sea no sólo ocultada, deformada, demolida, sino que también anulada.

Esta colisión ocurre en el mundo subjetivo de los consumidores de las redes sociales, y ni siquiera se dan cuenta de dicha colisión, y por tanto tampoco se dan cuenta, que los dueños o administradores de las redes sociales, les enajenaron la realidad.

Al enajenarles la realidad objetiva, la realidad real en todas sus formas de manifestación, el ser humano, lo han abstraído de la realidad y sobre todo, de la realidad social, donde él se desarrolla como humano. Entonces, al abstraerlo de su realidad, el ser humano, ha ido e irá perdiendo en forma progresiva su esencia humana, ya que fuera de la sociedad, como lo diría Karl Marx, no existe ningún ser humano. Puede existir cualquier cosa, menos un ser humano.

Por consecuencia, por medio de las redes sociales Satanás y sus discípulos administradores de las redes sociales, que propician el funcionamiento eficaz y eficiente de toda la maquinaria del capitalismo neoliberal, no sólo le han enajenado la realidad objetiva a la humanidad, sino que también su subjetividad, propia de todo ser humano.

Los seres humanos, sobre todo de la inmensa mayoría de los países empobrecidos de los diferentes continentes de este planeta, tirados a la desgracia, sin realidad objetiva y sin subjetividad, incapaces de entender cómo es que se les esfumó su realidad y su subjetividad, incapaces de determinar quiénes se las enajenaron, quiénes se las robaron, incapaces incluso de darse cuenta que ambas dimensiones de lo objetivo y lo subjetivo se las enajenaron, incapaces diría Paulo Freire, de leer su realidad y de escribir su propia historia, se conformaran como analfabetas con cualquier migaja que algún mandatario les ofrezca y les tire a la garduña.

El analfabetismo, a que la inmensa mayoría ha sido conducida por parte de los administradores de las redes sociales, que están al servicio de la lógica funcional del capitalismo neoliberal, les impide en primer lugar quitarse el velo que obstaculiza ver la realidad objetiva; en segundo lugar, recuperar su subjetividad y su realidad objetiva; en tercer lugar, les impide interpretar y comprender su realidad; en cuarto lugar, transformar radicalmente esa realidad en favor de ella misma; y en quinto lugar, les impide que surja en ella la necesidad histórica de liberarse de quienes la oprimen y esclaviza.

Este tipo de analfabetismo ayuda a entender por qué un discurso vació y sin sentido que fue a desarrollar el presidente de El Salvador ante la ONU, fuera clasificado por muchos de los adictos a las redes sociales como un buenísimo discurso y el discurso profundo del representante de Cuba como un pésimo discurso.

El analfabetismo que aquí llamó estructural, se refiere a la incapacidad individual y masiva de leer la realidad y de escribir su propia historia, a que ha sido sometida buena parte de la población salvadoreña, producto de la adicción a las redes sociales y de su sometimiento a ellas y a los que las administran, les impiden entender y comprender como el mandatario de El Salvador, está propiciando y desarrollando que en la relación sociedad – mercado, sea este último el que succione a la primera y la someta a la lógica y exigencias de los dueños del mercado, es decir, someta el bienestar humano a los intereses inhumanos de los propietarios del mercado capitalista neoliberal.

Le impide ver a buena parte de los adictos a las redes sociales de que una de las medidas iniciales que va expresando la relación invertida de sociedad – mercado, es la anulación absoluta de personas contratadas por ley de salarios, contratándolos nada más por medio de la figura de contratos temporales o eventuales. La anulación y eliminación de la figura de contrato por medio de ley de salarios y su sustitución por contratos temporales o eventuales, es una de las tantas manifestaciones de la privatización de las fuentes de trabajo por parte del Estado salvadoreño. Esto propiciará que el Estado progresivamente vaya liberándose de las obligaciones que tiene con el trabajador, a la vez que amarra la conciencia crítica que pueda tener un trabajador, ya que si se porta mal, al final de su contrato, ya no será contratado.

Otro elemento que indica esa relación invertida, es lo referente a las declaraciones hechas por el ministro de trabajo, de que está trabajando “por tener o formar sindicatos modelos”, es decir, sindicatos como los de los Estados Unidos, los cuales están subordinados a la patronal. Este tipo de sindicatos de los que habla este burócrata, es un tipo de organización que no debe confrontar con los dueños de las grandes empresas, sino doblegarse a sus intereses.

La ceguera y el analfabetismo provocado por el uso adictivo de las redes sociales, tampoco permite entender declaraciones dadas por el presidente Bukele, después de la reunión que tuvo con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Una de las afirmaciones lapidarias que hizo Bukele fue: “Ven a El Salvador como ejemplo para los países de la región, y que EEUU vea a nuestro país como ejemplo es cualitativamente importante”. La pregunta ante dicho declaración es ¿Ejemplo para qué?, o ¿ejemplo de qué?

Cuando uno valora el comportamiento y las declaraciones del presidente Bukele a la luz de las ideas planteadas por Maquiavelo en su obra “El príncipe”, se percata que ha seguido al pie de la letra las recomendaciones dadas por este filósofo, si es necesario arrodillarse o arrastrarse ante alguien, traicionarlo, amarlo, aborrecerlo etc., pues hazlo si esto te va a permitir conquistar o mantener el poder, entonces, no interesa cuáles medios utilices si esto te conducirá a la consecución del fin propuesto.

Desde el presidente Napoleón Duarte que fue a besar la bandera de Estados Unidos, nunca otro presidente de El Salvador, había llevado a ese país a poner en práctica tan abiertamente las recomendaciones de Maquiavelo, como lo hizo el actual presidente de El Salvador en su visita reciente a los Estados Unidos y en su reunión con el presidente de esta nación.

Este comportamiento maquiavélico del actual presidente de El Salvador, da pistas claras para responder a las preguntas hechas anteriormente, en definitiva, Bukele fue a afirmar y reafirmar que El Salvador es un modelo de obediencia a los dictámenes y exigencias del gobierno estadounidense y que por lo tanto los demás países de la región deberían imitar a El Salvador de obedecer las exigencias del big brother.

Detrás de esa obediencia ciega y sin resistencia, declarada con una “elegancia” casi profética de parte del presidente de El Salvador se oculta la enajenación que Bukele está fraguando en una forma bien acelerada del futuro y del pasado de este pueblo, entonces un pueblo cuyo mandatario enajena su futuro y su pasado, le está enajenando la posibilidad de tener y vivir al menos un segundo de libertad y de liberación en el presente.

Para terminar con esta reflexión, es imprescindible platear, que los gobiernos de ARENA por su naturaleza no pudieron responder a las necesidades e intereses de las mayorías populares de este país; los gobiernos del FMLN por su anti naturaleza, traicionaron y defraudaron las expectativas del pueblo salvadoreño, pero que también el gobierno actual, por su falsa neutralidad política e ideológica disfrazada, tampoco está ni va a estar dispuesto a responder de forma humana a los sufrimientos de este pueblo mil veces crucificado.

¿Qué es entonces lo que le queda a este pueblo ante tanta abominación de unos y otros gobiernos? Lo que le queda es seguir trabajando en forma ardua y permanente por engendrar y dar a luz un nuevo sujeto de la historia con mucho menos defectos que el sujeto anterior (FMLN) que de la historia no tuvo nada. De hecho engendrar y parir un sujeto de la historia que realmente encarne los sufrimientos, las tristezas, las alegrías, y las esperanzas de este pueblo, no es nada fácil, es harto difícil y doloroso, pero no le queda otra.

Para esta titánica tarea, urge que los tanques del pensamiento de liberación contribuyan a que el pueblo recupere su conciencia, para que tenga más posibilidades de recuperar su realidad, la realidad objetiva que realmente le circunda. En otras palabras, contribuir a que este pueblo recupere su capacidad de leer la realidad para que como sujeto activo pueda escribir su propia historia, y no se la otorguen esta capacidad sin mayor resistencia al flautista que ha hecho hasta el momento que los usuarios adictos de las redes sociales de El Salvador, se comporten como una cobra que se mueve no al son de la música del flautista, sino de los movimientos de tan ilusionista director de orquesta.

04/09/2019

Be Sociable, Share!

1 comment for “La sociedad virtual y el analfabetismo estructural. Parte II

  1. 13/10/2019 at 9:58 am

    Deberían de dejar que este pseudo pensador con complejo de superioridad, con transtorno paranoide y esquizofrenico, se retire de esta revista. Ya no da ancho acá ni en la UES FMOcc donde da mas quejas que soluciones, donde se cree revolucionario sentado en un cubiculo aislado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.