Hacia un mundo desamericanizado: La mirada estratégica. Parte 2

Por Raúl Zibechi (2a. Parte)

El tobogán del dólar

El muy circunspecto Financial Times, portavoz del capital financiero, publicó un artículo titulado “Sistema basado en el dólar es inherentemente inestable” (Financial Times, 2 de octubre de 2013). El artículo firmado por Ousméne Mandeng, actual director del grupo de gestión de inversiones Pramerica, ex director gerente del banco UBS y ex jefe de división en el FMI, sostiene que el sistema monetario internacional no funciona correctamente y que el culpable es el dólar.

El problema, en su opinión, es que Reserva Federal “no es probable que subordine sus objetivos nacionales a las necesidades de la economía internacional” y que siendo el dólar una moneda nacional dominante en el mundo, debería existir una convergencia entre el emisor y el resto del mundo, “lo cual evidentemente no es el caso”. La desestabilizadora guerra de divisas en curso no encuentra organismos internacionales (FMI, G-20) capaces de apaciguarla, mientras “los políticos carecen de coraje para reformar las bases del sistema y se inclinan por jugar en los márgenes”.

Ante este panorama, Mandeng defiende la necesidad de “reducir la dependencia del dólar” para que la economía mundial funcione mejor, y de ese modo se puedan evitar “crisis cambiarias recurrentes y alta volatilidad de precios de los activos”. En suma, dice que “la economía internacional necesita más monedas” y que la diversificación ayudaría a la economía del mundo a sostenerse sobre una base más amplia y “protegerse contra las vicisitudes de la política nacional de Estados Unidos”. Una mirada sugerente, sobre todo porque proviene del núcleo del sistema financiero.

Es justamente lo que vienen haciendo cada vez más países en el mundo.

Días atrás trascendió que India está trabajando en “la posibilidad de pagar a Irán por los suministros de petróleo con divisas como el rublo, el yuan o el yen para eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a la República Islámica de Irán, de realizar cualquier transacción por el crudo iraní en dólares y euros” (Russia Today, 5 de octubre de 2013).

Mucho más importante es el acuerdo alcanzado por el Banco Central Europeo y el Banco Central de China para intercambiar yuanes y euros, o sea realizar su comercio sin acudir al dólar (CNN Money, 10 de octubre de 2013). La Unión Europea es el mayor mercado de China y acuerdos de este tipo (ya firmó uno similar en junio con el Banco de Inglaterra) debilitan al dólar y aumentan el poder del yuan que ya es la novena moneda más transada en el mundo y camina hacia su creciente internacionalización.

La sustitución del dólar por otras divisas como monedas de reserva, ya no es un tabú y se debate abiertamente en los foros mundiales. No es, en absoluto, un debate ideológico, sino acerca de la creciente desconfianza en la capacidad de Estados Unidos para pagar su enorme deuda de casi 17.000 billones de dólares, mayor que su PIB anual. Lo que está en debate es “la capacidad de Estados Unidos y del Reino Unido para financiar sus déficits públicos, ya descontrolados” (GEAB, 18 de junio de 2009).

Al no haberse reformado el sistema financiero, causante de la crisis de 2008, las cosas no han hecho sino empeorar. La mirada estratégica es nítida: “En 40 años de desequilibrios comerciales estadounidenses y de variaciones bruscas de sus cotizaciones, el dólar como pilar del sistema monetario internacional fue la correa de transmisión de todos los resfriados de Estados Unidos hacia el resto del mundo, y este pilar que ahora se desestabiliza es el núcleo del problema mundial, porque hoy Estados Unidos ya no sufre un resfriado sino de una peste bubónica” (GEAB, 16 de junio de 2013).

En efecto, una economía deficitaria acostumbrada a que el resto del mundo la financiara, pero que a su a vez era garantía de estabilidad, un papel que ya no puede seguir cumpliendo por el deterioro de su posición en el mundo.

Cuando las cosas se ponen de ese modo, sólo queda patear la pelota hacia adelante. Eso fue lo que se sucedió con el ataque al euro, decidido por un grupo de banqueros estadounidenses en febrero de 2010 (The Wall Street Journal, 26 de febrero de 2010). La segunda medida para aplazar la crisis fue la “flexibilización cuantitativa” (Quantitave Easing) decida por la FED, por la cual se inyectan 45 mil millones de dólares mensuales a través de la compra de obligaciones públicas. El problema es que cualquier anuncio de que se retirarán esos estímulos tiene efectos nocivos para “los mercados” que se han vuelto dependientes de los estímulos.

Deuda impagable y crisis política

En diciembre de 2001 el GEAB presentó sus anticipaciones referidas al futuro de la superpotencia. El título del boletín lo dice todo: “2012-2016: Estados Unidos insolvente e ingobernable”. La conclusión es que lo alguna fue el “buque insignia” del mundo parece haberse convertido en un “barco a la deriva”. Uno de los núcleos del análisis efectuado hace ya dos años, consiste en lo que denominan “la parálisis institucional estadounidense y la desarticulación del bipartidismo tradicional”. Como se verá, el análisis parece calcado del libreto que demócratas y republicanos están escenificando estas semanas que gira sobre un telón de fondo de recesión y depresión económicas.

El análisis sostiene que las principales instituciones del país, la Presidencia, el Congreso y la FED, “se revelan impotentes para decidir o poner en ejecución políticas significativas”. Este auténtico “bloqueo institucional” está mostrando la desarticulación del bipartidismo republicano-demócrata por la gravedad de la crisis, que no admite paños tibios y, sobre todo, porque en la última década dejó de haber “permeabilidad entre las visiones políticas de ambos partidos”. En efecto, la aparición del Tea Party entre las filas republicanas y de Occupy Wall Street (OWS) en los linderos del Partido Demócrata, supone una fisura entre ambas colectividades en base a intereses irreconciliables.

“El presidente no puede hacer gran cosa cuando el Congreso no tiene mayoría estable al estar profundamente dividido en las grandes orientaciones del país”, que se orienta hacia una división en cuatro fuerzas sociales, apunta el GEAB. Lo posible son apenas acuerdos de último minuto, pero ninguna solución de fondo ante la incapacidad de programar nuevos equilibrios presupuestarios. Detrás del Tea Party y de OWS hay dos propuestas incompatibles: sacrificar la reforma de la salud y otros gastos sociales del gobierno de Obama o sacrificar el gasto militar.

Entre las elecciones de 2014 y las presidenciales de 2016, estiman que podrá situarse el momento más crítico para el país. Los intereses de los poderosos, alineados por el complejo militar-industrial, pueden jugar la carta de un “salvador” para salir del caos actual. El general David Petraeus puede ser un buen candidato. Todo indica que lo peor está por venir: aún cuando negociaciones de última hora consigan (consiguieron..) llegar a un acuerdo para elevar transitoriamente el techo de la deuda, el daño a la credibilidad del país está hecho.

Mucho más allá de la pelea entre republicanos y demócratas, el problema de fondo el otro: “El país no afronta un crisis ´normal´, incluso ´grave´ como la de 1929, sino una crisis histórica del tipo de las que ocurren sólo una vez cada cuatro o cinco siglos” (GEAB, 17 de diciembre de 2011). Tal vez fue esa convicción la que lleva a las autoridades chinas a considerar que “tal vez sea el momento para que un mundo atónito comience a considerar la construcción de un mundo desamericanizado” (Xinhua, 13 de octubre de 2013).

Be Sociable, Share!

2 comments for “Hacia un mundo desamericanizado: La mirada estratégica. Parte 2

  1. victo hugo
    29/10/2013 at 10:36 pm

    A partir del 2001 cada día se ha venido sintiendo una inflación que no se detiene ya sea por los comerciantes que se aprovechan o por la debilidad del dolar, esto lo vaticinaron por políticos de oposición a ARENA y Francisco Flores con Manuel Henrique Hinds los cuales se oponían a la turbodolarizacion, como le llamó el fallecido economista jesuita Francisco Javier Ibisate. Ahora a estas alturas del camino ya recorrido es bastante difícil pero no imposible para salir de la crisis; la desdolarizacion de la economía podría estabilizar el sistema, pero para esto hay que sentar las bases y hacer estudios profundos y buscar nuevos aliados. Y es que este país esta amarrado con una ley de bancos que va en contra del ahorrante a cada paso esta la penalización, las multas, los recargos injustificados, los intereses altos y los dividendos al 0.15 por ciento anual para el ahorrante así no llegamos a nada, hay que estimular el ahorro. Y aunque estemos en el mismo continente americano y la influencia sea tan grande en todas las áreas, hay que buscar un mundo multipolar desamericanizado.

  2. raul fuentes
    30/10/2013 at 2:12 pm

    A partir del 2001 se ha venido sintiendo una inflación que no se detiene ya sea por los comerciantes que se aprovechan o por la debilidad del dolar, esto lo vaticinaron políticos de oposición como el desaparecido Schafick Handal, quien se opuso a ARENA y Francisco Flores quien siguiendo las directrices de la ANEP y de el FMI y del neoliberal Manuel Henrique Hinds (quien fue su arquitecto), quienes realizaron la turbodolarización como le llamo el tambien desapararecido economista jesuita Francisco Javier Ibisate y es que los gobiernos de ARENA solo le apostaron a lo especulativo y al flujo de remesas que mandan nuestros compatriotas del resto del mundo. Ahora a estas alturas del camino recorrido se hace algo difícil, pero no imposible salir de la crisis, la desdolarización así como la plantean algunos economistas pareciera como una tarea imposible, pero esto si puede estabilizar el sistema económico si se cumpliera la Ley tal como la impulsaron de bi-monetarización. Para esto habría que hacer estudios profundos, sentar las bases de un nuevo sistema monetario y buscar nuevos aliados. Y es que el país está atado a una Ley de Bancos que a cada paso esta la penalización, las multas, los recargos injustificados, los intereses altos y los dividendos al 0.15 por ciento anual para el ahorrante. Así no llegamos a nada hay que fomentar el ahorro pero con esas leyes no se puede. Como dice el articulo estamos bajo la influencia de Estado Unidos, vivimos en su area de influencia, el mismo continente con toda carga economica y cultural y la gran cantidad de salvadoreños que viven ahí. Pero a llegado la hora de buscar un mundo multipolar desamericanizado. Al próximo gobierno le tocara esta gigantesca tarea y ojala sea un gobienrno de izquierda porque de los tradicionales de derecha no se puede esperar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.