La prensa, los medios, las mentiras y la hegemonía dominante

Nos guste aceptarlo o no, la prensa al igual que la religión tienen un enorme poder sobre la sociedad, porque son capaces de crear en las personas percepciones que se afianzan y se transforman en ideas las cuales terminan convirtiéndose cultura, por eso tanto prensa como religión, son instrumentos fundamentales de las clases dominantes para mantener el control sobre el pueblo y la sociedad, con lo cual, como menciona nuestro buen amigo jJmar, no solo dominan, sino que imperan .

Muy pocas personas ven televisión, escuchan radio o leen prensa escrita con espíritu crítico, la mayoría simplemente se deja llevar por el mayor o menor amarillismo noticioso asumiendo como verdades lo que serían en otro contexto únicamente percepciones o incluso mentiras.

De esta manera es que se vende a la población un país fracasado, fallido, sin dirección ni esperanzas de salir adelante y se vende en una forma tal que pareciera como si esta destrucción del tejido estatal comenzó apenas cinco años atrás.

Aunque luego los problemas internos en su partido político al perder la elección del 2009 que se resolvió con cargarle el muerto y expulsar a Tony Saca de ARENA, los miembros de dicho partido le dieron a los “malos gobiernos”, cinco años mas, como si ellos no hubiesen sido responsables de las políticas aplicadas por el Ex presidente de ARENA y de El Salvador.

Para colmo en esta elección sufrieron otra debacle y se destapó una de tantas ollas de corrupción, sacando a la luz la ola de corrupción que se gestó durante el gobierno de otro ex presidente de ARENA, es decir don Paquito Flores, del quien luego de mucho estira y afloja, terminaron por admitir su participación en el robo de millones de dólares, de las enormes ayudas financieras que el estado salvadoreño recibiera por lo que desde hace poco tiempo ellos ya están diciendo que se pueden complementar los “años de mal gobierno” con los cinco de Paco Flores, para resultar que ARENA en la práctica solo gobernó por 10 años, los de vacas gordas, los de ayuda ilimitada por la firma de la paz y se apartan de los últimos 15 años como si ellos no hubiesen sido responsables de Paco Flores ni de Antonio Saca.

Los problemas del país se vinieron gestando casi desde la fundación de la república salvadoreña por el grupo de familias que constituía la clase dominante que se liberó de España para hacerse con el control económico de la pequeña y emergente nación y desde entonces han mantenido su posición a a base de “lo que sea necesario”.

Esto incluye desde presión sicológica hasta franca represión física, desde amenazas hasta torturas y asesinatos, (véase: Los orígenes de nuestra Guerra Civil).

Luego de la firma de los acuerdos de paz, la clase dominante perdió poder, puesto que se tuvo que dejar entrar a los “Rojos” en la estructura gubernamental, primero como diputados o alcaldes y por último “ceder” el poder ejecutivo, lo cual ha sido la peor afrenta sufrida por ellos, por tal motivo es que han enfilado todo su aparataje hegemónico para elevar al máximo la crisis de seguridad pública causada por las maras y como nos comenta Gerardo Arbaiza en su artículo “Poner Orden o la nostalgia del pasado”  :

En El Salvador se ha levantado una especie de nueva oleada de conservadurismo trasnochado que va absolutamente en contra del proceso democrático y de avance de la sociedad, luego de los acuerdos de paz de 1992.

Señalando tres hechos importantes que dan certeza a la frase anterior que son a juicio de Gerardo, en primer lugar la insistencia en retomar las “Manos Duras”, léase “Pena de muerte”, añorar a la Guardia Nacional.

En segundo lugar la entrada de viejos militarones al ruedo político con la consigna de “Poner Orden”, poniendo como justificación las declaraciones que incluso desde la iglesia se vienen haciendo de un Estado Fallido.

En tercer lugar la oposición radical de ciertos sectores empresariales que se oponen a todo lo que sea proveer de fondos al gobierno y que se convierten en actores políticos orientados al mismo fin.

Al final el artículo termina con una advertencia o mas bien un sano consejo para el gobierno del FMLN:

“El actual gobierno debe ser ágil en la elaboración e implementación eficaz de políticas públicas que impliquen más bienestar, seguridad y desarrollo, no sólo de la economía, sino de la democracia en El Salvador. Sólo así hará demostrar su razón.”

Creo que este consejo está a tono con lo que hemos venido advirtiendo al gobierno, deben ser mucho mas eficientes en la toma de las decisiones estratégicas para afrontar la violencia en nuestro país y con una visión integral del problema, no solo política, ni solo militar, sino que involucre aspectos sociológicos, sicológicos y culturales.

Urge más, en vista de que tenemos elecciones el próximo año y una oposición fortalecida y con mayoría parlamentaria será nefasta para el país.

Las mentiras las crea la prensa, siguiendo lineamientos de la clase dominante, pero el gobierno no está haciendo nada efectivo para contrarrestarlas.

El FMLN debe revisar muy bien las cabezas que está poniendo al frente de instituciones estratégicas, muchas veces por sentimentalismo revolucionario tienen sentada a gente inoperante en el terreno políticos, esto es un hecho que los puede llevar a fracasar estrepitosamente como gobierno.

Be Sociable, Share!

4 comments for “La prensa, los medios, las mentiras y la hegemonía dominante

Responder a Rentel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.