Funes, mas deudas que logros en un año.

No nos ganaron...nosotros perdimos...

Las caras largas y las expresiones abatidas de los areneros  contrastaban con el júbilo que aquel 15 de marzo del 2009 se veía en las caras de buena parte del  pueblo salvadoreño, parecía el final apoteósico de “La Guerra de las Galaxias” o de otra película épica cuando los “buenos” ganan luego de que todo estaba en contra de ellos. Atrás y casi olvidada quedaba la derrota de Violeta Menjívar en la Alcaldía Capitalina que por un momento había desmoronado todas las esperanzas efemelenistas y que como me cuentan por ahí, en estado casi catatónico se pasaron velando por casi nueve días, el cadáver de las aspiraciones de reeleccion edilicia,  sin reaccionar, al punto que el partido tuvo que ser sacudido por muchas voces foráneas y por el mismo candidato presidencial con su equipo de campaña, que en ese momento marcó un punto de inflexión ya que fue el Equipo de Amigos de Mauricio Funes quien tomó las riendas de la candidatura y de la campaña hasta que nuevamente el FMLN despertó de su estupor y puso manos a la obra reactivando su aparato partidario que trabajó duramente hasta alcanzar la victoria electoral. En estos momentos toda la izquierda estaba  volcada a favor de Mauricio Funes y realmente muy pocas voces alertaban sobre las extrañas condiciones de esta alianza electoral, voces como la de Carlos Abrego o Dagoberto Gutierrez a quienes no les convencía mucho esta extraña sociedad que fundaban el FMLN y Mauricio Funes, sobre todo por los signos de independencia que Funes dió desde el principio y las propuestas que presentaba respecto temas como el económico, el ALBA y la relación con los EEUU.

Pero al volverse un hecho el triunfo electoral, el lema “Nace la esperanza viene el cambio” se convertía para muchos en una dulce realidad, porque se acabarían los privilegios, la corrupción, la miseria, la delincuencia, etc. y El Salvador por fin tendría oportunidades para las inmensas mayorías que durante cientos de años vivieron en el abandono.

En los meses previos a la toma de posesión y posteriores al triunfo electoral, se comenzaron a marcar ciertas desavenencias entre partido y presidente electo, que fueron muy bien publicitadas por la maquinaria mediática de la derecha, pero al escuchar el discurso inaugural se reavivaron nuevamente las esperanzas de quienes comenzaban a tener dudas.

Uno de los principales puntos de mira era el nuevo gabinete de gobierno y cuando el Presidente Funes lo hizo público, muchos vieron con sorpresa que conocidos ex-areneros formaban parte de él, por otro lado, la derecha advertía con cierto terror que Salvador Sánchez Cerén tomaba las riendas del Ministerio de Educación y objetaban a Melgar y a Medardo en Seguridad y Gobernación, pero respiraban aliviados al saber quiénes estaban en CEPA, Salud y Economía.

La derecha se unificó para asegurarse de que muchos sus funcionarios tuvieran permanencia en el nuevo gobierno y que no se pudiesen hacer cambios sin que el estado sufriera una fuerte erogación que desbalancearía todo presupuesto gubernamental, y de paso dejar puntas de lanza en el interior del aparato estatal, por lo cual, los cambios clave se hicieron a cuenta gotas, provocando el malestar y sentimiento de frustración en quienes esperaban ver a un Mauricio Funes, iracundo, látigo en mano, cual Cristo indignado, expulsando a los mercaderes del templo.

Alfredo Cristiani y ARENA en ese momento las tenían todas consigo ya que ellos eran mayoría parlamentaria como en las últimas dos décadas y si como gobierno tuvieron la capacidad de pasar por encima del contrapeso que les suponía el FMLN, como oposición podrían ser un inamovible lastre que frenaría al nuevo gobierno a un estado de inmovilidad total si no se plegaba a sus designios.

Juntos como hermanos...Miembros de una secta...

Pero, en el seno del partido de derecha se gestaba algo que para muchos se convertiría en total sorpresa pero para otros era inevitable, ese «algo» dió sus primeras señales con el novelesco y trágico drama de Adolfo, «el chele» Torrez.  Al interior de ARENA habían metido ellos mismos un caballo de Troya que desde dentro los socavó y en forma desgarradora el conflicto interno en el partido tricolor estalló en una pugna de poder que terminó con la expulsión de Tony Saca de su partido, pero el ex-presidente de El Salvador y de ARENA, en forma realmente maquiavélica, sin que apareciera en los créditos, dividió al partido desde su mismo corazón y arrancó una tajada de funcionarios de confianza que él mismo había colocado en la Asamblea cuando tenía todo el poder y las riendas del partido quienes le seguían y siguen siendo fieles, de esta manera la hegemonía parlamentaria de la derecha fue rota y estos diputados separados, votaron en varias decisiones acompañando al FMLN, causando la peor crisis de la derecha en muchos años.

Luego vinieron otras amargas sorpresas, cuando Funes se puso del lado de las telefónicas que amenazaban con retirarse si se aprobaba el decreto que eliminaba la cuota fija que durante muchos años a golpeado al pueblo salvadoreño de manera indignante. Lo más que pudo sacarles fue una “rebajita” que obviamente la recuperan con creces, con los otros cargos telefónicos; la actitud de Funes molestó tanto a los sectores populares que muchos lo consideraron un verdadero acto de traición al pueblo porque lo cierto es que, parafraseando a Roque cuando hablaba de las hidroeléctricas: «El sector de telecomunicaciones es uno de los mas chupasangre de nuestro país».

Las pésimas políticas de seguridad Areneras durante sus administraciones, elevaron  los índices de criminalidad a niveles de tragedia nacional, y esto era un problema tan grande y complicado que todo el aparato mediático de la derecha se volcó a lo que se sabían con certeza que sería el talón de Aquiles del nuevo gobierno, tal como lo expresamos en este blog en algún momento, es decir, La inseguridad pública, la delincuencia y la violencia. De pronto un tema que había perdido relevancia mediática en las administraciones de ARENA, se volvió de primera plana y como los medios crean opinión, la inseguridad pasó a ser el problema más grande del pueblo en este nuevo gobierno, que a juicio de los medios de comunicación, no estaba haciendo nada por resolverla y comenzaron a pedir la cabeza de los funcionarios a cargo proponiendo incluso a un bateador emergente que según ellos tenía experiencia y conocimiento del tema, es decir, su ex-candidato a presidente, Rodrigo Ávila, de quien todos tenemos recuerdo de sus “grandes éxitos” al frente de la PNC que con sus manos duras, y súper duras, llevaron a la delincuencia hasta los niveles en que se encuentra actualmente.

Porque no es cierto que la delincuencia y la violencia se hayan incrementado, realmente está a los mismos niveles que en los mejores tiempos Areneros, lo que pasa es que la han pasado de ser un tema casi Tabú a la Primera Plana noticiosa  y aunque realmente los aciertos en este sentido no han sido muy visibles, si puedo decir que se está trabajando en forma más ordenada y coherente que en los años anteriores, solo que no a la velocidad que se esperaría, lo que es aprovechado para agrandar el problema por la cobertura que se le da al tema. Pero como lo hemos estado advirtiendo desde el principio del nuevo gobierno, la seguridad pública fué uno de los factores que acabó con el espejismo mediático de Tony Saca, pero hará otro tanto con el de Funes si no se ven resultados concretos a corto plazo.

En materia económica, aunque se creó confianza en el sector empresarial, que ya creía confiscadas y nacionalizadas todas sus empresas, se encuentra bastante molesto porque por primera vez se ven indicios de que trabajará en el tema tributario, y se comienzan a exigir ciertas obligaciones que se pasaban de lado antes, aunque no con la firmeza que algunos esperaban. El rechazo de Funes al ALBA y su acercamiento a Obama, si bien tranquilizó a los sectores conservadores, causó enojo y frustración a los más izquierdistas. Los tan esperados cambios, comenzaron a caminar a paso de tortuga y en muchas decisiones se favoreció a los sectores privilegiados por encima del interés popular.

El reto es grande...de este tamaño...incluso mas...

La tesis de Funes es que no puede atacar a los “generadores de riqueza” porque sería irresponsable, que no puede ponerse sistemáticamente en contra de los Estados Unidos porque quiérase o no tiene una gran incidencia en nuestra economía y posee un enorme contingente de salvadoreños en su tierra que verían su futuro incierto si nos declarásemos enemigos del imperio. Esta actitud le ha creado una buena imagen en los organismos internacionales que lo ven con confianza.

Paradójicamente, esta misma actitud, fue la que colmó el vaso de quienes querían un gobierno “auténticamente de izquierdas”, alineado al ALBA, luchando a brazo partido contra el imperio y formando bloque contra el gran empresario salvadoreño.

La derecha, aprovechó estas circunstancias y magnificó las diferencias a un nivel de divorcio total entre el FMLN y Mauricio Funes, quien con sus actitudes prepotentes e intolerantes abonó mucho a la campaña de división, quitando el enfoque de la lente mediática en sus propios problemas internos hasta lograr desviarlo y apuntarlo a la brecha FMLN-Funes.

Mauricio Funes

Antes y Despues

Los blogues más contestatarios de Izquierda se convirtieron en catalizadores de ese malestar y se volcaron a denunciar y atacar, en su muy particular estilo,  todo lo que el nuevo gobierno hiciera y fuera considerado por ellos como: «En contra de los intereses del pueblo», llegando a cuestionar agriamente a los líderes del FMLN por permitir los desplantes del «traidor» presidente, de una forma tan virulenta que algunos de estos Blogues alternativos,  fueron acusados de estar al servicio de la derecha incluso de haber sido comprados por esos sectores del poder económico y todo este conflicto ha terminado en cierto tipo de autocrítica interna entre ellos mismos, con cada vez más frecuentes llamados a la cordura y la unidad, ya que advierten que ciertamente se está cayendo en la trampa de la derecha y que el simple denunciar y atacar solo tiene efectos catárticos y sirven como simple válvula de escape a la frustración del pueblo, pero no abonan en nada a la lucha reinvindicativa de los mas desfavorecidos, lucha que continúa en condiciones tan adversas como antes; señalan que han perdido el tiempo entre la resaca del triunfo electoral y la realidad cotidiana, descuidando un punto clave de todo movimiento de izquierda que es la organización y movilización de la masa popular.

La organización popular que había sido declarada prácticamente subversiva, clandestina y prohibida durante cientos de años, al final de la guerra con la incorporación del FMLN a la vida política nacional, tomó cierto auge en la conformación del partido de Izquierda que pasó de ser una pequeña guerrilla de no más de quince mil miembros con una base de simpatizantes bastante grande pero no comprometida, a ser la vanguardia de un partido político que aglutina a un gran porcentaje de la población nacional, es decir cientos de miles de miembros activos y simpatizantes, un verdadero hito en los movimientos de la Izquierda latinoamericana. Sin embargo en el afan de privilegiar su lucha para llegar al poder por la vía electoral, descuidó en parte la importante labor de organización y formación política de sus masas populares y simplemente se acoplaron al sistema político-partidista salvadoreño, cosa que ha sido muy criticada por algunos reconocidos analistas de izquierda.

La tarea del FMLN es por tanto comenzar a construir y consolidar una organización popular fuerte, unida y educada, para que ya nunca más sea víctima de la demagogia electorera, la crítica y la denuncia deben llevarse a un nivel propositivo como bien lo comienzan a discutir en los blogues  de izquierda que tratan problemas de nación y las exigencias al nuevo gobierno deben contar con la anuencia y apoyo de la población en masa no en forma de simples panfletos en línea.

Pero en resumen, creo que no me equivoco al afirmar que el gobierno de Funes tiene más deudas que logros en este primer año,

¿Se ha avanzado?…..¡SI!

Pero no con la velocidad y contundencia que todos esperaban, por otro lado el señor presidente debería estar más cerca del pueblo y del instrumento electoral que lo llevó a la silla presidencial. La conformación de un movimiento político alterno no está mal y es su derecho, pero acercarse a personajes como Joaquín Villalobos que según dicen, ha estado en las últimas semanas aquí en el país para mover a ciertos sectores del antiguo ERP e incorporarlos al recién fundado “Amigos por el Cambio” así como las rumoradas alianzas con GANA solo causarán un descontento mayor en la población y serán alianzas nefastas para la consolidación de un proyecto alternativo a la derecha que nos gobernó durante décadas.

Mi colega, mi amigo...mi casi hermano

En mi humilde opinión, para Mauricio Funes, entrar en conflicto con el FMLN es al final entrar en conflicto con el pueblo que lo llevó a ponerse la banda presidencial y personalmente no veo buen futuro en una gestión encaminada en esa dirección, la alianza con GANA y con sectores descontentos de la vieja guerrilla serían la peor señal que daría este gobierno, pero aún así, por el momento, le doy el beneficio de la duda y mi voto de confianza, creyendo (ilusamente quizá) que no ha sido “comprado” por el gran capital, como se le acusa. Y que próximamente veremos como se consolidan cambios importantes en el gobierno que vayan en camino de mejorar las cosas. Sabemos de ciertos cambios fuertes que vienen en el sector Salud que serán de alto impacto si se concretan, igual en educación y en materia tributaria y laboral.

Ciertamente en los próximos meses el gobierno tendrá que definir posiciones en los temas tributarios, económicos, de salud y seguridad, tendrán que verse resultados sobre todo de su gestión de seguridad pública y será tiempo conveniente como para evaluar lo hecho en otras carteras del estado, por lo que considero que al cabo de 6 meses, si tendremos un panorama real de la dirección que Mauricio Funes lleva y entonces podremos emitir una opinión más objetiva de su mandato.

Nota: Lo anterior es mi opinión personal, no es de ningún modo la posición oficial del blog (que no existe), los otros autores habran manifestado su propia opinión que no necesariamente coincide con la mía, para eso queda abierto el debate.

Be Sociable, Share!

2 comments for “Funes, mas deudas que logros en un año.

  1. RENE
    08/06/2010 at 1:59 pm

    Mire Hunna, la verdad muy de acuerdo en su analisis pero tambien es de reconocer que deudas en el caso de la inseguridad si existe y es la mas grande y la mas nos esta golpeando en estos momentos.
    Justificar que se cree que se ha incrementado porque los medios lo anuncian mas deja un mal sabor de boca en quienes sufrimos este flajelo. Decir que la inseguridad esta igual que con arena, es aceptar que a un año del cambio este seria el PEOR fracaso de este gobierno, ya que no se ha hecho nada por mejorar. ¿entonces para que cambiar si seguimos igual o peor aunque no se quiera aceptar?

    Sobre los blogs, sigo de cerca este blog aunque no comente, pero si he notado que en este blog hay argumentos suyos donde se critico duramente a Funes al separarse del FMLN, no se si sea de izquierda aunque de derecha tengo la certeza de que no es, pero entre esos blogs debe incluirse este. (solo jjmar defiende a funes a capa y espada aunque se equivoque)
    En conclusion, creo que si nos vamos a tratar de justificar las incapacidades de este gobierno con las obras de los incapaces anteriores, es aceptar que nos equivocamos y que las soluciones que todos esperamos, se quedaron en los labios politicos de los que estan en el poder y nos faltan cuatro años para seguir escuchando que la culpa la tienen los veinte años aquellos y que los milagros no existen ni en uno como el que paso ni en los cuatro que faltan.

  2. 08/06/2010 at 2:21 pm

    Efectivamente el tema de inseguridad pública es la principal deuda del Gobierno de Funes, el tema lo hemos tocado muchas veces aquí, incluso me criticaron que no debía separar las cosas, cuando mencionaba en algun momento que este rubro estaba siendo pobremente manejado por manos efemelenistas (Melgar y Ascensio), pero quien me criticó estaba en lo correcto pues aunque son de las filas del FMLN, ellos son parte de un gabinete gobierno quien en resumen es el responsable de los resultados, siendo el principal responsable el Presidente de la República.
    Si a estas alturas seguimos en el tema delincuencial igual que en los años de ARENA, se puede considerar un fracaso parcial de las políticas de este nuevo gobierno, pero debemos admitir que hemos visto mayor eficacia en la PNC y en la investigación del delito, el tema de la corrupción va tomando un poco de relevancia y existen planes preventivos diferentes a los que nos recetaban los gobiernos areneros, por eso doy el beneficio de la duda y esperaría ver resultados concretos a 6 meses plazo.
    Si dentro de 6 meses la cosa sigue igual, entonces efectivamente el gobierno habrá fracasado con la seguridad pública.

Responder a RENE Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.