La privatización de las cárceles en El Salvador

Celda de castigo cortesía de su patrocinador...

La privatización de los centros penales es una propuesta que encontramos con mayor frecuencia en los planteamientos de varias gremiales empresariales. Así como se privatizó la banca, y muchos de los servicios que brinda el Estado ¿porqué no privatizar también – aunque sea en parte – el sistema de cárceles? En una sociedad de libre mercado todo puede ser reducido mercancía intercambiable, el crimen y la delincuencia también pueden entrar en la bolsa de valores y convertirse en un negocio rentable.

En nuestro país, al igual que en casi todo el mundo, las cárceles están llenas. El número de privados de libertad es varias veces mayor al de hace un par de décadas. Los reos son una población de alto crecimiento. Construir una cárcel para rentarla al Estado es como tener un hotel que pasaría lleno los 365 días del año ¡Un negocio redondo! Los presos son un estrato de mercado en permanente crecimiento.

La inversión extranjera vendría a llenar este sector de mercado. Los EUA tienen privatizado una buena parte de su sistema carcelario, allí hay mucha experiencia en desarrollar estos modelos de negocios. Es casi seguro que hay muchos inversionistas locales en disposición de hacer alianzas estratégicas para crear empresas de capital mixto. El Asocio para el Crecimiento sería una gran oportunidad.

Nuestras sociedades han abandonado la filosofía de la readaptación del delincuente, lo importante es separar al delincuente de la sociedad, aislarlo para no verlo más. En El Salvador las cárceles son verdaderos contenedores donde viven hacinados decenas de miles de reos. Nadie es rehabilitado.

En este nuevo concepto de aislar sin rehabilitar, la privatización tiene cabida.

Se podrían construir cárceles de cinco estrellas para los delincuentes de cuello blanco, para los capos de la droga y los jefes del alto crimen organizado. Ellos podrían pagar una renta mensual por ciertas comodidades como aire acondicionado, televisión a colores de pantalla 3D, camas ergonómicas y otros utilitarios. Se podrían construir celdas suites y hasta celdas presidenciales.

Somos uno de los países más violentos del mundo, tenemos un alto grado de desintegración familiar pues “exportamos” nuestra población económicamente activa a los países desarrollados, nuestros niveles educativos están abajo del promedio de Latinoamérica. Todas estas desventajas cambiarían su signo negativo para convertirse en grandes oportunidades de negocio para este nuevo sector de la economía.

Imaginemos como subirían las acciones en la bolsa de valores de las empresas dueñas de las cárceles, con las cifras a la alza de los asesinatos diarios, las extorciones, los secuestros y otros delitos. Los inversionistas harían fila para depositar sus recursos en estos rubros bursátiles.

El sufrimiento de la población por el auge de la delincuencia pasaría a ser un daño colateral. En todo caso, también otros rubros de la economía generan ese tipo de daño. La crisis económica mundial y local ha generado miles de pérdidas de empleos y mayor endeudamiento de las familias, pero son los daños necesarios para aumentar la ganancia bancaria.

Incluso, podríamos destinar un departamento pequeño de nuestro país, Cabañas por ejemplo y convertirlo en una gran cárcel ¡Una Mega Penitenciaría! Allí podríamos tener reos de otros países. Los delincuentes serían condenados en los Estados Unidos, o los países europeos y vendrían a El Salvador a purgar su condena en este Mega Penal. Florecería además el turismo, pues los familiares de los reos extranjeros vendrían al país a visitar a sus parientes. Podrían construirse hoteles para albergarlos en las cercanías del Mega Penal. Esta sería una forma muy creativa de insertarnos en la economía globalizada.

La imaginación puede seguir volando ante todas las oportunidades de negocio que se nos pueden presentar. Pero  es preferible, dejar hasta acá este comentario que pretende mezclar el humor y la ironía.

Ayutuxtepeque, viernes, 02 de diciembre de 2011.

Be Sociable, Share!

3 comments for “La privatización de las cárceles en El Salvador

  1. Uno800 dUAL
    02/12/2011 at 11:46 am

    Minimo las “grandes empresas” de esta finca, saltarian de alegria con este maravilloso negocio con el cual ellas podrian generar “empleos” (mal pagados por cierto) “para ayudar” a al economia del pais…y blah…blah…el mismo cuento capitalista neoliberal de siempre en el cual la pobre gran empresa es la salvadora del mundo…

    No me cuesta imaginar el horror q esto seria si se llega a hacer realidad. Como dijo Marx, ante las ganancias sin limite el capital no tiene limites en su hacer…y darle una carcel al capital es casi como decir…q sea para encerrar al pobre, al tonto, al chivo expiatorio…y para atender al q pàgue mejor (delincuencia, extorsionista, Zetas, corruptos de cuello blanco, etc…)

    Y ni hablar de los otros beneficiados colaterales con esto: TOby y sus tabers, evangelizando a los pobres reos…las empresas de “gasiosas” de boquitas, de prostitucion, de drogas, etc….

    Se va a oir tonto, pero no les recuerda esto a una pelicula? han visto Robocop, cuando van a comenzar a construir la nueva ciudad, le dice en jefe de la corporacion al jefe de la pandilla q le ayuda…” no te das cuenta, la construccion de esa ciudad es un negocion completo…drogas, prostitucion, no podemos perder todo eso…” Ok. con frecuencia la ciencia ficcion se adelanta a predecir los tiempos con mejor exactitud q la ciencia misma…ahi era la Policia la privatizada, aca serian las carceles…put…

  2. Ze Albo
    03/12/2011 at 10:18 am

    La idea de la mega penitenciaria no es mala, me parece una excelente idea de generar divisas para el país e ingresos por turismo. Ya que se nos dificulta competir en muchos rubros en la economía mundial, esta idea me parece bastante buena.

  3. Ramiro
    04/12/2011 at 9:41 am

    El sarcasmo de JJMar es bueno, aunque no tan alejado de la realidad que pueda suceder en el país. Por supuesto que tenemos delincuentes desde la mas baja ralea hasta “aristócratas que no pueden estar revueltos con la chusma”. Todo depende de la marca de calzoncillo que usan. Pensar en rehabilitación de delincuentes es una utopía, ya nacieron para delinquir y es “su orgullo”, por tanto, siempre veremos en las tomas de televisión en el caso de los mareros, mostrar sus señales que para muchos de nosotros no es mas que una prueba de la “misión imposible” que sería tratar de encausarlos por “el buen camino”. Se dice que el marero que en los medios niegue ser pandillero, yá es “hombre muerto” por su misma clica en el caso de salir libre. Es un callejón sin salida; ni siquiera los “arrepentidos” que con camisa manga larga, corbata y la biblia bajo el brazo y que se “refugian” en iglesias se salvan.
    No debería gastarse tanto en hacer mas cárceles y sería bueno buscar opciones. Se me ocurre que EEUU bien podría regalarle al país unos cuantos barcos obsoletos los cuales se fondearían en nuestro mar territorial lejos de nuestras costas, con una que otra modificación para que sirvan de cárceles para los delincuentes mas peligrosos. En cuánto a las visitas, la energía eléctrica, la alimentación y la custodia, eso sería un estudio no muy complicado.
    En cuanto a “los señoritos” delincuentes de cuello blanco que les dan como “gran castigo” detención residencial y obligación de presentarse ante el juez cada quince días, es difícil que se pueda cambiar. sus cambios bruscos de estar sanos y de repente enfermarse el día que los detienen para refugiarse en un hospital privado, es digno de que la ciencia médica investigue la causa de “tan inesperado cambio de salud”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.