Filosofía Pipil – 3er.Pilar – El Agua – Señores de las Flores

Los señores de las flores.

floresmayas

Uan ne tepéua kenáya yásan i tekúyu múci ni suxsúcit. Teiné tiktúgat texémet nígan, kenáya ne yexémet gipíat: múci ne suxsúcit, teiné tikpíat nígan texémet, kenáya yexémet gipíat. Los Muchachos de la lluvia son también los señores de todas las flores. Lo que sembramos aquí, también lo tienen ellos allá: Todas las Flores, que tenemos aquí, también las tienen ellos allá.
Yéga kan ném i súsit, múci suxsúcit, yémet uítset tacíat. Por eso allí donde hay flores, flores de toda clase, ellos vienen a cuidarlas.
Gipíat se súcit, ga inté kúci, éga tik múci kan némi suxsúcit, némi súcit, ga kúci uan súcit, ga inté kúci. Tienen una flor, que no duerme. En todas partes hay flores, hay flores, que duermen, y que no duermen.
Éga yémet gitalixtúuit ne inté kúci: yémet ne taxpiáni, yémet gitalixket ne tepéua, pal taxtpíat. Por eso es que pusieron flores que no duermen: Son las guardianas que pusieron los Muchachos de la Lluvia para cuidarlas.
Uán némi se súcit susúkna-táni, yáxa ne ginégit ne tepéua: Yáxa ne gitalíat taxpía, kan némi ne séki suxsúcit. Y hay una flor azul, que es la preferida de los muchachos de la Lluvia: Esta la ponen como guardiana, allí donde están las otras flores.
Uan yáxa ni súcit, yáxa ne más yúltik, uan úni uéli múui pal múci pal sé taltíkpak téi pánu: Esta flor, que es la más fuerte, se puede usar para todo lo que a uno le pasa en la vida:
Su uétsi miktúk, gíkuit ciúpi isuáyu gan gitsuntísit, gicat ciúpi atcin uan gimát mayúni. Si alguien cae muerto, se toman unas pocas hojas y se pulverizan, se prepara un brebaje y se da a tomar.
Uán ni tasúlka, ga gísa, gimát, pal gimaxmatilúuat ixpak kuatápal uan yélpan uan kexkéctan i mei sassakualliuilíat: úni gica, ga yuliti se taltikpak. El asiento, que brebaje deja, se le pone en la frente y en la nariz y también con el se frotan las coyunturas de las manos: Esto hace revivir a la Criatura.
Yáxa gipía se túnal íni súcit, yáxa gicíua kenáya ken ne métsti, íni súcit gimát se taltikpak sisúuik: mál miktúka, yulíti. Tiene fuerza de vida esta flor, y hace lo mismo que la luna (esta tiene, de acuerdo a las fase de la luna, poder sobre la vida y la muerte). Si esta flor se le da fresca a una criatura: Esta revive aunque esté muerta.
Uán gimát uksítuk, míkik se taltíkpak. Si se le da con agua hervida, entonces la criatura muere.
Yega ixkíuni íni súcit yáxa ne taxpía, kan tagáti múci ni axát. Su asiskía uáki íni súcit, uakístkíat múci ni axát pal nígan taltíkpak. Por eso es que la flor, es la guardiana de los nacimientos de agua. Si llegara a suceder, que esta flor se extinguiera todas las aguas se secarían.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.