Ideas para la seguridad pública. Parte I

 

Este sábado recién pasado, platicábamos con Jjmar y otros amigos con quienes a menudo nos reunimos para hablar de cosas de la vida, el reuma, los vecinos, etc.,y uno de los temas casi obligados fue sobre la cuestión de la seguridad pública,  dentro de la charla nuestro buen amigo Jjmar, comenzó a estructurar de forma sistemática las ideas que todos teníamos, mas o menos buenas, respecto a una adecuada política de seguridad.

Jjmar recomendaba partir del hecho de que una política de seguridad pública debe estar fundamentada en tres pilares primordiales que citamos en orden de prioridad según nuestra coyuntura actual:

1. La aplicación efectiva de la justicia
2. La prevención del Crimen
3. La rehabilitación del criminal

Cada uno de ellos tiene efectos positivos  a diferentes plazos, pero dadas las circunstancias en las cuales nos encontramos en estos momentos, la rehabilitación y la prevención quedan en un segundo plano en importancia o prioridad, debido a que el crimen está desbordado, la violencia homicida se ha desbocado y enfocar esfuerzos en la rehabilitación o en la prevención sería a muy largo plazo.

La parte del aumento de las penas podría incluirse como medida preventiva (Jjmar, por cierto , SI está de acuerdo con el aumento de penas), pues se espera un efecto disuasor en el criminal, pero lejos del debate de que si esta medida es o no correcta, lo que si es cierto es que por sí sola no va a resolver el problema ni a corto ni a mediano plazo.

La aplicación efectiva de la justicia es la que debe priorizarse en estos momentos y esto incluye todo un combinado de medidas y areas de acción que van desde la mejora salarial de los policías, hasta la reducción de la mora judicial.

Hablemos un poco de este pilar.

1. La aplicación efectiva de la justicia

Mas y mejores Policías...

Policía: Debe dignificarse la carrera Policial, como se concibió al principío, luego de firmados los acuerdos de Paz, porque se planificó que el policía nacional civil iba a ser alguien con una preparación extensa en materia de seguridad, derechos humanos, investigación científica y una serie de características y competencias que lo convertirían en un auténtico servidor de la seguridad pública, iba a tener un sueldo superior al que cualquier otro ente operativo dada la peligrosidad e importancai de su labor, iba a contar con lo último en medios de investigación y prevención del delito, lo que incluye equipos, transporte, armamento, técnicas, etc.

Nada de esto fue realizado, los sueldos se recortaron a menos de la mitad de lo inicialmente planteado, se dotó de equipo inicial pero este no fué renovado y poco a pocose fueron deteriorando, estuvieron perdiendo presupuesto hasta el punto que ni uniformes les dieron durante un tiempo, poco a poco esta policía mal pagada y en condiciones paupérrimas fué presa de la corrupción y de la infiltración por el crimen.

El costo de depurarla y elevarle el nivel será muy alto pero tienen que hacerse.

Medios de Investigación: Fiscales y policía deben contar con técnicas y equipos de investigación científica que les permitan esclarecer rápida y eficientemente los hechos delictivos, utilizando técnicas ya depuradas y probadas de otros departamentos policiales para que sean capaces de resolver los crímenes de manera profesional y científica.

Capacidad de reacción: El Servicio 911 adolece de muchas faltas operativas y técnicas, el equipo de comunicaciones tiene muchas falencias y limitaciones, que van desde la carencia de acceso a las bases dedatos telefónicas e interconexión con las diferentes bases de datos para un rastreo inmediato de llamadas, no tienen equipos de transporte actualizados y supongo que tampoco armas e implementos de control civil, para situacioens de emergencia delictiva, así como de entrenamiento constante y preparación técnica adecuada.

Instancias legales eficientes: La extrema burocracia ha dejado como legado una mora judicial que asusta, cientos de casos son archivados y practicamente olvidados durante años, de manera que la ley camina a paso de caracol mientras el crimen vuela en alas de halcón en picada, son los sabios y preclaros jurisconsultos los que saben que debe hacerse, pero parece que no les interesa y siguen cómodamente caminando mientras los criminales corren.

Aplicación efectiva de la ley: Este es el punto medular de esta parte ya que de nada sirve que la policía o la fiscalía investiguen, atrapen y presenten a juicio a los criminales si los jueces en pocos días los liberan por tecnicismos operativos o por «falta de pruebas», exigiendo testigos cuando las leyes son claras en decir que existen varios tipos de prueba valida, se deben cerrar los espacios a la absoluta discresionalidad del aplicador de justicia y nuevamente ahí son los señores de la CSJ los que tienen la última palabra.

A lo dicho se les pueden agregar muchos tópicos más encaminados a mejorar la eficiencia en aplicación de la justicia, como: Seguridad para el denunciante y el testigo, protección para el juez, apoyo de los medios de comunicación presentando la labor de la policía no solo el triunfo del crimen, erradicación de la corrupción a todo nivel, juicio y castigo para los corruptos y corruptores, pero real, todo encaminado a quitar la percepción de impunidad que tienen actualmente los criminales, que saben que aunque los capturen, lo mas probable es que salgan libres para seguir delinquiendo, algunas medidas de caracter represivo también ayudarían como el aislamiento de los cabecillas de maras, es decir 0 visitas, celdas aisladas, en lugar de los vigilantes tradicionales de los penales, poner al ejército con pasamontañas y en turnos rotativos, ya que la principal fuente de abastecimiento de los criminales en las cárceles proviene de los mismos vigilantes a los que por amenazas a sus familias o por soborno hacen que les lleven de todo, es decir aislar el mal por un tiempo prudencial hasta que pierdan toda capacidad organizativa y operativa.

Vas a estar solo...

Nuestros amigos lectores tendrán cientos de mejores ideas que se pueden implementar  al respecto, sin llegar al simple e inmediato:  «descuartizémoslos!», «Que se pudran en las cárceles!», «HORCA!», etc, que solo son respuestas emocionales a un problema que nos tiene a todos al borde del caos total, este es un problema que todos los salvadoreños debemos discutir y proponer.

Creo que el pocentaje de los que no han sufrido un asalto, robo, amenazas y extorsión es muy reducido y queda restringido a quienes por su posición económica o político cuentan con un aparato de protección privado, pero todos nosotros hemos sido en mayor o menor grado víctimas de la delincuencia y del crimen, pero eso no nos debe hacer perder la cordura y dar una respuesta basada en la furia e indignación, las acciones deben estar encaminadas a eliminar el flagelo no a intentos de sofocarlo que aparentemente funcionan, pero por corto tiempo ya que luego regresan con mas fuerza y mañas.

Solo si la aplicación de justicia comienza a ser realmente eficiente, pareja e implacable, se tendrá el esperado efecto disuasivo en el criminal.

Pero esto último tampoco resuelve el problema por sí solo, por lo que es necesario inmediatamente al logro de efectividad en la aplicación de justicia, afianzar el tema de la prevención del delito del cual hablaremos luego en el siguiente post.

Be Sociable, Share!

7 comments for “Ideas para la seguridad pública. Parte I

  1. Ariel
    15/02/2010 at 3:33 pm

    Vaya es que aqui no nos engañemos, de nada serviria que la PNC capturara a diestra y siniestra si mas tardan en capturarlos que en los jueces dejarlos libres siempre por «falta de pruebas» ¿sera realmente falta de puebras $$$$?

    en la rehabilitacion no creo ¿vos pensas que a un sicario o un extorsionista le va a interesar un trabajo o aprender un oficio? nombre que les va a importar ganarse honradamente los miseros sueldos cuando con una sola llamada se hacen sus $5,000

    ¿la solucion que propongo? pues esa, la operacion «tierra arrasada»

  2. JuanCa
    15/02/2010 at 4:51 pm

    Me parece que planteado de este modo es mas lógico, porque solo decir que aumentar las penas no ayuda, parecía que estabas a favor de esos «niños»,pero tenés razon, si no se elimina el sentimiento de impunidad nada va a bajar los índices de crímenes y homicidios.
    Solo si PNC, Jueces, Fiscales, ejército, educación, gobierno, iglesia, medios y sociedad civil trabajan juntas se va a poder eliminar este mal.

    Mientras los malandros piensen que la ley está de su lado, se va a incrementar la delincuencia.

  3. Rafa
    15/02/2010 at 6:55 pm

    en el artículo de Hunna de la semana pasada en donde dice que aumentar las penas no es la solución, hubo un excelente trabajo de un comentarista con el pseudónimo de «pobresitos los bebitos» (sic) que obtuvo de internet, y que me tomé el tiempo de verlo.
    En realidad es indignante la forma en que estos «chicos», «niños», «adolescentes», «imberbes» o como querramos llamarles cometen sus fechorías con la mayor desfachatez.
    Por otro lado, el hecho de aumentarles las penas de siete a quince años a los delincuentes, no es con el propósito de prevenir la delincuencia, sino, ¡QUE PAGUEN SUS CRÍMENES CON TODO EL RIGOR DE LA LEY! Es indignante ver por televisión a estos tipos que aún estando capturados aparecen haciendo sus macabras señales con las manos y riéndose con el mayor descaro como diciendo: ya vamos a salir.
    Un tipo de estos jamás se va a regenerar. No le interesa aprender un oficio, y tal como dice un comentarista: ¿Cómo va a querer ganar un salario de seis dólares cuando en la calle, y en un robo, obtiene mucho mas?.
    Estos parásitos no son dignos de lástima y el argumento de que porque son hijos abandonados se tiran a delinquir, no es tan cierto.

  4. Pobresitos los bebitos...
    16/02/2010 at 8:16 am

    Gracias Rafa por tu comentario y ver mis envios.
    Aca les envio un excelente comentario sobre este tema de José Maria Tojeira en LPG.
    Un analisis imparcial,concreto y bien analizado.
    Escrito por José María Tojeira
    Viernes, 12 febrero.

    Por fin en un plan contra la violencia se menciona la atención a las víctimas, abandonadas a su suerte desde hace tiempo. También es positivo que se acepten niveles de corrupción interna en la PNC que hay que atender con urgencia.

    El plan no concreta el aumento en número y calidad de la PNC. Si de lo que se trata es de contener esta epidemia de criminalidad, es indispensable crecer rápidamente en número y en calidad de policías. No se combate una epidemia en el campo de la salud sin movilizar mayor número de recursos humanos, técnicos y de servicios. Decir que se va a elevar el tiempo laboral o la disponibilidad de los policías existentes no es suficiente. Con esa simple medida no iremos lejos. Necesitamos en un lapso de tiempo relativamente corto aumentar el número de policías y mejorar su calidad. Si eso no se consigue la criminalidad se readaptará a las reformas policiales.

    El ejército por su parte está mostrando su inutilidad absoluta en este campo. Un campo que no le compete y que no sabe manejar, ni en las declaraciones del ministro de Defensa, ni en el funcionamiento operativo. Los números de homicidios y delincuencia muestran la poca efectividad de su presencia. El problema del combate contra el crimen requiere inteligencia, y la inteligencia militar nunca ha brillado por calidad ni por eficacia en el control de problemas sociales. Todo lo contrario. Algo positivo que podría hacer la Fuerza Armada es renunciar a la ubicación de la Primera Brigada y entregar todas sus instalaciones a la Escuela Nacional de Seguridad Pública, que tendría así un lugar adecuado.

    Los políticos por su parte deberían ser más responsables. El empantanamiento de la ley de escuchas telefónicas, simplemente porque ARENA y el PDC no quieren que trabajen policías en las escuchas es ridícula. Si la necesidad exige que Fiscalía y Policía trabajen juntos, resulta incomprensible el capricho de los políticos de derecha de eliminar la posibilidad de la participación policial en las escuchas, bajo la dirección de la Fiscalía. Y para colmo de males ARENA quiere presentar un plan antidelincuencia asesorado por Rodrigo Ávila y Mauricio Sandoval. Los protagonistas principales de los doce últimos años de descalabro policial y fracaso en la lucha contra la delincuencia presentados ahora como salvadores.

  5. Juan Carlos
    16/02/2010 at 11:35 am

    Los planteamientos de Tojeira coinciden con los hechos por el Hunna, hay que mejorar la calidad y cantidad de la PNC, aparte de que se deben dar las herramientas necesarias para investigar, capturar y castigar al delincuente, como las escuchas telefónicas.

    Rodrigo Avila y Mauricio Sandoval fueron nefastos en materia de seguridad pública, y no se les debe permitir incorporarse ya que esto sería un mal mensaje de que nada va a cambiar.

  6. Juan Carlos
    16/02/2010 at 11:36 am

    Además en ningún momento Tojerira alabó el aumento de las penas como una medida que solucione el problema, como decis, es un análisis bien estructurado y similar al que aquí plantean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.