La Plenaria del desafuero: un espectáculo mediático

Como si el país no tuviera graves problemas, como si estuviera resuelto el problema de la delincuencia, del empleo, del crecimiento económico. Entonces tal vez  sí tendría sentido algún el espectáculo político, valdría la pena la labor circense, pues no hay graves situaciones que ameriten nuestra atención. De lo contrario, el panorama de vuelve más que trágico.

Eso pasó la semana pasada durante la última sesión plenaria de la Asamblea Legislativa. Más de ocho horas estuvieron nuestros diputados discutiendo sobre las declaraciones de una diputada, que durante la campaña electoral recién pasada, se le fue la lengua. En el fondo, un pleito de orgullos heridos, en un país donde el insulto y la calumnia es el pan de cada día.

La señora diputada fue completamente imprudente en las declaraciones que vertió durante la campaña electoral. La angustia por ver si ganaban las elecciones para “Recuperar El Salvador” era tan grande que nada importaba, todo se valía. Ella se aprovechó de su fuero parlamentario para calumniar y difamar pensando que no habría mayores consecuencias. Por otra parte, está el orgullo herido de un Presidente cuyo ego ha estado siempre inflado, que estaba metido hasta la coronilla en la campaña electoral y por lo tanto se volvía objetivo de ataque. Como decía mi abuelita: el cipote que es llorón y la china que lo pellizca.

A casi tres meses de terminadas las elecciones, la inmadurez, la intolerancia y la falta de entendimientos elementales, provocan el espectáculo mediático que todos presenciamos. Las consecuencias son claras, la señora desaforada se fortalece pues aparece como victimizada, el partido en el gobierno satisface a su ex Presidente y sus bases que clamaban venganza. A menos de ocho meses de la próxima elección esto es un calentamiento pre electorero. Además nos da una idea del tipo de campaña que se nos vendrá encima después de las vacaciones de agosto.

Las cúpulas empresariales y ARENA ahora tienen un pretexto ideal para sabotear el dialogo que apenas comenzaban con el gobierno. Los sectores duros de la izquierda que cuestionan este tipo de entendimientos, también deben sentirse satisfechos.

Mientras tanto la cifra de asesinados, crece diariamente, la delincuencia llega a lugares donde antes no operaba, más gente que pierde su empleo, más menores salen a buscar mejor futuro en el norte.

Alguien me preguntaba en un programa de televisión ¿Hasta cuándo terminarán estos espectáculos circenses?  El problema es que los partidos consideran estar ganando votos y adeptos con esta forma de actuar. Consideran que a la gente le gustan estos espectáculos. Los dirigentes políticos reciben múltiples muestras de adhesión por las posiciones que asumen. Muchos les piden que estas cortinas de humo se mantengan, para no ver la espantosa realidad que vivimos. Mientras esto dé réditos políticos: “El espectáculo debe continuar”.

Recordé el caso reciente de un alcalde del Estado de Nayarit en México que reconoció públicamente que había robado, pero poquito. La gente lo volvió a reelegir. Esa es la triste realidad de nuestras incipientes democracias.

Ayutuxtepeque, martes, 08 de julio de 2014.

Be Sociable, Share!

7 comments for “La Plenaria del desafuero: un espectáculo mediático

  1. JOder
    08/07/2014 at 4:35 pm

    … iam pridem, ex quo suffragia nulli uendimus, effudit curas; nam qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, PANEM ET CIRCENSES.

    … desde hace tiempo —exactamente desde que no tenemos a quien vender el voto—, este pueblo ha perdido su interés por la política, y si antes concedía mandos, haces, legiones, en fin todo, ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y juegos en el circo.
    (Juvenal, Sátiras X, 77–81)

    • Exgetal
      08/07/2014 at 8:13 pm

      El problema es que hay más circo que pan….

  2. pacohuezo
    08/07/2014 at 5:02 pm

    Para esto tenemos a Volteire Reyes en la asamblea, y dicen que nuestro pueblo a crecido políticamente si en este show parecemos romanos en el circo esperando que suelten los leones, que triste, el canibalismo es nuestro hobby, ahora esperen ya se darán cuenta lo que esta pasando al interior de los partidos luchando por las candidaturas y las argollas por mantener su hegemonía.

  3. sofi
    08/07/2014 at 8:51 pm

    En este caso del desafuero en cierto modo puede tomarse como un show mediatico, pero a medida que va avanzando la democracia si es que a esto le llamamos democracia la cosas van cambiando, es que la prepotencia, la mentira, la difamación, la calumnia, la guerra sucia, no aporta nada para que haya madurez política, si no se respeta al Presidente que se puede esperar al atropellar a un simple ciudadano, habia que respetar a los que estuvieron antes, pero a este no, porque nos ha dicho las verdades y que no vengan con eso de que es un atropello a la mujer, eso no se vale hay que pensar primero y despues hablar.

    • Juan D.
      09/07/2014 at 1:31 am

      Pienso que hay que verlo al revés, si no se respeta al ciudadano común (que los eligen), como se espera que respeten al presidente…., porque todos deberíamos ser iguales ante la ley, nadie debe ser más que nadie.

  4. Rentel
    09/07/2014 at 9:04 am

    ¿De qué nos extrañamos?. En la política siempre ha habido sucesos que son tragedias o comedias; dependiendo de qué lado estemos. En lo que no estoy de acuerdo es en que se diga que: “habiendo cosas mas importantes que discutir como la delincuencia, la falta de empleo, etc, se pierda el tiempo en esto”. Es que no se puede estar todo el tiempo discutiendo calamidades.
    La diputada Vilma, y el diputado Robertillo mas el otro bocón de Muyshondt se dieron el lujo de difamar al presidente en público y en cuanta ocasión tuvieron con lujo de detalles. Lógicamente eso despertó el morbo hasta el extremo de babear a los enemigos de Funes, a los “escribidores” y a toda la derecha. Fue un irrespeto total, no al hombre, sino que a la investidura de presidente, que son cosas diferentes. ¡Qué viva la libertad de expresión!. ¡Qué vivan las libertades!.
    Blogueros como Rivas Gallont y otros; tuiteros y “facebookeros” o “escribidores de cartas” le agregaron pimienta a la cosa inventando miles de mentiras y publicándolas. El objetivo: Destruir al hombre que se atrevió a denunciar parte de la corrupción de 20 años nefastos de gobierno del partido ARENA.
    Es que miren decían los diputados bocones. Dice el artículo 125 que “los diputados no son responsables de las opiniones y los votos que emitan”; por tanto, “nadie nos puede impedir que, como viejas mesoneras, mintamos, difamemos, calumniemos a quien se nos dé la gana”.
    El art. 125 se refiere a opiniones y votos emitidos pero dentro de sus funciones como diputados, no a todo el estiercolero que rieguen fuera de la Asamblea.
    Después del desafuero, los “delincuentes” han pasado al papel de víctimas. Esa ha sido siempre la costumbre. Ahora según ellos “les han violado sus derechos constitucionales”; son perseguidos políticos; “me han atropellado” a dicho la Vilma en infinidad de veces.
    Claro que como dice JJMar: Es un espectáculo mediático; “carnita para los medios”; material para los “analistas políticos”; motivos para las cartas del cantinero o las “viejas chifladas” como la Evangelina Pilar de Sol, quien dice que el presidente Sánchez Cerén debe hacer caso a lo que dijo la virgen de Fátima; y temas de conversación en reuniones de cheros mas cuando ya tenemos unas “dox que trex” entre pecho y espalda.
    Ya empezó el otro “espectáculo” en la Comisión que estudia el desafuero o no de Robertillo. Ayer la diputada gorda abandonó la reunión porque no le aceptan como pruebas de descargo los tuits que la gente escribe y que son favorables a “Dagüison” . ¡Qué ridiculez!.
    Bueno. Ahora a prepararnos para ver el Argentina-Holanda. Ojalá no le pase a Argentina lo mismo que a Brasil con esa su “talegueada de cantina”.

  5. Juan D.
    09/07/2014 at 11:18 am

    Me temo no estar de acuerdo con lo de la investidura del ‘Presidente’, José Mujica se ha definido como un empleado más, con un trabajo que tiene que hacer, y no por eso es más o menos que nadie. Ese tratamiento de realeza de los mandatarios y figuras ‘prominentes’ es uno de los síntomas de la calidad mental que algunos tienen y herencia de la sociedad liberal. Hace poco leía el tratamiento que los gobernantes cuscatlecos (Cuachimichin cerca de 1450) daban a los embajadores mexicas, la gran potencia de entonces, el banquete era pupusas de frijol con atol, y se trataban como iguales, nada de cosas raras y rebuscadas que hoy son puras tonteras heredadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.