La educación vial, una necesidad para todos los salvadoreños.

Los accidentes de tránsito se han convertido en otra plaga que compite en muertos y heridos con la delincuencia. Aunque el problema se concentra en el transporte público, que es donde todos ponemos los ojos, en realidad es un problema generalizado.

Las calles y carreteras de nuestro país  se han convertido en zonas de alta peligrosidad tanto por la delincuencia como por la imprudencia de los conductores. Pero también los peatones tenemos una parte importante de responsabilidad. Es costumbre que no usamos las pasarelas, con el pretexto que allí asaltan, cuando la realidad es que nos da pereza subir y bajar las gradas. Además como siempre andamos de prisa, consideramos que es más rápido cruzar la calle corriendo debajo de la pasarela. En nuestro país las pasarelas solo sirven de grandes vallas publicitarias.

Los salvadoreños tenemos la costumbre de atravesar la calle en cualquier punto, nunca usamos los espacios de seguridad en las esquinas, de todos modos los automovilistas no respetan las franjas de seguridad, decimos, por ello nos sentimos con el derecho de cambiar de acera a mitad de la cuadra. A veces a medio atravesar la calle nos encontramos con un vecino o amigo y nos paramos a media calle a platicar como si estuviésemos en la sala de nuestra casa.

El otro problema son las aceras o banquetas, por donde debemos transitar los peatones. Hay mil situaciones que las hacen intransitables. Vehículos que se estacionan en las aceras, promontorios de ripio o de basura, ventas callejeras, mesas y sillas para ampliar el chupadero en la acera, portones salidos que tapan la acera para que quepa el carro, borrachos durmiendo en la acera, portones de reja de la cual sale el hocico de un gran chucho que nos ladra y del susto saltamos hacia la calle, excrementos de personas y  animales  (aunque nos diga la canción de Serrat que es buena suerte pisar mierda), aceras en mal estado, postes mal ubicados, vendedores que suben a la acera los carretones de paletas y minutas, cipotes en bicicleta, aceras demasiado estrechas, zonas mal iluminadas donde asaltan en la noche, etc.

La consecuencia es que los salvadoreños nos sentimos mas seguros caminando en la calle que en las aceras, con las consecuencias por todos conocidas.

La otra parte de responsabilidad la tenemos los conductores de vehículos particulares. Nunca pensamos que manejar un vehículo es una responsabilidad familiar y social. Siempre vamos con prisa, distraídos, haciendo otra cosa al mismo tiempo, etc.

Los semáforos son irrespetados por todos. Cuando vemos la luz verde para nosotros significa que hay que acelerar para pasar; cuando se pone en amarillo, aceleramos todavía más para que no nos agarre el rojo; cuando se pone el rojo, creemos que todavía pueden pasar tres o cuatro carros más. Como consecuencia muchos son atropellados y tenemos múltiples accidentes en las esquinas de los semáforos.

Por otra parte los conductores y conductoras no hemos aprendido que manejar un vehículo es una tarea que no se puede combinar con otras. Manejar es incompatible con ir hablando por teléfono celular, irse peinando o maquillando, vistiéndose, arreglándose la ropa interior, tomando notas, leyendo el periódico, peleando con el cónyuge, la suegra o los hijos, tocándole la pierna a quien llevamos a la par, sobando al chucho, cambiando el CD, buscando los cosméticos en la guantera, fumando, tomando, comiendo, tirando piropos, sacándose los mocos, etc.

Los salvadoreños somos especialistas en irrespetar todas las señales de tránsito. El rotulo de ALTO, significa que desaceleramos un poquito y si no viene nadie, volvemos a acelerar para pasar la esquina. Cuando vemos el rotulo de NO ESTACIONAR, lo ignoramos o dejamos el carro en la acera. Creemos que el rotulo de VELOCIDAD MÁXIMA es de velocidad mínima, la máxima es lo que dé el carro. Somos expertos en sobrepasar a otro vehículo en curvas o cuestas.

Todavía nos cuesta entender que el licor no combina con el volante. Se nos olvida la famosa frase de: Si maneja no tome y si toma invite. Aunque en este tema a fuerza de retenes policiales antidoping hemos ido mejorando, hasta los funcionarios públicos han mejorado, pues hace años un diputado bolo agarró a balazos el retén de la policía, pero esta semana un alcalde bolo fue preso y hasta pidió perdón en un canal de TV. El cambio es notable.

Señalo todo esto, pues creo que la educación vial es necesaria para todos los salvadoreños. Por ahora el énfasis debemos ponerlo en el transporte público, pues es lo más grave, esto de los “buses voladores” ya es el colmo. Además por el tamaño de los armatostes que manejan el daño es mayor.

Pero también todos tenemos mucho que aprender. ¿No les parece?

Ayutuxtepeque, martes, 13 de abril de 2010.

Be Sociable, Share!

5 comments for “La educación vial, una necesidad para todos los salvadoreños.

  1. Mariana
    13/04/2010 at 9:12 pm

    Esta bueno el comentario, realmente nos gustaría saber cual de todas estas infracciones comete Jjmar, que con mucho conocimiento habla de ellas.

    Con relación al comentario de los Buseros, estos exceden todos los límites, es el colmo que el día de ayer, retuvieron solo en un reten seis motoristas de buses y microbuses que no portaban licencia de conducir, habría que averiguar si es por no tenerla. O la razón del decomiso, considero que deberían de decomisar la unidad de trasporte, y sancionarlas según sea el motivo por el cual el motorista no porte tan importante documento.
    Además deberían de realizarles frecuentemente prueba de alcohol y de drogas, ya que por este motivo se reportan tantos accidentes.

  2. JUAN PUEBLO
    16/04/2010 at 9:30 am

    Otro problema VIAL, son los BORRACHOS VIP…Se dio en ARENA, porsupuesto que se da en el FRENTE…Leamos.
    Temerarios «VIP» gozan de privilegios
    » Las instituciones gubernamentales son estrictas con los ciudadanos, no con los funcionarios

    alcalde de San Marcos, Fidel Ernesto Fuentes, detenido el 11 de abril con 192 grados de alcohol, fue liberado en tiempo récord.
    Miércoles, 14 de Abril de 2010
    Además de haber sido beneficiado penalmente por la Fiscalía General de la República, el alcalde de San Marcos, Fidel Ernesto Fuentes Calderón, no será investigado de oficio por el Tribunal de Ética Gubernamental.
    El edil fue detenido el pasado domingo cuando manejaba borracho un vehículo con placas nacionales y chocó con un microbús de pasajeros. En menos de 24 horas el alcalde del FMLN, en un ágil proceso, recobró su libertad.

    Se pidió a la Fiscalía General tener acceso a la acusación escrita presentada a la jueza para corroborar otros aspectos sobre los hechos, pero el fiscal del caso dijo, a través de voceros del Ministerio Público, que no tenía autorización para proporcionarla.

    La presidenta del Tribunal de Ética Gubernamental, Lizette Kuri de Mendoza, explicó que la misma ley no le permite abrir una investigación de oficio contra todo funcionario público que comete un ilícito o un acto de corrupción.

    «Estamos pidiendo que la Asamblea Legislativa modifique la ley para poder actuar contra los funcionarios de oficio. Estamos limitados. Debe haber una denuncia o aviso para poder actuar», justificó la funcionaria.

    Kuri de Mendoza agregó que en el caso del edil de San Marcos, ya se tuvo conocimiento que hubo un aviso y por eso se notificará al Concejo de San Marcos, para que abra una investigación contra el alcalde, quien fue acusado de conducción temeraria.

    Delito menos grave

    La Jueza Cuarta de Paz, Nelly Pozas, afirmó ayer que su decisión de dejar en libertad al alcalde de San Marcos se debió a que el delito por el cual se le acusó es menos grave y porque por su calidad de funcionario no tratará de evadir la justicia.

    «Cuando presentan el requerimiento (acusación formal), el juez valora primero ver lo que pide el fiscal. Si el fiscal me hubiese pedido instrucción con detención (estar en prisión mientras sigue la investigación) no lo pongo en libertad», explicó la funcionaria.

    Agregó que cada caso recibido en el juzgado que preside es programado con un día de diferencia. Sólo si hay carga laboral o un caso con múltiples víctimas, se utiliza el máximo período que contempla la ley que es de tres días.

    Pozas negó que alguna de las partes como agentes externos al proceso hayan tratado de intimidarla para que beneficiara al alcalde con pronta libertad.

    Pese a que el edil fue capturado tras chocar contra un microbús de la Ruta 101-B y ser señalado de amenazar a los agentes de tránsito que lo capturaron y al motorista de la unidad, la Fiscalía no lo acusó por esos delitos, sólo por conducción temeraria.

  3. JUAN PUEBLO
    16/04/2010 at 9:36 am

    Seguimos…
    Detienen a un alcalde del partido oficial por cuadruplicar la tasa de alcohol
    Tras chocar contra el bus trató de escapar
    Agradió a la persona que se lo impidió
    Se jactó de que saldría bien parado por conocer a un ministro
    TODAS LAS NOTICIAS DE AMÉRICA EN ELMUNDO.ES/AMERICA
    Fidel Fuentes.
    Conducía su auto borracho como una cuba, lo chocó contra un autobús, quiso escapar de la escena, agredió al chofer que se lo impidió, vilipendió a los policías que llegaron y se jactó de que saldría bien parado de la situación por ser correligionario del ministro de Seguridad y Justicia.

    Y como en las facultades de periodismo bien dicen que es más noticia cuando el hombre muerde al perro, la persona que hizo todo eso es un funcionario público: se llama Fidel Fuentes y es desde el año 2000 alcalde de San Marcos, en el área metropolitana de San Salvador, una de las 20 ciudades más populosas del país.

    El diario La Prensa Gráfica y el canal de televisión Teledos reportaron este lunes que los hechos ocurrieron la noche del domingo en la plaza de las Américas, una de las más transitadas de la capital. Es la que alberga el monumento al Divino Salvador del Mundo, el patrón del país.

    El alcalde Fuentes chocó su automóvil contra un microbús y le desprendió uno de los focos. Quiso escaparse, pero el chofer de la unidad se le atravesó. Se bajó. «Decía que era el alcalde de San Marcos, y que no sabía dónde me había metido (por no dejarlo ir), y hasta me amenazó de muerte el hombre», relató a la televisora local el chofer del microbús golpeado.

    Argumentó que tenía influencias
    Cerca había una patrulla policial que se presentó en la escena. «Después empezó a decirme de todo, de todo, y vino un oficial, y también lo intentó agredir a él, y seguía diciendo que él tenía influencias arriba, y que no sabíamos ni los policías ni yo en qué nos habíamos metido», agregó el chófer involucrado. También llegaron los guardaespaldas del alcalde.

    A Fuentes se le hizo la prueba de alcoholemia, y resultó con 192 miligramos de alcohol por cada 100 mililitros de sangre (1.9 gramos por litro). El Reglamento General de Tránsito y Seguridad Vial salvadoreño fija en 50 miligramos el máximo permitido. A partir de 100 miligramos (1 gramo por litro de sangre) ya se habla de «conductor temerario», un delito que el Código Penal salvadoreño sanciona con hasta tres años de prisión.

    Siempre según los reportes periodísticos, el alcalde Fuentes repitió en varias ocasiones que iba a informar de su detención a Manuel Melgar, el ministro de Seguridad y Justicia, institución de la que depende la Policía Nacional Civil. Fuentes es un destacado miembro del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), el actual partido de gobierno.

    A pesar de la gravedad del delito, que en condiciones normales lleva al conductor temerario a permanecer de orden de dos noches en las bartolinas, el alcalde Fuentes apenas pasó una hora en la delegación de la División de Tránsito Terrestre de la Policía Nacional Civil. De allí fue trasladado al Instituto de Medicina Legal.

    El vehículo que manejaba Fuentes borracho la noche de un domingo era el reservado para uso oficial, con placas nacionales N 3-633.
    LA MISMA PREPOTENCIA DE LOS ARENEROS CUANDO ESTABAN EN EL PODER, ALGO SE LES PEGO DE ELLOS…JEJEJE

  4. 25/04/2010 at 3:19 am

    Otro problema VIAL, son los BORRACHOS VIP…Se dio en ARENA, porsupuesto que se da en el FRENTE…Leamos.
    Temerarios «VIP» gozan de privilegios
    » Las instituciones gubernamentales son estrictas con los ciudadanos, no con los funcionarios

    alcalde de San Marcos, Fidel Ernesto Fuentes, detenido el 11 de abril con 192 grados de alcohol, fue liberado en tiempo récord.
    Miércoles, 14 de Abril de 2010
    Además de haber sido beneficiado penalmente por la Fiscalía General de la República, el alcalde de San Marcos, Fidel Ernesto Fuentes Calderón, no será investigado de oficio por el Tribunal de Ética Gubernamental.
    El edil fue detenido el pasado domingo cuando manejaba borracho un vehículo con placas nacionales y chocó con un microbús de pasajeros. En menos de 24 horas el alcalde del FMLN, en un ágil proceso, recobró su libertad.

    Se pidió a la Fiscalía General tener acceso a la acusación escrita presentada a la jueza para corroborar otros aspectos sobre los hechos, pero el fiscal del caso dijo, a través de voceros del Ministerio Público, que no tenía autorización para proporcionarla.

    La presidenta del Tribunal de Ética Gubernamental, Lizette Kuri de Mendoza, explicó que la misma ley no le permite abrir una investigación de oficio contra todo funcionario público que comete un ilícito o un acto de corrupción.

    «Estamos pidiendo que la Asamblea Legislativa modifique la ley para poder actuar contra los funcionarios de oficio. Estamos limitados. Debe haber una denuncia o aviso para poder actuar», justificó la funcionaria.

    Kuri de Mendoza agregó que en el caso del edil de San Marcos, ya se tuvo conocimiento que hubo un aviso y por eso se notificará al Concejo de San Marcos, para que abra una investigación contra el alcalde, quien fue acusado de conducción temeraria.

    Delito menos grave

    La Jueza Cuarta de Paz, Nelly Pozas, afirmó ayer que su decisión de dejar en libertad al alcalde de San Marcos se debió a que el delito por el cual se le acusó es menos grave y porque por su calidad de funcionario no tratará de evadir la justicia.

    «Cuando presentan el requerimiento (acusación formal), el juez valora primero ver lo que pide el fiscal. Si el fiscal me hubiese pedido instrucción con detención (estar en prisión mientras sigue la investigación) no lo pongo en libertad», explicó la funcionaria.

    Agregó que cada caso recibido en el juzgado que preside es programado con un día de diferencia. Sólo si hay carga laboral o un caso con múltiples víctimas, se utiliza el máximo período que contempla la ley que es de tres días.

    Pozas negó que alguna de las partes como agentes externos al proceso hayan tratado de intimidarla para que beneficiara al alcalde con pronta libertad.

    Pese a que el edil fue capturado tras chocar contra un microbús de la Ruta 101-B y ser señalado de amenazar a los agentes de tránsito que lo capturaron y al motorista de la unidad, la Fiscalía no lo acusó por esos delitos, sólo por conducción temeraria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.