¿Es correcta la estrategia de @NayibBukele en la crisis del #Coronavirus?

A pesar del debate o más bien batalla que se libra en las redes sociales sobre si está bien o no la aplicación de medidas cada vez más restrictivas con las libertades individuales, lo cierto es que son las correctas para nuestro país.

Son las adecuadas porque no tenemos la capacidad material ni humana de diagnosticar, aislar y dar cuidados intensivos a una gran masa de población infectada y grave.

Si es cierto que la proporción de casos que se agravan y requieren hospitalización es algo pequeña, noticias de españa confirman que cerca del treinta y cinco por ciento de infectados requiere hospitalización, si suponemos que somos más resistentes digamos que un veinticinco porciento de los infectados requieren hospitalización, con cien infectados tendremos veinticinco pacientes para hospital, con mil infectados serán doscientos cincuenta, pero con diez mil tendremos dos mil quinientos y eso nos colapsaría varias veces el sistema de salud.
Partamos de un hecho que buena parte de nosotros sabe, pero no queremos aceptar, en realidad hay muchísimos más casos de los que reporta el gobierno, estamos en un nivel como Costa Rica, pero que aún no presentan síntomas graves, porque la restricción de vuelos e ingresos se dio en momentos en que ya el virus atacaba países como España, Italia, Alemania, Estados Unidos y la cantidad de personas que viene de esos países normalmente es enorme, por lo que mucha gente infectada entró días antes de las primeras restricciones sin mayores problemas.

Pero liberar esa información de golpe sería catastrófico en un pueblo tan poco educado e informado como el nuestro, por lo que el miedo debe irse aumentando gradualmente a cuenta gotas.

La imposición de la cuarentena aérea, cierre de fronteras a los extranjeros y poner en cuarentena a los ciudadanos que venían de otros países, sirvió para alertar a la población que reaccionó con las compras masivas de… papel higiénico, además de víveres y otras cosas de primera necesidad, subiendo el primer peldaño del miedo.

Poco a poco se ha mantenido la tensión, soltando de manera progresiva las noticias para ir administrando el pánico en forma controlada.
Se logró obtener la cancelación de ciertos derechos constitucionales con la implantación de un régimen de excepción por la crisis que fue ampliamente discutido en la Asamblea Legislativa y al final se aprobó con la negativa del FMLN.

Después, hubo un período de manejo mediático de los ingresos ilegales al país, que lógicamente iban a darse despues de la primera restricción impuesta, hasta presentar como primer caso positivo a una persona de las que ingresó ilegalmente por un punto ciego, para justificar dichas medidas.
El primer caso “descubierto” se anunció en el momento adecuado, y la estrategia ha sido ir restringiendo poco a poco los movimientos poblacionales y generando el miedo a gotas, es decir, primero poner medidas de restricción de ingreso de otros países y luego los movimientos internos.
Esto nuevamente llevó al pueblo a otro nivel de ansiedad, con el resultado de que la gente que se lanzó otra vez a los supermercados, quienes han impuesto medidas de acceso y control, como filas controladas para los que entran a comprar, de cinco en cinco y filas para quienes van a los cajeros, de dos en dos.
Ayer “liberaron» otros dos casos, esta vez de personas que ya estaban en cuarentena, es decir, aparentemente controlados y de nuevo la gente se fue para los super mercados.
Este día temprano anunció a quienes se encontraban camino a las playas o al interior del país, lejos de su lugar de residencia, que regresen a sus casas, porque se anunciarán nuevas medidas de restricción.
Posiblemente libere a la prensa otros casos, cuatro o seis, pero esta vez de gente que seguramente ha estado en contacto con el exterior y esto justificará cerrar algunos municipios que son los que ya tienen detectados, con más posibilidades de casos.

Lo malo es que esta vez el pánico será un poco más difícil de controlar, veremos verdaderas aglomeraciones y algunos conatos de violencia en las calles.
El manejo de la crisis ha sido muy bueno hasta el momento, pero el tratamiento mediático no fue el mejor, está bien que se vaya apelando al sentimiento del miedo en la gente para que acate las disposiciones, pero no se puede mantener la tensión por tanto tiempo, el aviso de esta mañana ha puesto en zozobra a mucha gente que no podría asimilar bien las noticias de hoy por la noche.
Luego de ver la reacción al anuncio de más casos y nuevas medidas, tendrá que estar atendo a la reacción pública y dependiendo del nivel de histeria alcanzado por la población, esperar un par de días más para anunciar los nuevos casos, pero ya con medidas mucho más restrictivas que serán muy bien vistas y acatadas por la mayoría de la población.

La oposición no entiende la estrategia de contención y despotrica contra todo lo que se dispone en el Ejecutivo, pero no hacen más que cavar su propia tumba política, ya que si Nayib logra mantener al pueblo en sus casas a puro miedo, el virus no tendrá el crecimiento exponencial que se ha visto en otros países que han puesto las mismas restricciones muy tarde, colapsando sus sistemas sanitarios, lo cual será un verdadero triunfo a nivel latinoamericano, que le dará réditos políticos innegables y a partir de ese momento el pueblo verá a los enemigos de Nayib como enemigos del pueblo.

Yo no creo que esta estrategia para el manejo de la crisis sea cien por ciento obra del equipo de gobierno, seguramente han contratado o disponen de asesores de primer nivel en el manejo de crisis sociales, antropólogos, sicólogos de masas, sociólogos o qué se yo que especialidad es esa del control de las masas humanas, pero estas medidas son las más acertadas para nuestro país, le duela a quien le duela, porque no poseemos la infraestructura científica, médica y logística de Canadá, Corea del Sur, Alemana o la misma China.

Los chinos entendieron el problema y encontraron la estrategia correcta hasta que ya estaban al borde del colapso, pero reaccionaron a tiempo y en forma correcta, hacerlo con toda la anticipación posible en El Salvador será un hito en el manejo de estas situaciones críticas.

A mí, Nayib Bukele no me cae bien, pero soy el primero en admitir que el manejo de esta crisis del coronavirus ha sido muy bien estructurado y ejecutado, siendo la única estrategia que realmente puede funcionar en un país con tan poca capacidad de respuesta sanitaria ante un embate del virus como ha pasado en otros países.

Contener a la población en sus casas será un factor clave, dependerá de la empresa privada el poner de su parte, asumiendo la pérdida de productividad, de ganancias y el incremento del gasto de mano de obra, de todas maneras, eso no los hará más pobres, sino menos ricos.
Las PYMES son otro panorama, pero de la cuestión económica hablaremos más adelante.

Por el momento lo mejor es mantenernos en nuestras casas, si hay que ir a trabajr, hacerlo tomando todas las medidas de seguridad, cuidando en extremo el regreso a casa de descontaminarnos bien y por último si sentimos síntomas sospechosos acudir al centro de salud más cercano.

Be Sociable, Share!

3 comments for “¿Es correcta la estrategia de @NayibBukele en la crisis del #Coronavirus?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.